La ley antieutanasia no llegó a tiempo para Eluana

12 Feb

La ley antieutanasia no llegó a tiempo para Eluana

09.02.09 | 22:27

 

(PD).- Eluana Englaro, la joven de 38 años cuyo caso motivó un encendido debate en Italia sobre el derecho a morir, falleció este lunes mientras el Senado intentaba prohibir la suspensión de la nutrición que la mantenía con vida.

El fallecimiento de Englaro, en estado vegetativo desde 1992, se produjo en la clínica Quiete de Udine a las 20.10 horas, tres días después de dejar ser alimentada e hidratada por completo, según informaron fuentes de las administraciones locales y de las fuerzas del orden.

Al ser informado por el anestesista, su padre, Giuseppe Englaro, dijo: “Sólo quiero estar solo“.

Beppino no estuvo con su hija en los últimos momentos. Fue el doctor Amato De Monte quien avisó al padre de la joven de su muerte. Beppino se había tomado unas horas de descanso después de tantas tensiones y fue en esas horas cuando Eluana dijo adiós.

“No tienen porque preocuparse por mí. Quiero estar solo. No quiero hablar con nadie. Lo único que pido es respeto, que me dejen”, afirmó el padre de Eluana a los medios italianos.

Su padre recuerda las palabras de Eluana antes de entrar en coma: “La muerte es parte de la vida”, y vuelve a llorar. Es su abogado, Vittorio Angiolini, quien tiene que hacer una declaración oficial. Beppino no puede “Que le dejen. No le han dejado nunca tranquilo. Por favor, que en estos terribles momentos le dejen en paz”.

La muerte de Eluana llegó de repente. Desde que se le retirara la alimentación los médicos esperaban su fallecimiento para dentro de dos semanas. Sin embargo, la muerte le sobrevino ayer tarde debido a “una crisis” que acabó con su vida “de improviso”, explicó el neurólogo que sigue el caso de Eluana desde hace años, Carlo Alberto Defanti.

El fiscal de Udine, Antonio Biancardi, ha solicitado los informes médicos y el certificado de defunción. “Mañana (por hoy) se decidirá si de una autopsia”. Aún así, todo parece bajo control. Desde que Eluana fuera trasladada a la clínica dos consultores de la Fiscalía de Udine han seguido todos los días el protocolo médico, junto al equipo dirigido por el doctor Amato De Monte.

En el debate parlamentario, el presidente de la Cámara Alta, Renato Schifani, recibió la información y todos los senadores se pusieron en pie y guardaron un minuto de silencio. Lo mismo ocurrió en el Congreso.

“Este es un momento de reflexión en el que todos, comenzando por los políticos, deben reflexionar sobre el derecho de la vida y la muerte”.

Reproches entre políticos

En un tono menos conciliador se pronunció el vicepresidente del grupo conservador en el Senado, Caetano Quagriello, quien denunció que la joven “no ha muerto, sino que ha sido asesinada”. Desde el Partido Demócrata, Ana Finnochiaro le acusó de seguir haciendo “el enésimo acto de carroña política sobre la muerte de Eluana”.

Por su parte, el primer ministro, Silvio Berlusconi, expresó su profundo pesar por el fallecimiento y dijo lamentar que la acción del Gobierno no haya sido suficiente para evitarlo.

También opinó sobre el ‘caso Eluana’ el cardenal Javier Lozano Barragán, ministro de Sanidad del Vaticano, quien pidió que Dios “la acoja en su seno y perdone a quien se le ha llevado de este mundo”.

Muerte rápida

La desconexión gradual de las sondas que alimentaban e hidrataban a Eluana Englaro inició el pasado viernes, desde ese momento los médicos de la asociación «Por Eluana» que firmaron el protocolo hacia su muerte, inyectaron a la joven fármacos para evitar espasmos y reacciones involuntarias del cuerpo.

Nadie pensaba que la joven italiana que llevaba diecisiete años en estado de coma vegetativo moriría tan rápido, de hecho las previsiones dadas por los expertos dilataban en dos semanas el tiempo necesario para morir, por este motivo ayer llegaron las primeras dudas sobre el respeto de los tiempos establecidos en el protocolo.

Eluana será enterrada ahora en el cementerio de Paluzza, donde está el resto de su familia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: