DIOS, EL MAL, LA FE Y LA LIBERTAD

19 Mar

 

DIOS, EL MAL, LA FE Y LA LIBERTAD

Edwin Kako Vazquez

Edwin Kako Vazquez

Cuando mencionamos la palabra mal entramos en una dimensión que contiene diversos matices dentro del razonamiento humano. Hay muchos males que podría mencionar, entre ellos, daño, ofensa, desgracia, calamidad, enfermedad o dolencia. Sin embargo, el mal del cual les hablaré se relaciona con el pecado (Del lat. pecc?tum) del hombre dentro de los preceptos del creador. Cuando Dios creó al ser humano le otorgó una libertad genuina para que fueran felices, no obstante, dentro de esa libertad el hombre tomó otro giro que lo llevó a hacer cosas indebidas esparciéndose lo negativo por el mundo.

Este veneno ha tenido una proporción ascendente que se ve reflejado en los odios, guerras, la desgracia, las injusticias, la muerte, el hambre, la pobreza y otras eventualidades de este tipo que angustian el mundo. Pero hay una cosa que es cierta, el hombre es el único responsable de que exista el mal en el mundo, Dios no tiene culpa en esto. El mal es el reflejo de nuestro pecado, por que, sabe usted cuantas desgracias, muertes y enfermedades han sido causadas directamente por el orgullo, ambición y egoísmo del hombre. Detente y piensa si en alguna ocasión tus decisiones yoístas han herido a otras personas, la contestación es sí, aunque muchas veces de manera inconsciente el daño ha dicho presente.

El hombre no acaba de entender que Dios ha creado todo perfecto, pero, por que el hombre es libre, se aleja de Dios y comete pecado. Sencillamente el pecado existe, por que existe la libertad, nuestro creador fue tan bueno y confió totalmente en el hombre dando esa libertad para que fuésemos responsables de nuestras acciones y de nuestra vida. De aquí se llega a la conclusión que la libertad del hombre y su capacidad de cometer pecado son las causales en gran parte el mal del mundo. No obstante, Dios nos ve, Dios permite, y así actúa, es para un bien mayor, San Pedro decía: “Dios dispone todas las cosas, para el bien de aquellos que lo aman“. (Romanos 8:28). Si vamos un poco más allá vemos como el hombre mira las cosas y los acontecimientos desde su percepción individual mirando siempre su comodidad y sus intereses.

Pero, amigos, Dios ve más allá de las apariencias y ve el bien bajo aquellas que el hombre considera mal, solo la fe en ese Dios que nos ama se puede ver el sol aunque esté por detrás de las nubes. Debes entender que fe, no es acomodarse a un principio: “Dios quiere así, nada se puede hacer”, el aceptar el sufrimiento, no impide que luchemos para vencer el mal, el cual no nos debe abatir. Es todo lo contrario, debe animarnos y estimularnos para hacer las cosas como se deben, recuerda, lo indispensable es tener fe y creer en la bondad de nuestro Padre.

Aprende que la Fe es un don, es una experiencia personal y más aún un encuentro con Dios que nos lleva al éxtasis de lo divino en nuestro camino hacia la eternidad. Dios esta presente en nuestra historia personal, el asume nuestros triunfos y también nuestros fracasos, confía en nosotros, quiere trabajar con nosotros, pero, somos libres de aceptarlo o no, pues. Dios nos dio la libertad, y es el primero en respetarla En definitiva sólo Dios puede resolver el problema del hombre, hasta que no tengamos nuestro encuentro personal con El, en la profundidad de la fe, siguiendo los ejemplos de Jesucristo, seremos plenamente hombres y viviremos en el vacío, la duda, en la agitación y en la angustia.

Mateo 11:19 “APRENDAN DE MI, YO LES DI  EL EJEMPLO”

 

Juan 15:16 “NO ME ELIGIERON USTEDES A MI, SINO YO A USTEDES”

 

EDWIN “KAKO” VAZQUEZ

ESCRITOR E HISTORIADOR CRISTIANO

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: