El Papa Benedicto XVI solicitó en Angola combatir la brujería y los sacrificios humanos

21 Mar

Sábado 21 de marzo de 2009 10:01
En su gira por Africa

 

El Papa Benedicto XVI solicitó en Angola combatir la brujería y los sacrificios  humanos

 

   El Papa Benedicto XVI pidió a la  Iglesia católica hoy, en la segunda jornada de su visita  a Angola, que combata la brujería y los sacrificios humanos  rituales.

 

   “Muchos de ustedes viven con el miedo de los espíritus, de  poderes nefastos que los amenazan, desorientados, y llegan a  condenar a niños de la calle y hasta ancianos, porque -dicen- son  brujos”, afirmó el Papa en una clara alusión a las numerosas  sectas y religiones tradicionales africanas presentes en Angola,  algunas de las cuales celebran sacrificios humanos.

 

   “A ellos hay que anunciar que Cristo venció a la muerte y  todos esos poderes oscuros”, dijo el Papa durante una solemne  homilía celebrada en la iglesia de San Paolo, construida en los  años 30 y recientemente remodelada.

    “Hay quien objeta que los dejemos en paz, que ellos tienen su  verdad y nosotros la nuestra. Que tratemos de convivir  pacíficamente, dejando todo como está”, dijo el Papa.

    “Estamos convencidos de no cometemos injusticia alguna si les  presentamos a Cristo (…), es para nosotros una obligación  ofrecerles la posibilidad de lograr la vida eterna” subrayó.

    Los obispos, religiosos y representantes de los movimientos  católicos y misioneros asistieron a la misa con un inusual rigor  y orden, entre cánticos en latín y oraciones en portugués en  contraste con la religiosidad africana, impregnada de danzas.

    El Papa dio inclusive la comunión de rodillas, un ritual que  había sido eliminado y que reintrodujo cumpliendo su deseo de  mayor observancia de las tradiciones católicas.

    La condena del sumo pontífice a las sectas y la brujería en  Africa negra es total, ya que en los últimos 10 años representan  un fuerte competidor para la Iglesia católica.

    Según las estadísticas oficiales, el 55% de la población  angoleña es católica y un 25% cree en religiones ancestrales.

    Algunas formas radicales de brujería están relacionadas con  los inmigrantes del Congo, según los medios de prensa del Estado,  y practican sacrificios humanos infantiles y rituales de magia  negra.

    El año pasado en Luanda, 40 jóvenes, entre ellos bebés, fueron  hallados encarcelados y maltratados en la sede de una iglesia  evangélica donde los sometían a curaciones.

    Durante la homilía, el Papa citó como ejemplo al rey bantú I  Mbemba-a-Hzinga, bautizado a los cuatro años, quien reinó en  Congo de 1506 a 1543 y garantizó “el entendimiento entre dos  pueblos tan distintos como el bantú y el lusitano gracias a la  religión cristiana”, dijo. (NA) (LNP)

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: