Archivo | 11:59 PM

El misterio de la encarnación

15 Feb

El misterio de la encarnación

Autor: Paulo Arieu

Introducción:

Como consecuencia de un artículo ingresado acerca de la religión Islámica (Ver aquí), un señor llamado Juan, de nacionalidad “sudamericano”, practicante de esta religión, o sea un musulmán, me respondió y se inició un debate en forma “amistosa” y “conversacional” (Ver aquí).

Esta respuesta que aqui  desarrollo esta de acuerdo con lo que los cristianos evangelicos llamamos la sana doctrina.

“Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos.” (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” (Juan 16:13)

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA SANA DOCTRINA EN LAS IGLESIAS?

1.  Los discípulos permanecían en los principios básicos”. 
Hechos 2:42, “Perseveraban en la doctrina de los apóstoles”.

2.  Pablo aconseja ser firmes en lo que creemos: 
Efesios 4:14, “Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error”.

3.  Pablo aconseja retener lo enseñado por él: 
II Tesalonicenses 2:15, “Retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra”.

4.  Pablo dejó a Timoteo en Éfeso para preservar la sana doctrina: 
I Timoteo 1:3, “Para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina”. 
I Timoteo 3:14, “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quien has aprendido”.

5.  La ley fue dada para sujetar a los desobedientes: 
I Timoteo 1:10, “Y para cuanto se oponga a la sana doctrina”.

6.  El Espíritu reveló en la Palabra que: 
I Timoteo 4:1, “En los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios”.

7.  Se profetizó sobre tiempos peligrosos: 
II Timoteo 4:3, “Cuando no sufrirán la sana doctrina, sino teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias”.

8.  Un buen ministro de Jesucristo está: 
I Timoteo 4:6, “Nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina”.

9.  Pablo recomienda a su discípulo, el joven Timoteo: 
I Timoteo 4:16, “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyen”.

10.  Pablo aconseja a Tito: 
Tito 2:1, “Tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina”.

11.  El autor de Hebreos aconseja: 
Hebreos 13:9, “No os dejéis llevar de doctrinas diversas”.

12.  El apóstol Juan también advierte: 
II Juan 9, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”. 

Aqui una de las preguntas que realizó este lector, y un principio de respuesta, ya que la respuesta completa es de gran extensión.

Pregunta:

¿Porqué si Dios es todo poderoso, es decir no depende de nadie ni de nada, El Gobierna el Universo y cada partícula, infinitamente, si El todo lo sustenta… porqué tendría que encarnarse como ser humano? Por qué El tendría NECESIDAD de demostrarse de modo carnal para que lo adoráramos? Si nosotros somos los que necesitamos de él. Él no necesita nada de nosotros.?

Respuesta:

Dios creó los cielos y la tierra. Luego de la creación, en algún momento del principio, la biblia lo sitúa en el dia sexto de la creación, creó una pareja humana del barro.Sin entrar en las implicaciones metafisicas del relato, vamos a tomarlo literalmente,esquivando los problemas de la ciencia actual,  que a los efectos que nos interesan ahora, no nos preocupan. 

Dios los creó inocentes y en un estado de prueba. Los colocó en un lugar hermoso llamado Edén, pero con una ley que no debían violar, que era “no comer del fruto de  un árbol.”

El relato bíblico nos cuenta que Satanás, utilizando una vibora, tentó a desobedecer a Eva, y cuando esta cae, le da de comer a su marido, Adán. Dios se enojó con ellos, dando cumplimiento así a su juicio. Los echó del Edén, y les prohibió comer del árbol de la vida.

El hombre, según vino de la mano de Dios, su creador, era perfecto y limpio. La ley justa que Dios le dio hablaba de vida condicionada a su obediencia y amenazaba con muerte la desobediencia. La obediencia de Adán fue muy corta. Satanás usó la sutil serpiente para traer a Eva al pecado y entonces ella sedujo a Adán, quien sin ninguna fuerza de afuera, libremente violó la ley bajo la cual habían sido creados y también el mandamiento de Dios de no comer del fruto prohibido. Plugo a Dios, conforme a su sabio y santo propósito, permitir este pecado proponiéndose ordenarlo para su propia gloria.

“Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol,  y yo comí., 13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer:  ¿Qué es lo que has hecho?  Y dijo la mujer: La serpiente me engañó,  y comí.”(Gn. 3:12)

Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva,  vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.”(2 Co. 11:3)

Además, como consecuencia de la desobediencia de Adán y Eva (pecado), entró la muerte espiritual, que es la separación espiritual entre ellos y Dios. Además de la muerte física.

Por este pecado, nuestros primeros padres cayeron de su justicia original y perdieron la comunión con Dios. El pecado de ellos nos envolvió a todos y a través de este pecado la muerte pasó a todos.

“por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios” (Ro. 3:23)

 Todos los hombres vinieron a ser muertos en pecado

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.  Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.”(Ro. 5:12-21) 

y totalmente corrompidos en todas las facultades y partes del alma y del cuerpo.

 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. (Gn. 6:5)

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? (Jer. 17:9)

“¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿o de qué aprovecha la circuncisión? Mucho, en todas maneras. Primero, ciertamente, que les ha sido confiada la palabra de Dios. ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito:  Para que seas justificado en tus palabras,  Y venzas cuando fueres juzgado.  Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios que da castigo? (Hablo como hombre.) En ninguna manera; de otro modo, ¿cómo juzgaría Dios al mundo? Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria, ¿por qué aún soy juzgado como pecador? ¿Y por qué no decir (como se nos calumnia, y como algunos, cuya condenación es justa, afirman que nosotros decimos): Hagamos males para que vengan bienes?  ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito:   No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda,  No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;  No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto es su garganta;  Con su lengua engañan.  Veneno de áspides hay debajo de sus labios; Su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre; Quebranto y desventura hay en sus caminos; Y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos. Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios”(Ro. 3:1-19)

“Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.” (Tit 1:15)

Pero él les prometió un redentor, en Génesis 3:15 hay una promesa, que los teólogos han llamado “el protoevangelio“. El sentido de esta promesa es que la humanidad no estuviera por siempre separada de la relación con el Creador, sino que un día llegaría, en el que sería nuevamente posible que el ser humano se relacionara con su Creador nuevamente.

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.Génesis 3:15 

Siendo ellos la raíz de la raza humana, y por la ordenanza de Dios estando Adán en el lugar de toda la humanidad, la culpa de este pecado fue imputada a su posteridad, y la naturaleza corrompida se transmitió a aquella que desciende de ellos según la generación ordinaria. Todos los hombres, siendo concebidos en pecado, y por naturaleza hijos sujetos a la ira de Dios, siervos del pecado y sujetos a la muerte, son dados a inexplicables miserias espirituales, temporales y eternas, a no ser que el Señor Jesucristo los libere. 

” Temor y temblor vinieron sobre mí, Y terror me ha cubierto.” (Sal. 51:5)

” ¿Quién hará limpio a lo inmundo? Nadie.”(Job 14:4)

Siglos después, durante el período de Moisés, Dios les dió a los hebreos, descendientes de Adan y Eva, el decálogo, también llamado La Ley.La Ley era una sola, con diez instrucciones o mandatos. El que violaba uno solo de los mandamientos se hacia culpable de violar la Ley.

El apostol Pablo en su epístola a los Romanos muestra que ningun hombre cumplió jamás la Ley. En el capitulo 1 habla de los gentiles, y en el 2 habla de los judíos, concluyendo en el cap. 3 que todos los hombres son pecadores y estan destituídos de la gloria de Dios. Luego habla de la justificación y explica como el hombre puede ser  justificado con Dios, ya no por el cumplimiento de la Ley que ningun ser humano cumplió jamás, sino por  la fe en el sacrificio redentor de Cristo Jesús en la Cruz del Calvario.

19 Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión. ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.” (Ro.3:19-31)

“por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” (Ro.5:2)

Ningún hombre podía redimirlos del pecado. Se debia cumplir la voluntad de Dios de manera perfecta.El único que cumplió la Ley de manera perfecta fue Jesús,el Hijo de Dios.

Repasemos un poco los conceptos, a fin de ponernos de acuerdo en los relatos y unificar los conceptos.

A. La caída

1. El hombre antes de la caída

Todo comienza aqui, con la caída del hombre. El primer libro de la Biblia, Génesis, nos revela al Creador como principal artífice en todo el proceso de la creación incluyendo en esta, al ser humano, quien fue creado a la imagen y semejanza de Dios.

“Entonces dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Gn.1:26-27)

Esto devela que el hombre en su composición física, y pneumatológica (Esto no significa que el hombre sea una dualidad, sino, una unidad que se compone de dos elementos: Cuerpo y Alma-espíritu) es el único entre toda la creación, que tuvo un valioso privilegio y una estrecha relación y comunicación con Dios.

“Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre…” (Gn.2:22)

La perfección del hombre fue tal, que Dios le asigno la responsabilidad de administrar su creación. Solo un ser perfecto, en este caso el hombre, podía administrar de acuerdo a la voluntad de Dios una creación perfecta.

“Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra…” (Gn.1:28).

Esta perfección significa, que no era necesario, luego de ser creado el hombre, que este recibiera algún tipo de don a modo del Nuevo Testamento para ser edificado, perfeccionado, guiado o guiar, ayudar o poner en ejercicio alguna gracia o carisma otorgada por Dios. No era necesario algún tipo de don divino por que el hombre era perfecto.

Al hacer mención que el hombre era perfecto, lo era en cuanto a creación, más no en igualdad, atributo o naturaleza de Dios. La perfección del hombre significa que él fue poseído (no por sí mismo) desde su creación, desde su formación en la matriz, por la voluntad creadora de Dios de tales dones, pero en ese contexto de modo particular. Lo que hoy a la luz de las Escrituras llamamos dones era algo congénito tanto espiritual como físicamente inherente en el hombre antes de su caída en el pecado.

2. El hombre su caída y sus consecuencias
El capitulo tres de Génesis pone de manifiesto una horrenda tragedia. El hombre desde y a partir de su propia voluntad, fue gestor de una ruptura Psicobiológica ante Dios; la criatura se ha rebelado contra su creador, tal rebeldía ha traído como resultado el ingreso del pecado al mundo y a la vida integral del hombre, le ha hecho conocer al hombre que es solo un ser mortal y pecador a la vez. La secuela del pecado deprava la totalidad de la vida del hombre y de ahora en adelante, los que estábamos en los genes espirituales de Adán, nos uníamos a un nuevo pero terrible estado, el del pecado. No podíamos huir de esta terrible realidad:

“por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Ro 3.23)

Por lo tanto, la calidad perfecta y primigenia Psicobiologica del hombre se ve afectada tanto dones naturales como las innatas cualidades espirituales otorgadas por Dios. La permanencia y la duración de esta perfección estaban condicionadas por la obediencia del hombre a Dios.

“Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás…” (Gn.2:16-17)

Las cualidades espirituales le son quitadas al hombre, solo queda en él aquellos dones naturales que solo le sirvieron para reconocer a Dios a través de la creación:

”Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Rm.1:20).

Este Tipo de revelación, por su carácter y limitado alcance espiritual no son suficientes para ver la perfecta y completa manifestación de Dios por medio de Jesucristo

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, ” (Heb.1:1-3).

Desde entonces el estado ha entrado a su total depravación esto significa que:

(1) La corrupción se extiende a cada parte de la naturaleza humana, incluyendo todas las facultades de su ser y

(2) que no existe en el hombre ninguna cosa que pueda recomendarle delante de Dios Justo:

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás” (Ef.2:1-3)

3. La Provisión de Dios para el hombre caído
La provisión para la salvación del hombre caído es Cristo, quien a través de su obra vicaria en la cruz del calvario redimió a los cautivos del diablo. La Salvación obrada por Cristo, determina, por las promesas de Dios, la presencia viva de su Santo Espíritu en nosotros, pero tal presencia trae consigo dones espirituales que empiezan a repartirse y a operar según la voluntad de Dios en cada creyente, tales evidencias y operatividad de dones ya estaban proféticamente anunciadas:

“Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días” (Joel 2:26-27)

Los dones entonces se constituyen (aparte de ser una promesa de Dios) en las capacidades que Dios nos otorga para uso y provecho de nosotros mismos (En cuanto a perfeccionamiento y crecimiento espiritual) y para la iglesia militante; la importancia es tal, que Dios por medio de la Salvación en Cristo busca restaurar aquella perfección original en el hombre caído (Pero con el hombre arrepentido), esto, sin embargo no inhibe que aunque seamos nuevas criaturas, la vieja naturaleza, la caída, todavía permanezca en nosotros, pero esto no significa que esta esté operativa potencialmente en los renacidos de nuevo. Por lo tanto debe ser vencida por la docilidad del creyente al Espíritu Santo y por aquellas donaciones recibidas de parte de Dios, es allí donde radica la pertinencia de conocer de ellas, es decir de los dones, tanto en su uso, así como su servicio a favor del creyente y de toda la iglesia de Jesucristo.

De esta corrupción original, por la cual carecemos de disposición y aptitud para todo bien y estamos opuestos a este bien, así como enteramente inclinados a todo mal, dimanan todas nuestras transgresiones actuales.

“Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios;  porque no se sujetan a la ley de Dios,  ni tampoco pueden;”(Ro. 8:7)
“Y a vosotros también,  que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente,  haciendo malas obras,  ahora os ha reconciliado” Col. 1:21 

“sino que cada uno es tentado,  cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.” (Stg. 1:14)

“Porque del corazón salen los malos pensamientos,  los homicidios,  los adulterios,  las fornicaciones,  los hurtos,  los falsos testimonios,  las blasfemias.” (Mt. 15:19)

Esta corrupción de naturaleza dura toda esta vida aun en aquellos que son regenerados; y, aun cuando sea perdonada y amortiguada por medio de la fe en Cristo.

“Y yo sé que en mí,  esto es,  en mi carne,  no mora el bien;  porque el querer el bien está en mí,  pero no el hacerlo…, pero veo otra ley en mis miembros,  que se rebela contra la ley de mi mente,  y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.” (Ro. 7:18,23)

“Ciertamente no hay hombre justo en la tierra,  que haga el bien y nunca peque.” (Ec. 7:20)

“Si decimos que no tenemos pecado,  nos engañamos a nosotros mismos,  y la verdad no está en nosotros.” (1 Jn. 1:8 )

Sin embargo, ella, y todos los efectos de ella son verdadera y propiamente pecado. 

“pero veo otra ley en mis miembros,  que se rebela contra la ley de mi mente,  y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.  ¡Miserable de mí!  ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?   Gracias doy a Dios,  por Jesucristo Señor nuestro.  Así que,  yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios,  mas con la carne a la ley del pecado.” (Ro. 7:23-25)

“Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu,  y el del Espíritu es contra la carne;  y éstos se oponen entre sí,  para que no hagáis lo que quisiereis.” (Gá. 5:17)

B. La encarnación

Juan 3:16

Nueva Versión Internacional La Biblia de las Américas Reina Valera Revisada (1960) Reina-Valera 1995 Reina-Valera Actualizada
16 »Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. 16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 16 »De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. 16 »Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.

 

 

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Jn. 3.16 NVI)

  1.  El versículo clave de la Biblia.
  2.  El propósito de Dios. 
  3.  La idea central de toda la Biblia. 

OBSERVACIÓN –  INTERPRETACIÓN 

Porque  

Razón, conclusión del versículo anterior:

“Como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna” Juan 3:14, 15 (NVI)  

Uniendo la idea del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento.

tanto  

El tamaño de su amor,

amó  

Aquí esta en tiempo pasado, en griego habla de un presente continuo, ama.

Dios  

Dios ama, toma la decisión de amar, tiene voluntad, es una persona.

al mundo Lo que él ama

que dio  

La demostración de su amor, dispuesto al sacrificio.

a su Hijo unigénito  

El único que tenia

para que  

Fin, por esto lo dió

todo el que  

Oportunidad para todos

cree en él

El requisito, creer en él

no se pierda  

El mundo esta en condición de perdido.

sino  

Contraste

que tenga vida eterna  

El fin que Dios busca.

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria”.(1 Tim. 3:16)

Introducción.

A. Indiscutiblemente (por confesión general, LBLA, margen), confesadamente, sin controversia o contradicción. Esta palabra es semejante a la expresión,

“Palabra fiel y digna de ser recibida por todos” (1:15, etc.).

B. Grande, MEGAS (compárese el prefijo castellano e inglés, mega, que significa un millón y entra en la composición de algunas palabras como megáfono, megatón, megabyte).

“nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13)

 “teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios”.  Heb. 10:21

C. Misterio. Pablo emplea esta palabra para hablar del evangelio que fue desconocido hasta que Dios lo revelara; es decir, el hombre nunca lo hubiera sabido por medio de su propio razonamiento

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios,  Y desecharé el entendimiento de los entendidos. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.(1 Cor. 1:18-21).

Cristo sigue siendo un gran “misterio” para aquellos que no aceptan la revelación de Dios, sino que prefieren escuchar doctrinas de demonios

Pablo dice en 1Timoteo 4:1-5

“Pero el Espíritu dice claramente(en palabras (‘retoos))  que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, de hipócritas y mentirosos, cuya conciencia está cauterizada(quizás también significando en la hipocresía del testimonio falso (pseudologoon) que marca la idea sobre la conciencia (kekausteriasmenoon ten idian suneidesin)),  Estos prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participaran de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad,  porque todo lo que Dios creó es bueno y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias, ya que por la palabra de Dios y por la oración es santificado. (RV)(I Tim. 4:1-5).

1. El misterio es el evangelio.

“Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos, 26 pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe”. Rom. 16:25

2. Es el misterio de su voluntad.

“dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,” (Ef. 1:9)

3. Es el misterio de Cristo.

“leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo,”  (Ef. 3:4)

4. Es el misterio del evangelio.

“y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,” (Ef. 6:19)

5. Es el misterio de Dios.

“para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo,” (Col. 2:2)

6. Es el misterio de la fe.

“que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia.”  (1 Tim. 3:9)

7. Es el misterio de la piedad.

E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:  Dios fue manifestado en carne,   Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles,  Predicado a los gentiles, Creído en el mundo,  Recibido arriba en gloria. (1 Tim. 3:16.)

D. Piedad. (dice la versión inglesa American Standard, godliness, lo perteneciente a Dios). “EUSEBIA …

‘el misterio de la piedad’ Ti 3:16, 

es la piedad en su incorporación en, y comunicada mediante, las verdades de la fe con respecto a Cristo” (WEV).

“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia”.(2 Ped. 1:3)

El v. 16 es como un resumen del tema principal del evangelio, que tiene que ver con la piedad; es decir, el evangelio es la fuente de la piedad verdadera. Es el poder que quebranta el yugo del pecado y nos da la nueva vida en Cristo.

I. Dios fue manifestado en carne.

A. Mat. 1:23, “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, {Is. 7. 14.} que traducido es: Dios con nosotros”.

B. Jn. 1:14, “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”.

C. Col. 2:9, “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”.

D. Fil. 2:7, “se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres”. Véase también Heb. 2:14; 10:5.

E. Jn. 14:9, “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”.

II. Justificado (vindicado, LBLA) en el Espíritu.

A. “Como en la esfera de la carne, Cristo fue manifestado para sufrir y morir por el pecador, en la esfera de espíritu fue vindicado triunfalmente

y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.(Col. 2:15).

Las frases ‘en carne’ y ‘en espíritu’, significan ‘en la esfera’ de ellos”.

B. “La palabra ‘justificar’ muchas veces significa ser perdonado

Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, diciendo:  Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas,  Y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.(Rom. 4:2-8).

Pero aquí significa vindicar, o ser respaldado (por Dios, en la resurrección,

“que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos,” (Rom. 1:4).

Este sentido del verbo se ve en

” Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos”. (Mat. 11:19)

“Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? ” (Luc. 10:29)

Los judíos calumniaron a Jesús, diciendo que era glotón y bebedor de vino, que tenía demonio y que estaba fuera de sí, que blasfemaba, etc., pero fue vindicado (defendido contra la calumnia) por su resurrección de entre los muertos y por su ascensión al cielo.

III. Visto de los ángeles.

A.

Mat. 4:11, “El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían”;

Luc. 22:43 (en Getsemaní), “Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle”.

B.

Mat. 28:2, “Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella”.

C.

Los ángeles anunciaron el nacimiento de Cristo, dijeron a José que huyera a Egipto, ministraron a Jesús en el desierto, le fortalecieron en Getsemaní, quitaron la piedra de su sepulcro, anunciaron su resurrección, y prometieron que El volvería.

IV. Predicado a los gentiles.

A. Cristo fue manifestado en la carne, justificado en espíritu, visto de los ángeles, para que pudiera ser predicado a todas las naciones.

B. Pablo explicó una y otra vez que la evangelización de los gentiles era parte integral del misterio

“pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe ” Rom. 16:26

” que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio” Ef. 3:6

C. Mat. 28:19, “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones”.

D. Col. 1:23, “si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro”.

E. Desde luego, el evangelio fue predicado a los judíos también; de hecho, fue predicado a ellos primero.

Rom. 1:16, “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego”.

1. La ley de Moisés fue dada exclusivamente a los judíos.

2. Pero el evangelio fue dado a todas las naciones.

V. Creído en el mundo.

A. En la parábola del sembrador (Luc. 8:4-15), Jesús habla de cuatro clases de terreno que representan cuatro clases de oyentes. Entre ellos son los de “corazón bueno y recto que retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia” (v. 15).

B. Hechos de los Apóstoles registra la acogida que el evangelio tuvo en todo el mundo, confirmando lo que Jesús dijo, y hasta la fecha hay quienes viven por toda palabra que procede de la boca de Dios.

C. Hech. 18:10, “muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados”. La palabra creer se encuentra repetidas veces en el libro de Hechos.

VI. Recibido arriba en gloria.

A. Luc. 24:26, “¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?”; 24:51, “Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo”.

B. Hech. 1:9-11, “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos”.

C. Fue recibido arriba en gloria, porque

“se sentó a la diestra de Dios” (Mar. 16:19).

D. Apoc. 5:12, “decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza”.

E. Véanse también

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” (Fil. 2:9-11)

“Por lo cual dice:  Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,  Y dio dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? “(Efes. 4:8, 9)

Fuentes:

Anuncios

Las Doctrinas de Demonios de los Últimos Días

15 Feb

Las Doctrinas de Demonios de los Últimos Días 

 La gente realmente no entiende la intención del desarrollo de las doctrinas de demonios. Pablo escribió bajo la dirección del Espíritu Santo. El Espíritu Santo le dijo a Pablo que escribiera sobre esto de modo que entendiéramos lo que eran las doctrinas de los demonios y cómo se manifestarían en los últimos días. Tenemos que entender ese hecho.

Pablo dice en 1Timoteo 4:1-5

1 Pero el Espíritu dice claramente(en palabras (‘retoos))  que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, 2de hipócritas y mentirosos, cuya conciencia está cauterizada(quizás también significando en la hipocresía del testimonio falso (pseudologoon) que marca la idea sobre la conciencia (kekausteriasmenoon ten idian suneidesin)), 3 Estos prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participaran de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad, 4 porque todo lo que Dios creó es bueno y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias, 5 ya que por la palabra de Dios y por la oración es santificado. (RV)

El Espíritu Santo fue enfático e indicó en palabras a Pablo que surgirían dos doctrinas significativas de los demonios en los últimos días que tenían que resistir y exponerse por los elegidos que saben la verdad.

Los demonios no decidieron introducir estas doctrinas por casualidad. No son insignificantes. Golpean en el mismo corazón de la intención de Dios en el plan de salvación, y en la suficiencia del sacrificio de Jesucristo. Estas doctrinas son dos errores específicos, que procuran minar la intención racional de la creación. La primera doctrina de demonios es la enseñanza que habría que abstenerse del matrimonio. La doctrina es la del Espiritismo, que busca la unión espiritual o la afinidad. La intención de esta doctrina de demonios es atacar la misma base de la unidad educativa con la que Dios ha elegido tratar como un ejemplo de Su sistema. Esta unidad es la familia. Destruyendo la estabilidad de la familia, los demonios destruyen el componente básico de nuestra sociedad. Vemos a esta sociedad derrumbarse delante de nuestros propios ojos porque la gente está empezando a convivir fuera del matrimonio. Es fundamental para nuestro entendimiento y para nuestra relación con Jesucristo y para nuestro culto a Dios, que la unidad familiar se llegue a entender. El desmoronamiento de la familia y de los sistemas nacionales entonces llega a la perversión de Sodoma y Gomorra.

El proceso de esta doctrina está acompañado por la idolatría. Esto es desarrollado por Pablo en Romanos 1:1-32. Estos versos se relacionan con el asunto completo de la adoración y la causa de adulterio en la sociedad. Es de la misma base que el adulterio espiritual en nuestra relación con Dios, que es la idolatría y la brujería.

1 Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,

Esto es el evangelio de Dios y fue dado a Jesucristo. Todos nosotros somos escogidos para este objetivo.

2 que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras: 3 evangelio que se refiere a su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, 4que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos.

Cristo fue un hijo de Dios, uno de múltiples hijos del ejercito, antes de su encarnación. Pero él puso todo eso a un lado y se hizo humano. No podemos decir que Cristo retuvo cualquier parte de él en la Divinidad o fuera de él. Pablo muy claramente dice aquí que Cristo fue designado hijo de Dios en poder según el Espíritu Santo, por su resurrección de entre los muertos. Él dejó a un lado su estatus de hijo para hacerse humano, a fin de que pudiera convertirse en el primer hijo de Dios de la especie humana. Esa era la intención. Nada de Jesucristo permaneció fuera de su existencia humana. Esa es la doctrina del Anticristo. La doctrina del Anticristo enseña que Cristo tiene alguna parte de él separada de su entidad como un ser humano y que de alguna manera él retuvo alguna parte de su divinidad externa a su existencia física. Él no lo hizo así.

5 Por medio de él recibimos la gracia y el apostolado para conducir a todas las naciones a la obediencia de la fe por amor de su nombre;

La fe fue entonces extendida hacia las naciones. Era la estructura de la obediencia de la fe. Nuestra fe es obediencia hacia Dios y el reconocimiento que sólo Dios es Dios Verdadero. Según Juan 17:3, nuestro requisito para heredar vida eterna es el reconocimiento del Único Dios Verdadero y de su hijo Jesucristo. Jesucristo no es el Dios Verdadero. La Biblia es enfática al respecto. Está completamente claro que la obediencia de la fe hacia el Dios Verdadero, que es Dios el Padre, Dios Altísimo, es el requisito para recibir el estatus de hijos al momento de la redención de nuestros cuerpos, según Romanos 8:29 y siguientes. Esto incluye a todos aquellos que son llamados para pertenecer a Jesucristo, del verso 6.

6 entre las cuales estáis también vosotros, llamados a ser de Jesucristo. 7 A todos los que estáis en Roma, amados de Dios y llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Entonces establecemos la Divinidad en los siete primeros versos y el entendimiento de la fe del Único Dios Verdadero. También establecemos el entendimiento que Cristo dejó a un lado su estatus de hijo y se hizo humano y lo recibió nuevamente al momento de la redención de su cuerpo en su resurrección. No hay ninguna existencia de Jesucristo fuera de su humanidad hasta su resurrección.  El afirmar esto como un hecho, niega el sacrificio de Jesucristo y niega la totalidad de su resurrección y esto es una doctrina de demonios. La Trinidad en sí misma es una doctrina de demonios y otras dos doctrinas se derivan de ella.

8 Primeramente doy gracias a mi Dios, mediante Jesucristo, por todos vosotros, porque vuestra fe se divulga por todo el mundo. 9 Dios, a quien sirvo en mi espíritu anunciando el evangelio de su Hijo, me es testigo de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones,

No hay duda en la mente de Pablo que él sirvió a Dios en el evangelio, en la forma que le fue encomendada por su maestro Jesucristo. No hay ningún conflicto en la mente de Pablo sobre la existencia de dos dioses o de que Cristo era un dios verdadero. Ninguna en absoluto.

10 rogando que de alguna manera, si es la voluntad de Dios, tenga al fin un próspero viaje para ir a vosotros, 11 porque deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis fortalecidos;

¿Por qué él necesitó hacer esto? La Iglesia estaba en Roma, el centro del Imperio de hierro, que siguió al imperio de bronce, que vemos simbolizado en la estatua en Daniel (Dan. 2:1-49). El Imperio de hierro derribó y destruyó todo y su lugar era el centro de la idolatría. Los santos allí necesitaron fortaleza y entendimiento.

12 esto es, para ser mutuamente confortados por la fe que nos es común a vosotros y a mí. 13 Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros para tener también entre vosotros algún fruto, como lo he tenido entre los demás gentiles, pero hasta ahora he sido estorbado.

Nótese que los versos están separados en la secuencia. Hay siete versos que establecen la divinidad, y luego otros cinco. Tratamos con siete y cinco llegando a doce, por lo tanto con la función de los números de gracia y del espíritu. Estos se relacionan también con las parábolas.

14 A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor. 15 Así que, en cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma. 16 No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación de todo aquel que cree, del judío primeramente y también del griego, 17 pues en el evangelio, la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

Aquí vemos las exigencias de fe y estímulo mutuo y el hecho que la fe conduce a la rectitud. Pero la fe por sí sola no conduce a la rectitud. Es la fe que Dios da; fe en que la palabra de Dios es verdadera y que Dios ha dado Su palabra para la educación de los santos. Aquella fe nos da la capacidad para entonces ser rectos, a través de la obediencia a la ley bajo la gracia de Jesucristo.

18 La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad,

Ese texto también es traducido ‘retienen la verdad no siendo rectos’. El concepto al cual Pablo quiere llegar, es que la gente que no dice la verdad retiene información. Pablo está completamente claro que quienquiera que retenga la verdad no siendo recto o justo recibirá la ira del cielo. Es una promesa que Dios hace a través de Pablo.

19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó: 20 Lo invisible de él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible desde la creación del mundo y se puede discernir por medio de las cosas hechas. Por lo tanto, no tienen excusa.

Ahora vamos de la estructura de la Divinidad (derivada del Único Dios verdadero) y la fe, a la observación de la Divinidad y su prueba de la creación. Mientras nuestro conocimiento aumenta, estamos demostrando realmente la existencia de Dios. La evolución está siendo progresivamente descartada. Es fundamentalmente incoherente y disfuncional. Los científicos la están encerrando en una caja de mito. Encontramos que el universo muestra un poder de Dios. Lo único discutible entre los científicos consiste en cuál es la naturaleza de Dios.

21 ya que, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias. Al contrario, se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido.22 Pretendiendo ser sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes de hombres corruptibles, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

Ese cambio no ocurre como una transposición directa. Esto es algo progresivo y se tardó mucho en lograrlo. Ellos fueron del reconocimiento de Dios como Dios y dentro del Cristianismo; luego ellos elevaron a Jesucristo al nivel de Dios y comenzaron a adorarlo. Habiendo hecho esto, entonces elevaron a los santos al mismo estado y comenzaron a adorarlos. Entonces finalmente comenzaron a orar a imágenes de María y otros ídolos semejantes, perdiendo completamente la visión del entendimiento de la resurrección. ¡Mariam, llamada incorrectamente María, está muerta! (Ver el artículo La Virgen Maríam y la Familia de Cristo [232]). Mariam llamada María será resucitada junto con el resto de los santos en la primera resurrección. Jesucristo es la única persona que ha sido resucitada al cielo (Juan 3:13).

La consecuencia entonces de esta idolatría es un deterioro progresivo en el pensar de la gente implicada. Sus mentes se vuelven menos y menos claras.

24 Por lo cual, también los entregó Dios a la inmundicia, en los apetitos de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

Éste es lo que pasa cuando nos ponemos en los pasos detallados en los versículos 24 y 25. Una vez que nos deterioramos con la idolatría, nos rendimos a lujurias poco naturales. Esto entonces llega al adulterio y luego a perversiones e irá de peor a peor. La gente no entiende la secuencia de la progresión del deterioro. La doctrina de los demonios comienza con un ataque a la Divinidad y luego esto progresa. Luego Dios hace que la gente se rinda a sus propias lujurias. Estamos viendo eso ahora en esta sociedad, donde la gente se hizo atea, pero no lo hicieron sin castigo. Su sociedad se malogró. Se convirtieron fundamentalmente en pervertidos. La sociedad tiene que arrepentirse de la perversión. Se tiene que restaurar la relación de uno mismo con Dios para vencerla y no podremos vencer estos problemas hasta que reconozcamos a Dios y nos arrepintamos y restauremos nuestra relación con Dios a través de Jesucristo. Si adoramos a Jesucristo, hacemos exactamente lo mismo como si adorásemos a cualquier otro de los elohim, aparte de Dios el Padre. Atribuimos a Cristo el mismo pecado que atribuimos a Satanás.

25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. 26 Por eso Dios los entregó a pasiones vergonzosas, pues aun sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza. 27 Del mismo modo también los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. 28 Como ellos no quisieron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer cosas que no deben.

Una oración nos explica todo de lo que se trata. La ruptura del entendimiento de la Divinidad es la causa de las perversiones y la corrupción de esta sociedad.

29 Están atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y perversidades. 30 Son murmuradores, calumniadores, enemigos de Dios, injuriosos, soberbios, vanidosos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia.

Todas estas cosas vienen por romper nuestra relación con Dios. Todas estas cosas tienen que ver con las relaciones en unidad familiar y las relaciones en unidad social y son el resultado final de los problemas de la Divinidad.

32 Esos, aunque conocen el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican. (RV)

Ahora se está llegando a la etapa donde la gente llama bien al malo y mal al bien. Quienes denuncian estas prácticas son así mismo denunciados.

Vemos de este argumento que el proceso de idolatría es desarrollado dentro de un proceso de lujurias no naturales. Aquellos procesos se engrandecen a medida que el proceso degenera. La doctrina del celibato de sacerdotes es un agregado adicional a este deterioro. El celibato en sí mismo no es la doctrina referida como una doctrina de demonios en 1Timoteo 4. El celibato es sólo otro asunto secundario a esta doctrina de demonios. Es una función de la doctrina de demonios, pero el celibato de los sacerdotes no es la doctrina primaria. Sin embargo, el celibato de los sacerdotes y el monasterismo son doctrinas de demonios. Pablo dice que ‘si es mejor para uno no casarse que casarse pero, si peca, entonces que se case’. El hecho que esto se convierte en una doctrina que requiere la abstinencia del matrimonio es en sí una doctrina de demonios. Todas son desarrolladas de las doctrinas de los demonios.

La Biblia está clara que la doctrina no es completamente exitosa pues se dice que la gente todavía aceptará el matrimonio a la vuelta del Mesías (Mateo 24:38-39). Sin embargo, ésta es una doctrina principal que es la causa para la preocupación extrema en los últimos días. El matrimonio es una institución santa ordenada por Dios para representar la relación de la humanidad con Jesucristo y la unificación de las naciones bajo el Padre. Lo que esta doctrina de demonios busca hacer es el destruir el entendimiento de ese proceso e impugnar a Dios diciendo que el sistema que Él estableció no debe ser guardado. También causa confusión en la sociedad. Lanza al caos completo cualquier concepto sobre genealogía, herencia, orden y estabilidad. Crea en la mente de la persona una carencia completa de lealtad y confianza en alguien.

La razón por la que la sociedad espartana falló fue porque ellos prescindieron de la unidad de la familia. Esparta era un estado militar. Todos los hombres eran entrenados para el ejército. Era el estado militar más despiadado que el mundo haya visto alguna vez. Se destruyó porque ellos suprimieron la unidad de la familia.

El siguiente proceso es la doctrina de abstención de las carnes que fueron creadas para ser recibidas con acción de gracias. Aquellas carnes están claramente identificadas en la Biblia en Levítico 11 y Deuteronomio 14.

Este proceso de purificación es más antiguo que el Cristianismo. Era parte del sistema Pitagoreano de los griegos y es evidente en el Budismo. El proceso ahora se llama vegetarianismo (ver el artículo El Vegetarianismo y la Biblia [183]).

El proceso es deficiente en nutrientes esenciales para la actividad apropiada del cerebro. Siendo esto como pueda, la doctrina ataca al mismo sistema que Dios estableció a partir del principio con Adán. Allí se nota claramente que Caín cultivó la tierra y que Abel era un pastor. La ofrenda de Abel fue más aceptable para Dios que la ofrenda de Caín. Esa es la razón de la ira de Caín y la razón por la cual mató a Abel (Génesis 4:1-16).

La intención de esta aceptación selectiva es para señalar el sacrificio del Mesías. El sistema pastoral entero fue establecido para reflejar el sacrificio de sangre del Mesías y la estructura de las comidas que pudimos comer. El vegetarianismo pone en duda la veracidad y la sabiduría del proceso de salvación y el sistema entero de los sacrificios y la expiación del Templo establecidos por Dios. Lo que esto dice efectivamente a Dios es “estás equivocado, eres cruel. La exigencia de un sacrificio de sangre es innecesaria, o negamos que sea necesario comer carne o hasta que es bueno para nosotros comer carne. En otras palabras, Dios, tienes toda la estructura equivocada y no podemos alcanzar la perfección del plan de salvación siguiendo sus reglas”. Esto es lo que el vegetarianismo imputa a Dios.

Un vegetariano se establece como juez de Dios. Niega la totalidad del sistema de las leyes de la alimentación y la sabiduría de la creación. También niega la capacidad del cuerpo humano a digerir y beneficiarse de la comida que le fue dada para que sea recibida con gracias. Le dice a Dios que Él no entendió la estructura y que el cuerpo se deteriorará de hecho por seguir las reglas de Dios. Los argumentos mencionados son completamente falsos. Buscan minar la restauración de los últimos días y pone en duda la capacidad del Mesías para instituir sistemas justos. Las profecías son claras en que el Mesías establecerá un sistema, que se comerá  carne en el milenio, que la restauración tomará lugar y que el Mesías restaurará el sacrificio. Esta doctrina pone en duda las actividades y la sabiduría del Mesías y del plan de Dios. Acusa tanto a Dios como al Mesías y es totalmente anticristiana.

El asunto de la capacidad de comer toda clase de carnes en los textos de la Biblia es incorrecto. En Hechos 10 y 11, se muestra la purificación de los Gentiles para aceptación en el Reino de Dios. El texto no tiene nada que ver con los alimentos, como está claramente evidente en Hechos 11. Está completamente claro que la visión dada a Pedro limpió a los gentiles y no a los alimentos. El tema completo sobre la aceptación de los alimentos giró alrededor del hecho que gran cantidad de carne fue sacrificada a los ídolos antes de ser vendida o comida. Los mandatos de la Biblia fueron hechos de modo que los elegidos puedan comer carne sin preocuparse en cuanto a si había sido sacrificada o no a una deidad.

Romanos 14:1-4 1 Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones, 2 Uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, solo come legumbres. 3 El que come de todo no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha recibido. 4 ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio Señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerlo estar firme. (RV)

Este texto no se refiere expresamente a la debilidad del vegetarianismo. La Biblia etiqueta al vegetarianismo expresamente como una doctrina de demonios. A lo que este texto se refiere es al hecho que la debilidad viene, no del consumo de verduras sino del hecho que el miembro no tenía suficiente fe como para no preocuparse en exceso en cuanto a si la carne había sido sacrificada o no a los ídolos.

Así la intención consiste en que la carne debe ser consumida con acción de gracias dentro de las regulaciones puestas según las leyes de la alimentación. Los procedimientos adoptados por el Judaísmo en los sacrificios y el proceso de matanza no fueron impuestos a los Gentiles. Pablo sólo les dijo que se abstengan de la sangre y de lo que sea estrangulado o sacrificado a los ídolos (Hechos 15:20,29; 21:25). Entonces, tratamos con dos conceptos relativos al consumo de la carne sacrificada a ídolos. Si el proceso es conocido, o si es un asunto de preocupación pública o probablemente causa el tropiezo de los hermanos, o es visto como el endoso de una práctica religiosa pagana, entonces debe rechazarse y la abstención es requerida. Si el proceso es incierto, debe ser considerado como irrelevante y sin ningún significado. El alimento debe ser comido en la fe porque, si no es comido en la fe, entonces el adherente estará condenado.

De tal manera, el vegetarianismo es visto como una debilidad en cuanto a la selección de alimento que implica carnes dentro de un sistema pagano. Es, por otra parte, una clara doctrina de demonios cuando se predica como abstinencia para pureza o por motivos bíblicos o de salud. La aseveración que Dios no instituyó un proceso de consumo de carne a partir del principio, y no continuó aquel proceso después del diluvio, es un error bíblico o una herejía (Génesis 7:2). La aseveración de que Dios instituiría un sistema no saludable es nuevamente una imputación en contra de Su naturaleza.

Fuente: http://www.logon.org/spanish/s/p048.html

No desperdicies tu cáncer

15 Feb

No desperdicies tu cáncer

piper.jpg

Este es un artículo del pastor John Piper, lo escribió  la noche anterior a ser operado por un cáncer y en él nos enseña 10 maneras para no desperdiciar las cosas malas que pasan en nuestra vida.

Dios bendiga su lectura.

 

16 de febrero de 2006

Estoy escribiendo estas palabras en la víspera de una cirugía de cáncer en mi próstata. Creo en el poder de Dios para sanar – por medio de un milagro y de la medicina. Se que es cierto y bueno orar por los dos tipos de cura. El cáncer no es desperdiciado al ser curado por Dios. Él recibe la gloria – esto porque el cáncer existe. Entonces no orar por la cura puede desperdiciar el cáncer. Pero la cura no es el plan de Dios para todos. También existen muchas otras formas de desperdiciar su cáncer. Estoy orando por mí y por usted, para que no desperdiciemos este dolor.

1. Usted desperdiciará su cáncer cuando no crea que esto fue planeado por Dios.

No diga que Dios sólo usa nuestro cáncer pero que no lo planea. Lo que Dios permite, Él lo hace por una razón. Esta razón es Su voluntad. Si Dios prevé desarrollos moleculares que llegan a ser cancerígenos, ¿Él puede detener esto o no? Si no, Él tiene un propósito. Por ser infinitamente sabio, es correcto llamar este propósito de plan. Satanás es real y causa muchos placeres y dolores. Pero él no es la causa última. Así, cuando él atacó a Job con úlceras (Job 2.7), Job lo atribuyó a Dios (2.10), y el escritor inspirado concuerda: “y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él” (Job 42.11). Si usted no cree que el cáncer fue planeado por Dios, usted lo desperdiciará.

2. Usted desperdiciará su cáncer cuando crea que él es una maldición, y no una bendición.

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8.1). “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros” (Gálatas 3.13, LBA). “Porque contra Jacob no hay agüero, Ni adivinación contra Israel” (Números 23.23). “Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad” (Salmo 84.11)

3. Usted desperdiciará su cáncer cuando busque descanso en sus fuerzas en vez de buscarlo en Dios.

El plan de Dios en relación a su cáncer no es entrenarlo en el cálculo de oportunidades racionalistas y humanas. El mundo encuentra descanso en estadísticas. Los cristianos no. Algunos confían en sus autos (porcentaje de sobrevivencia) y otros confían en sus caballos (efectos colaterales del tratamiento), pero nosotros confiamos en el nombre del Señor, nuestro Dios (Salmo 20.7). El plan de Dios es claro en 2 Corintios 1.9: “Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos”. El objetivo de Dios con relación a su cáncer (entre varias oras buenas cosas) es derrotar la confianza en nuestro corazón para que podamos descansar completamente en Él.

4. Usted desperdiciará su cáncer cuando se rehúse a pensar en la muerte.

Todos nosotros moriremos en el caso que Jesús no retorne en nuestros días. No pensar en cómo sería dejar esta vida y encontrarse con Dios es absurdo. Eclesiastés 7.2 dice: “Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del banquete; porque aquello es el fin de todos los hombres, y el que vive lo pondrá en su corazón”. ¿Cómo podría aplicar esta verdad en su corazón si no piensa en ella? Salmos 90.12 dice: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría”. Contar los días significa pensar cuan pocos son ellos y que ellos terminarán. ¿Cómo conseguirá un corazón sabio si usted se rehúsa a pensar en esto? Que desperdicio es cuando no pensamos en la muerte.

5. Usted desperdiciará su cáncer cuando piense que “vencerlo” significa sobrevivir y no aproximarse a Cristo.

Los planes de Dios y los planes de Satanás para su cáncer no son los mismos. Satanás desea destruir su amor por Cristo. Dios planea profundizarlo. El cáncer no vencerá si usted muere lo que hará será aproximarlo a Cristo. El plan de Dios es privarlo del alimento del mundo y satisfacerlo con la suficiencia de Cristo. Esto tiene el objetivo de ayudarlo a decir: “estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor”. Y saber, por lo tanto, que “el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Filipenses 3:8; 1:21).

6. Usted desperdiciará su cáncer cuando gaste mucho tiempo leyendo sobre el cáncer y no lo suficiente al respecto de Dios.

No es errado leer sobre el cáncer. Ignorancia no es virtud. Pero, el deseo de saber más y más, y la falta de celo por el conocimiento continuo de Dios es sintomático de incredulidad. El objetivo del cáncer es recordarnos de la realidad de Dios, poner sensaciones y fuerzas en el mandamiento “conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová” (Oseas 6.3), recordarnos de la verdad de Daniel 11.32: “mas el pueblo que conoce a su Dios se mostrará fuerte y actuará”, volvernos árboles indestructibles y firmes: “Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.” (Salmos 1.2,3). Que desperdicio es leer todo el día sobre el cáncer y nada al respecto de Dios.

7. Usted desperdiciará su cáncer cuando se aísle en vez de profundizar sus relaciones manifestando afección.

Cuando Epafrodito trajo los presentes enviados por la Iglesia de Filipos a Pablo, él se enfermó y casi murió. Pablo dijo a los filipenses: “porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, y gravemente se angustió porque habíais oído que había enfermado” (Filipenses 2.26). ¡Que reacción maravillosa! No dice que estaban angustiados porque Epafrodito estaba enfermo, sino que él estaba angustiado porque los filipenses oyeron que él estaba enfermo. Este es el tipo de corazón que Dios pretende crear con el cáncer: el corazón profundamente afectivo y preocupado de las personas. No desperdicie su cáncer volviéndose a usted mismo.

8. Usted desperdiciará su cáncer cuando se entristezca como quien no tiene esperanza.
Pablo usa esta expresión para designar a personas cuyos seres queridos habían muerto: “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.” (1 Tesalonicenses 4.13). Hay tristeza en la muerte. Cuando es un creyente el que muere, hay una pérdida temporal – la pérdida del cuerpo, de seres queridos y del ministerio terrenal. Sin embargo la tristeza es diferente – es perneada por la esperanza: “pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor” (2 Corintios 5.8). No desperdicie su cáncer poniéndose triste como quien no tiene esperanza.

9. Usted desperdiciará su cáncer cuando trate con el pecado igual que antes.

¿Sus pecados “favoritos” siguen tan atractivos como antes de tener cáncer? Si la respuesta fue afirmativa, entonces usted está desperdiciando su cáncer. El cáncer fue planeado para destruir el apetito por el pecado.
Orgullo, avaricia, lujuria, odio, falta de perdón, impaciencia, prejuicio – todos estos son adversarios que el cáncer debe atacar. No piense en sólo luchar contra el cáncer. Piense también en usarlo. Todas estas cosas son peores que el cáncer. No desperdicie el poder del cáncer para debilitar estos adversarios. Deje que la presencia de la eternidad vuelva sus pecados temporales tan débiles como ellos realmente son. “Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?” (Lucas 9.25).

10. Usted desperdiciará su cáncer cuando falle en utilizarlo como medio de testimoniar la verdad y la gloria de Cristo.

Los cristianos nunca se encuentran en determinado lugar por accidente. Existen razones por las cuales somos llevados donde estamos. Considere lo que Jesús dijo sobre circunstancias inesperadas y dolorosas: “antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre. Y esto os será ocasión para dar testimonio” (Lucas 21.12-13). Lo mismo ocurre con el cáncer. Esa será una oportunidad para testimoniar. Cristo es infinitamente digno. Aquí hay una oportunidad de oro para mostrar que cristo vale más que la vida. No la desperdicie.

Recuerde que usted no fue dejado sólo; tendrá la ayuda necesaria: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

Pastor John Pipper

La psicosis posparto afecta más a madres primerizas mayores de 35 años

15 Feb

La psicosis posparto afecta más a madres primerizas mayores de 35 años

11/02/2009

Las mujeres que dan a luz por vez primera después de los 35 años corren mayor riesgo que las madres primerizas más jóvenes de sufrir una psicosis en lo meses posteriores al alumbramiento, señala un estudio del Instituto Karolinska de Suecia.

La psicosis posparto se desarrolla, al contrario que la depresión posparto, en escasas ocasiones, pero puede tener serias y duraderas consecuencias tanto para la madre como para el hijo y las personas que los rodean. La razón de porqué esta enfermedad afecta sólo a algunas mujeres todavía no se comprende bien.

En el presente estudio, los científicos usaron datos del Registro Médico de Nacimientos Sueco sobre casi 150.000 madres primerizas del país, que habían dado a luz entre 1983 y 2000. En el estudio de las enfermedades psicóticas desarrolladas por estas mujeres en los 90 días después de sus partos, los investigadores se centraron en las madres primerizas sin antecedentes de hospitalización psiquiátrica.

Descubrieron así que una media de 1,2 mujeres de cada 1.000 partos recibieron tratamiento médico por psicosis en los tres meses posteriores al nacimiento de sus hijos. Aquellas mujeres primerizas mayores de 35 años al dar a luz, resultaron ser 2,4 veces más tendentes a presentar esta enfermedad que las madres primerizas más jóvenes (de alrededor de 19 años).

Lo más importante, según los científicos, es que se ha constatado que el peligro de psicosis aumenta notablemente en estrecha relación con la edad en que la mujer da a luz por vez primera. Ahora, habrá que realizar más estudios antes de poder explicar los mecanismos (por ejemplo, hormonales) que favorecen esta situación.

tendencias21.net
Más información
Yaiza Martínez

¿Niños “poseídos”?

15 Feb

¿Niños “poseídos”?

A propósito de la guerra espiritual

por Samuel O. Libert *

introducción

Muchas veces las iglesias ministran a los niños con una cosmovisión adulta, como si el niño fuera un adulto chiquito. El programa educativo está elaborado desde la perspectiva adulta y los niños son puestos ante conceptos teológicos (pecados – demonios – arrepentimiento – fe -cielo – infierno – etc) que, en las edades más tempranas, ellos no pueden comprender. Además hay programas de enseñanza que le quitan al hogar cristiano el privilegio de ser el principal instrumento para la evangelización del niño. La iglesia debe concientizarse y capacitarse en el respeto y la promoción de la misión evangelizadora de la familia cristiana y en la definición de su propio ministerio complementario, extendido también a niños que no tienen guía espiritual en su hogar. Hay muchas familias evangélicas que no asumen esa responsabilidad y hay niños cuyos hogares no son cristianos. También hay niños que, simplemente, carecen de hogar.

Nos preguntamos si la iglesia (asociada o no al hogar) es siempre verdadero “marco protector” ante las amenazas de un cosmos dominado por el Maligno, según 1 Juan 5:19. En la evangelización y el cuidado espiritual de los niños no se puede improvisar. No hay que “tocar de oído”… Dentro o fuera del marco protector hogar-iglesia los problemas son enormes y propios de un contexto caótico. Los niños no se divorcian: Los que se divorcian son sus padres. Mirando la pantalla de TV, los niños se enfrentan con la violencia, la muerte, el sexo, la fantasía perniciosa y la visión satánica. Hay niños “tocados”, en su cuerpo o en su mente, por la drogadependencia, el SIDA y el dolor. Hay niños malheridos por conflictos de familia o por la negligencia de sus padres o de sus cuidadores. Hay niños en la calle— “hijos del pueblo”— abandonados y sucios. Hay niños delincuentes. Hay niños en asilos y correccionales. Hay niños que mueren de hambre o están subalimentados. Hay niños enfermos, retardados, discapacitados, etc. Cuando no hay quien los ampare ni los ministre, el servicio de las iglesias tiene que abarcar también, en muchos casos, no sólo la asistencia social sino la acción social, dirigida a la comunidad entera, sin excluir al estado, cuyo papel es velar por los derechos del niño y garantizar su bienestar. Por eso, considerando el entorno del niño en el plano familiar y comunitario, la iglesia no puede limitarse a contener y lisiar al niño en una especie de “ghetto” religioso; ¡pero ampoco puede ignorar su ministerio en la guerra espiritual!

Los niños cautivos
Películas horribles como “El Exorcista”, “La Profecía”  otras, han creado inquietudes con relación a la probable existencia de niños poseídos por demonios. En el contexto le la guerra espiritual hay quienes aceptan esa posibilidad y declaran que esos niños deben ser liberados. Obviamente, cuando creen haber identificado a un “niño endemoniado”, lo exponen a episodios de exorcismo más o menos iguales a los que se practican en la liberación de adultos. El niño, que tal vez tenga muy pocos años de edad, se ve en el centro de un acto donde el demonio ¿Qué está en él? es duramente reprendido en el nombre de Jesús. Generalmente, aunque parezca lo contrario, el niño no entiende lo que pasa. ¡Quizás identifique al demonio consigo mismo! Y también ignora porque se invoca con tanta “fuerza” el nombre de Jesús. Entra en un estado de pánico, a causa de los extraños hechos que se producen a su alrededor. Tal vez grite, o llore, o se arroje al suelo. Los exorcistas imaginarán que el demonio fue “reprendido y expulsado”. Pero es posible que, en realidad, el niño haya sufrido un trauma severísimo durante el presunto acto de “liberación”, con peligrosas consecuencias para su equilibrio espiritual, mental o físico, por el resto de su vida. No seamos obsesivos pretendiendo ver toda variedad de demonios en niños enfermos o con problemas de conducta. El eventual caso de algún jovencito poseído no nos permite generalizar. Para evitar esos errores, el Espíritu Santo ha provisto el don del discernimiento.

Al leer en la Biblia que “el mundo entero está bajo el maligno” (Juan 5:19),hemos de recordar que lo niños— igual que todos los habitantes de la tierra— están amenazados por la potestad de las tinieblas. La humanidad sin Cristo padece el cautiverio satánico (por ello los hombres necesitamos ser “verdaderamente libres”, Juan8:36).Pero hallarse en ese cautiverio no quiere decir que toda la gente esté poseída. Jesús ordenó a Pablo que predicase a los gentiles, “para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios” (Hechos 26:18).

El mismo Pablo declaró que el siervo del Señor debe corregir con mansedumbre a los que se oponen “por si quizás Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él” (2 Timoteo 2:25-26). Pero este apóstol nunca supuso que todo hombre estaba endemoniado. Su objetivo fue evangelizar a los cautivos y guiarlos a aceptar la redención en Cristo (Romanos 6:17-18)

En cuanto a los niños, la visión de Juan en Apocalipsis 12:4 nos presenta un cuadro que, refiriéndose a Jesucristo, ilustra también el conflicto con Satanás: “Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto naciese”. Consideremos brevemente la guerra espiritual contra la simiente de la mujer, a la luz de la Biblia.

Satanás contra la simiente de la mujer

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (ver Génesis 3:14-15). Desde los albores de la historia Satanás supo que su definitiva derrota vendría por la simiente de la mujer. Es lógico pensar que a partir de entonces su principal meta fue destruir la simiente. Siendo “homicida desde el principio” (Juan 8:44), procuró —como ya hemos leído en Apocalipsis 12:4— impedir a toda costa el cumplimiento de la profecía del Creador.

Los dos primeros niños que nacieron en la tierra fueron Caín y Abel. Desde su perspectiva, Satanás pudo haber creído que Caín, por ser el primero, sería “el portador de la simiente victoriosa”.

No sabemos como fue la infancia de Caín ni que hicieron suspadres con él. Pero sí nos llama la atención leer en la 1 Juan 3:12 que Caín “era del maligno”. ¡El primer hombre nacido en el mundo le pertenecía a Satanás!. El mismo pasaje agrega que “sus obras eran malas”. ¿Desde cuando?… Lo ignoramos. Pero es evidente que Caín, el primero de los niños nacidos de mujer, fue el primer objetivo de la guerra contra la simiente de Eva. ¡Y cayó en manos del Enemigo, porque sus padres no constituyeron un marco protector para él!

Al conquistar a Caín, creemos que el Príncipe del Mal imaginó que el verdadero “portador de la simiente victoriosa” sería Abel, porque en ese tiempo Adán y Eva no tenían otros hijos. Abel fue entonces el nuevo objetivo: el segundo niño nacido en nuestro planeta. Caín y Abel ya habían superado la Infancia cuando llevaron sus ofrendas (Génesis 4:4-5). La Biblia dice que “por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo” (Hebreos 11:4). ¡Y Abel presentó el primer sacrificio agradable a Dios! Pero después, Caín ofreció el primer sacrificio humano agradable a Satanás: asesinó a su hermano Abel, cuya sangre fue vertida sobre la tierra (Génesis 4:8-11). Así culminó el segundo e inútil ataque satánico contra la simiente de la mujer. El siniestro homicida, “príncipe de este mundo”, no pudo prever el nacimiento de Set (Génesis 5:3).

La guerra contra la simiente victoriosa continuó a través de los siglos, y las batallas se mencionan en la Sagrada  Escritura. En Génesis 6:4-5 se alude a una nueva estrategia: una falsa simiente. “Se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre”. Pero el diluvio acabó con ese intento. Sin duda, el Enemigo esperó con ansia que Abraham degollase a su hijo Isaac (Génesis 22:9-10) para matar a un nuevo “portador de la simiente victoria”. único hijo de la promesa. Pero Dios lo impidió.

iertamente, fue Satanas el que tentó a Faraón a ordenar la muerte de los niños que naciesen en el pueblo de Israel (Éxodo 1:16-22), procurando destruir la simiente de la promesa. Pero fracasó. Y no se discute que la potestad de las tinieblas influyó en el rey Heredes paraque mandase matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén (Mateo 2:16), con el propósito de asesinar a Jesús. Pero no lo consiguió.

Estos ejemplos bíblicos demuestran que también los niños (y no sólo los adultos) son protagonistas de muchos episodios de la guerra espiritual. Según cada caso, ellos pueden ser los objetivos, o las víctimas, o los cautivos, de los principados, las potestades, los gobernadores de las tinieblas, las huestes espirituales de maldad (Efesios 6:12). La victoria de la simiente de la mujer sobre Satanás fue definitivamente alcanzada en la cruz de Cristo (Colosenses 2:15), pero el dragón continúa su guerra “contra el resto de la descendencia de ella, de los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Según Apocalipsis 12:17). Por supuesto, el Enemigo nunca triunfará. Jesús nos reveló: “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del Enemigo, y nada os dañará” (Lucas 10:19).

Edifiquemos ciudades fortificadas para nuestros niños
“Entonces el los vinieron a Moisés y dijeron:  Edificaremos aquí… ciudades para nuestros niños; y nosotros nos armaremos, e iremos con diligencia delante de los hijos de Israel… y nuestros niños quedarán en ciudades fortificadas” (Números 32:16-17). Interpretando mal el Nuevo Testamento, hay muchos que sinceramente opinan que “de (todos) los niños es el reino de los cielos” y creen que todos los niños ya son salvos: pero si ya están salvos ¿Para qué evangelizarlos?… Sin embargo, laverdad más cruda es que millones de niños avanzan hacia la condenación. Podríamos aliviar nuestra conciencia declarando que, por la misericordia de Dios y el sacrificio de Jesucristo, los pequeños que pasen a la eternidad en los primeros años de vida, serán salvos. Pero hay preguntas que debemos hacernos: ¿Quién conoce los tiempos señalados por Dios? ¿Y como olvidar  que millones y millones de estos pequeñuelos seguiran creciendo en edad y que esta naturaleza es pecaminosa desde que nacemos, pues “por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres” como 

¿Y cómo olvidar que millones y millones de estos pequeñuelos seguirán creciendo en edad y que esta naturaleza humana es pecaminosa desde que nacemos, pues “por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres”, como se lee en Romanos 5:18? ¿Y cómo determinar el instante exacto en que un niño pasa a ser personalmente responsable de su propia actitud ante el Señor?

El marco protector iglesia-hogar debe ser una verdadera ciudad fortificada para defender al niño de los ataques satánicos, y ministrarlo en todo su entorno real, en todos los aspectos de su personalidad (Lucas 2:52) y no solamente en lo devocional-litúrgico-ritual de la experiencia cristiana. Por ello la guerra espiritual no debe explicarse al niño en términos de “posesión demoníaca”, idea que causa grave daño a la mente infantil, sino en términos de resistencia a la tentación y a la agresión exterior (Santiago 4:7), enfatizando la victoria y el poder de nuestro Señor Jesucristo (Filipenses 2:9-11), sobre toda fuerza del mal. Hoy más que nunca hay que recordar que toda obsesión que exagere y atribuya cualquier trastorno a la actividad demoníaca puede ser, muchas veces, una trampa satánica que —eventualmente— provoque deterioros en la salud mental, espiritual, y física de sus víctimas, según la experiencia. En los niños hay que cultivar mucho más la confianza en Jesús que el miedo a Satanás. Ellos deben aprender, memorizar, ¡y vivir!, lo que afirmó Pablo en Romanos 8:38-39: “estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”. ¡Edifiquemos ciudades fortificadas para nuestros niños!

* Resumen de los estudios diarios del pastor Samuel O. Libert en el congreso de la Liga Argentina Para la Evangelizarían del Niño (LAPEN) en San Antonio de Arredondo, Sierras de Córdoba, Argentina. Es propiedad. Publicado con permiso del autor.

Negociar con el corazón es más provechoso que hacerlo con la cabeza

15 Feb

Negociar con el corazón es más provechoso que hacerlo con la cabeza

Un estudio demuestra que los negociadores emocionales sacan igual rédito que los calculadores

Una investigación llevada a cabo por un profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia ha puesto de manifiesto que los procesos negociadores basados en los sentimientos pueden dar mejores resultados que aquellos que se hacen fríamente y de un modo objetivo. Otro de los datos que ha arrojado esta investigación es que, cuando se pone más corazón que cabeza, la negociación es más sencilla. Durante una serie de experimentos, aquellos participantes que fueron inducidos a negociar “con el corazón” consiguieron igual o más réditos que quienes se sentaron a la mesa de negociación analíticamente. La actitud de los primeros, según el citado estudio, también facilita el acuerdo, ya que los sentimientos hacen que la negociación no sea una tarea tan compleja y pesada. Este estudio parece echar por tierra la idea de que hay que negociar con la calculadora en la mano. Por Raúl Morales.

Negociar con el corazón es más provechoso que hacerlo con la cabeza
El conocimiento convencional dice que la mejor manera de tomar una decisión importante es hacerlo analíticamente. O sea, considerando los beneficios potenciales y haciendo una cuidada lista con los pros y los contras de cada unos de las acciones que se pueden llevar a cabo. Pese a ello, numerosas investigaciones ya ha puesto de manifiesto que a veces tomamos decisiones, tanto en lo personal como en lo profesional, subjetiva e instintivamente. En lugar de evaluar fríamente los posibles beneficios de las diferentes opciones, la gente con frecuencia se fía de su instinto, de cómo se siente frente a esas opciones. Un reciente estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia parece confirmar que este segundo posicionamiento es una buena opción.

En el mundo de los negocios, las decisiones están vinculadas a negociaciones con “apuestas” financieras o estratégicas muy fuertes. Las negociaciones pueden ser muy complejas: todas las partes se inclinan, como no podía ser de otra manera, a dejar la mesa de negociaciones habiendo dejado huella con sus posicionamientos. Al mismo tiempo, las diferentes ofertas que se ponen sobre la mesa son aceptadas o rechazadas por diversas razones, muchas de ellas difíciles de clasificar: por orgullo, por el ansia de ganar o para preservar una relación.

Pero, ¿deben los diferentes bandos de una negociación llevar a cabo una estrategia analítica y calculadora o, por el contrario, dejarse llevar por sus instintos y sentimientos? Para examinar cómo los instintos influyen en las negociaciones, el profesor Michael Tuam, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, ha usado un juego clásico de la negociación llamado el juego del ultimátum.

Como la vida misma

En el juego, a una persona se le asigna el papel del que propone. Éste tiene que dividir una cantidad de dinero dado con una persona (el que responde). Si el que responde acepta la oferta sin negociar, los dos jugadores se pueden quedar con el dinero. Si, contrariamente, rechaza la oferta, los dos jugadores se van con las manos vacías.

El juego simula negociaciones reales en las que ambas partes necesitan algo del otro, de tal modo que tienen un incentivo para llegar a un acuerdo.

En una serie de experimentos, los participantes fueron divididos en dos grupos, a los cuales se anima o desanimaba sutilmente a confiar en sus sentimientos usando una nueva técnica de investigación conocida como “confía en la manipulación de los sentimientos.

A un grupo se le pidió que pensara sólo en dos ejemplos en los que confiaron en sus emociones cuando tomaron una decisión y el resultado fue favorable. Dado que les fue relativamente fácil encontrar sólo dos de ejemplos, el grupo tenía tendencia a confiar en sus sentimientos a la hora de tomar una decisión. Al otro grupo, sin embargo, se le pidió que pensara en diez ejemplos del mismo tipo. En este caso, como les costó mucho trabajo encontrar esos diez ejemplos, el grupo tendió a desconfiar de las emociones en la toma de decisiones.

Resultados sorprendentes

“Los resultados son intrigantes”, comenta Pham en un artículo aparecido en Ideas at Work. “Los participantes que fueron animados a confiar en sus sentimientos ofrecieron menos dinero que aquellos que no confiaron en sus emociones. Sin embargo, lo ofrecieron de tal modo y en un porcentaje tal que la otra parte tenía opción de aceptar su ofrecimiento. Quienes confiaron en sus sentimientos seleccionaron su oferta basándose en la cantidad que ellos “sintieron” como correcta en lugar de en la probabilidad de que fuera aceptada o rechazada.

Apoyarse en esos instintos emocionales puede simplificar el proceso negociador. “Cuando los participantes fueron primados por confiar en sus sentimientos, vieron la negociación en términos más sencillos y no como una tarea compleja y estratégica”, explica Pham.

Los negociadores que se dejaron guiar por sus emociones no hicieron peores tratos que los demás. “Terminaron con tanto o más dinero que sus colegas calculadores, dando a entender que la toma de decisiones emocional no sólo es más sencilla, sino que puede ser también más lucrativa”.


tendencias21.net

Lunes 09 Febrero 2009
Raúl Morales

Himno En el Monte Calvario

15 Feb

Himno En el Monte Calvario

 

No cabe la posibilidad de exista algún cristiano que no haya sido bendecido por este tremendo himno que fue escrito en 1913 por George Bennard. Este hombre, nacido en 1873 en Columbus, en el estado Americano de Ohio, primero compuso el tema musical basándose en la cruz de Cristo. Al parecer leyó todos los pasajes de la Biblia que hablaban de la cruz cuando compuso la música, pero la letra vino un par de semanas después, tras experimentar una crisis en su vida

Un conocido cantante evangelista, George Beverly She, en la introducción que hizo en una de sus grabaciones, dijo lo siguiente:”Yo era solo un niño en Winchester, Ontario. Un día, dos cantores de USA vinieron a mi casa y pidieron a mi madre que tocase el piano para ellos mientras cantaban un cántico que, dijeron, era nuevo; ”En el Monte Calvario”. Yo estaba perplejo escuchando junto al piano y observando sus caras tal como describían, en este precioso himno, los sufrimientos del Señor. Más tarde yo conocí la maravilla del perdón de Dios.”

La mejor forma de saber cual fue el proceso de esta composición es leyendo al propio autor, quien en sus propias palabras lo describía así:” La inspiración vino a mi un día de 1913 cuando estaba en Albion, Michigan. Comencé a escribir “The Old Rugget Cross,” (su titulo original). Compuse la melodía primero. Las palabras que escribí al principio eran imperfectas. Las palabras del himno completo vinieron a mi corazón en respuesta a mi propia necesidad. Poco después fue introducido en unas reuniones especiales en Pokagon, Michigan, el 7 de junio 1913. La primera ocasión en la escucha que se escucho fura de la Iglesia de Pokagon fue en el Instituto Evangelístico Chicago. Allí se presento frente a una gran audiencia, y poco después llego ser extremadamente popular a través de todo el país.”

Siguieron a este himno cuarenta y cinco años de ministerio en la vida de Bennard. Durante los mismos compuso muchos otros himnos. Pero ninguno de ellos consiguió llegar a ser tan favorito de los creyentes como éste.

Bennard fallecía el 9 de Octubre de 1958 a al edad de 85 años.

Como bien dice el libro de Kennth Osbeck:”101 Hymn Stories,” Bennard cambió ese día “la cruz por la corona,” como dice el coro original en inglés.

Sus últimos años los vivió cerca de su ciudad natal, en Reed City, Michigan. Allí existe una gran cruz con las palabras grabadas:”The Old Rugged Cross”- Hogar de George Bennard, compositor de este amado himno.”

En el monte Calvario se vio una cruz,
Emblema de afrenta y dolor.
Y yo quiero esa cruz do murió mi Jesús
Por salvar al más vil pecador.

Coro:
¡Oh! Yo siempre amaré esa cruz.
En sus triunfos mi gloria será.
Y algún día en vez de esa cruz,
Mi corona Jesús me dará.

Aunque el mundo desprecie la cruz de Jesús,
Para mi tiene suma atracción.
Porque en ella llevo el Cordero de Dios
Mi pecado y mí condenación.

En la cruz do su sangre Jesús derramó
Hermosura contemplo en visión.
Pues en ella el Cordero inmolado murió
Para darme pureza y perdón.

Yo seré siempre fiel a la cruz de Jesús,
Sus desprecios con él sufriré.
Y algún día feliz con los santos en luz,
Para siempre su gloria tendré.

Fuente:http://himnos-cristianos.blogspot.com/2008/09/himno-en-el-monte-calvario.html