Contradicciones (Parte 8): Catolicismo

2 Feb

Contradicciones (Parte 8): Catolicismo

27-01-2007

“Esta es la única Iglesia de Cristo, de la que confesamos en el Credo que es una, santa, católica y apostólica” (LG 8). Estos cuatro atributos, inseparablemente unidos entre sí (cf DS 2888), indican rasgos esenciales de la Iglesia y de su misión. La Iglesia no los tiene por ella misma; es Cristo, quien, por el Espíritu Santo, da a la Iglesia el ser una, santa, católica y apostólica, y Él es también quien la llama a ejercitar cada una de estas cualidades” Catecismo de la Iglesia Católica 811

Inicio con este párrafo, que se encuentra en el Catecismo de la Iglesia Católica, porque quiero continuar con lo que he venido desarrollando en esta serie llamada Contradicciones. Dios, desde que estableció, a través de Moisés, su palabra como el testimonio más grande de su Divinidad, la ha protegido y lo ha hecho saber a la humanidad.

“No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno” Deuteronimio 4: 2

Todo lo que Dios ha hecho es perpetuo. Nada de lo que Él ha hecho, ni la cosa más pequeña, podrá ser alterada, y esto incluye, por supuesto, el legado de sus promesas para la humanidad: La Biblia.

“He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.” Eclesiástes 3: 14

Y porqué digo ésto? Como hablabamos en las entradas previas, el hombre ha tendido a escribir sus propias interpretaciones de la palabra de Dios, a través de la historia. Y no sólo eso, sino que ha puesto estas interpretaciones, por encima de la Biblia. Debemos tener mucho cuidado, pues Dios nos deja muy claro, lo que le ocurrirá a aquel que altere su palabra:

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.” Apocalipsis 22: 18

Y muchos pueden decir que el profeta Juan, quiso decir: “aquellos que quieran alterar las palabras de su libro Revelaciones ó Apocalipsis”. En toda la Biblia Dios nos hace ver que nadie podrá alterar las palabras de la Biblia sin ser castigado. Por lo tanto, Juan, quien escribe lo que Jesús le dijo, se refería exactamente a la Biblia completa. Y cambiar la palabra de Dios, significa alterar, su contenido ya sea, alterando palabras u oraciones, así como alterando su interpretación. Porqué? Sencillamente porque si el hombre, teniendo una mente finita, limitada, y débil (como veremos más adelante), hará caer a muchos fieles interpretando la Biblia y dándole un contexto que no se encuentra en la Biblia.Si vemos el catecismo de la Iglesia Católica, es un texto escrito por hombres, en donde Dios no tuvo nada que ver. Y esto lo digo, porque estos textos católicos están tan llenos de contradicciones con respecto a la Biblia, que Dios no pudo haber tomado parte en ellos. Recordemos que cuando leemos algún pasaje de la Biblia y pensamos que hay contradicciones, el único que está equivocado es uno, pues Dios inspiró la Biblia, y Dios es perfecto y santo y NO se equivoca. Jesús NUNCA dijo que vino a la tierra a crear una religión. Nunca se dice en la Biblia que solamente los católicos serán salvos. Cristo vino a la tierra a salvar a toda la raza humana, pues todos somos pecadores y por lo tanto no hay uno sólo de nosotros que por sí sólo pueda ser salvo, sino es por el sacrificio más grande y santo: la Muerte de Cristo en la cruz, cargando con Él todos los pecados de la humanidad.

Cristo murió para que su iglesia; la iglesia de Cristo; sus seguidores, todos los cristianos, fueran salvos através de Él, no a través de una doctrina. La religión NO nos puede salvar, pues las religiones fueron hechas por hombres, para poner al hombre primero, antes que a Dios. No debemos seguir religiones, y mucho menos hombres, pues TODOS somos pecadores. Debemos seguir a Cristo, quien es Dios.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8

Pero si seguimos leyendo los catecismos y concilios hechos por hombres, vemos como fue interpretado uno de los pasajes más claros en la Biblia y como se quiso interpretar hace cientos de años por hombres sedientos de poder:

“Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca, edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.” Mateo 16: 16-20″apokriqeiV de o ihsouV eipen autw, makarioV ei, simwn bariwna, oti sarx kai aima ouk apekaluyen soi all o pathr mou o en toiV ouranoiV. kagw de soi legw oti su ei petroV (refiriéndose a Pedro), kai (significa “mas, pero”) epi tauth th petra (refiriéndose a Jesús) oikodomhsw mou thn ekklhsian, kai pulai adou ou katiscusousin authV.” Versión griega de Mateo 16: 17-18

Y veamos lo que interpreta el Vaticano:

“El Señor hizo de Simón, al que dio el nombre de Pedro, y solamente de él, la piedra de su Iglesia. Le entregó las llaves de ella (cf. Mt 16, 18-19); lo instituyó pastor de todo el rebaño. Está claro que también el Colegio de los Apóstoles, unido a su Cabeza, recibió la función de atar y desatar dada a Pedro (LG 22). Este oficio pastoral de Pedro y de los demás apóstoles pertenece a los cimientos de la Iglesia. Se continúa por los obispos bajo el primado del Papa” Catecismo de la Iglesia Católica

Quién es la roca? Si han seguido el blog, este tema fue abarcado en una entrada previa, pero cubriremos de nuevo el tema, pues debe quedar muy claro. La única roca de la que habla la Biblia es Dios. Él es la roca a la cual debemos sujetarnos. Nuestra vida debe estar fundada en Cristo, de no ser así, entonces iremos a nuestra ruina. En el antiguo testamento, el rey David, nos deja claro quien es la roca:

“Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová? 
¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?” 2 Samuel 22: 32″Dijo: Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador” 2 Samuel 22: 2

“El es la Roca, cuya obra es perfecta, 
Porque todos sus caminos son rectitud; 
Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; 
Es justo y recto.” Deuteronomio 32: 4

“y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” 1 Corintios 10:4

“Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” Hechos 4: 11-12

Si Dios, en la Biblia entera nos está diciendo que Él es la roca; cómo en un pasaje Dios se va a contradecir y va a decirle a Pedro, a un hombre, que él es la roca sobre la que se edificará la Iglesia? No piensan que creer eso es hacer a Dios un mentiroso? Dios ES santo y perfecto y no se contradice, y mucho menos miente. La roca de la que hablaba Jesús en el pasaje con Pedro; esa roca es Cristo. No fue Él quién vino a la tierra a fundar Su Iglesia? Jamás le dijo a Pedro que a través de Pedro fundaría su iglesia. Si así hubiera ocurrido, no habría iglesia en estos momentos, pues Pedro fue un hombre, o sea, un pecador. Sólo Dios pudo fundar y sostener su iglesia, y Jesús es Dios. Por ello, si leemos bien la Biblia, podemos entender claramente que la única roca, de quién se refería Jesús era Él mismo.Jesús le dice a Pedro, al igual que le dijo a todos sus apóstoles, que predicaran su palabra, y que la llevaran sin cambios a todas las naciones, para que a tarvés de esa palabra, que es vida, pues la palabra es Jesús, pudieran ser salvas todas esas naciones (Mateo 28:19-20).

Ahora, veamos otra de las contradicciones, que es enseñada por hombres faltos de verdad:

“El Papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, “es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles (LG 23). El Pontífice Romano, en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera libertad(LG 22; cf. CD 2). El Romano Pontífice, Cabeza del Colegio episcopal, goza de esta infalibilidad en virtud de su ministerio cuando, como Pastor y Maestro supremo de todos los fieles que confirma en la fe a sus hermanos, proclama por un acto definitivo la doctrina en cuestiones de fe y moral… La infalibilidad prometida a la Iglesia reside también en el Cuerpo episcopal cuando ejerce el magisterio supremo con el sucesor de Pedro”, sobre todo en un Concilio ecuménico (LG 25; cf. Vaticano I: DS 3074). Cuando la Iglesia propone por medio de su Magisterio supremo que algo se debe aceptar “como revelado por Dios para ser creído” (DV 10) y como enseñanza de Cristo, “hay que aceptar sus definiciones con la obediencia de la fe” (LG 25). Esta infalibilidad abarca todo el depósito de la Revelación divina (cf. LG25).” Catecismo de la Iglesia Católica

Por lo tanto, si aceptamos lo que dice la Biblia, eso es, que Jesús no dejó a ningún hombre a cargo de su Iglesia, entonces, vemos la contradicción en lo que leímos anteriormente. Y concentrémonos en las dos palabras marcadas en rojo. Estos hombres han escrito algo que Dios jamás nos permitiría pensar. Vicario significa: “sustituto” ó “en lugar de“, por lo tanto estos hombres están enseñando que el papa es el sustituto de Cristo en la tierra. No ven la blasfemia? No ven la intención de estos hombres? Quieren enseñarle a la humanidad que Jesús puso a su Iglesia en las manos de un hombre. Como hablabamos en entradas previas, hemos aprendido que uno de los pecados que Dios más aborrece es el orgullo humano. Ponernos a pensar que un hombre podría sustituir a Jesús es una blasfemia. Como Dios nos lo hace saber, todos somos polvo, y todos somos pecadores:

“Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” Génesis 3: 19″Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:21-23

Al leer la Biblia nos damos cuenta que no hay ni habrá ningún hombre que no sea un pecador. TODOS somos pecadores. No fue por eso que Dios envió a su Hijo a morir a la tierra? No fue por eso que Dios se hizo hombre, para que pudieramos ser salvos a través de Cristo? Ningún hombre pudo, puede ni podrá hacerse cargo de la Iglesia de Cristo. Eso no es lo que enseña la Biblia. Y esa es la verdadera palabra de Dios. Aquel que quiera saber la verdad, nada más tiene que leerla. Cristo es quién sostiene a su Iglesia. Nunca hubo necesidad de dejar un sustituto, pues Cristo prometió justo antes de resucitar, que estaría con nosotros hasta el fin del mundo (Mateo 28: 20).Y si hablamos de la infabilidad del papa, podemos ver otra mentira. Ningún hombre es infalible. TODOS pecamos y TODOS fallamos; sencillamente porque es nuestra naturaleza. Sin Cristo somos débiles, caemos y si no le buscamos, nuestra vida irá directo a la ruina. Ahora, pregúntense porque un hombre o grupo de hombres querría mentir diciendo que su líder es infalible, y que todo lo que diga respecto a Dios es la verdad? Si lo que dicen no está en la Biblia, entonces debemos comprender que nos mienten, y que nos están llenando de falsas doctrinas y falsas enseñanzas. Es mi pensar, que el único fin de esto es el deseo de poder, pues ésta declaración se escribió hace cientos de años, cuando los líderes de la Iglesia Católica en busca de poder, engañaban a hombres y reinos.

La única manera de tener poder, era hacerle creer a la humanidad que lo que el papa decía era infalible y no podía ser debatido. La humanidad en ese momento no podía contradecir al papa, sencillamente porque en esos tiempos la lectura de la Biblia era prohibido, y cualquiera que fuera encontrado leyendola, era condenado a muerte, por la misma iglesia católica. No es esta otra razón para quitarle la verdad a los hombres sedientos del agua de vida eterna?

Cómo fue que lograron infiltrar cientos de mentiras y blasfemias, sino negándole al hombre leer la Biblia? Aún hoy en día lo vemos, cuando el papa desea reinstaurar lasmisas en latín. A que vamos nosotros a las congregaciones, sino a escuchar la palabra de Dios? Queremos aprender de ella, no queremos que se nos oculte lo que Dios nos está diciendo enla Biblia, no queremos interpretaciones de hombres, sino la VERDAD. La Biblia no es un libro para interpretar, es la verdad, y lo que dice es exactamente lo que ES. La Biblia y las enseñanzas que ahí se encuentran NO son específicas a un momento de la historia humana, sino, es una enseñanza perpétua para la humanidad.
Podemos seguir discutiendo muchas más contradicciones, pero me quiero concentrar en dos más. En éxodo 20, Dios le da a la humanidad las leyes que debemos seguir.

“Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen” Exodo 20: 1-5

Muy claramente Dios nos está prohibiendo hacer imágenes de cualquier cosa que esté en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra. Porqué? Sencillamente porque Dios es el único Dios, no hay nada semejante a Él; y es un Dios celoso. Cualquier imágen que hagamos es un ídolo y Jehová nos prohibe rendirle culto e inclinarnos ante ellas. A través de la historia, la humanidad ha rendido culto a muchos ídolos, inclusive el mismo pueblo de Israel, y siempre se ha visto la mano de Dios castigando a aquellos que así lo han hecho.Debe quedarnos claro que dice: semejanza de nada que esté en los cielos, ni en la tierra, ni debajo de ella. Dios siempre supo que la humanidad iba a rendirle culto a seres que están en el cielo, como María, y a santos como Pablo, Pedro, etc. Y Dios nos dice que NO debemos inclinarnos ni adorarlas, pues SOLO HAY UN DIOS. Veamos lo que se dice en los catecismos:

“Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los Señores y vencedor del pecado y de la muerte” (LG 59; cf. la proclamación del dogma de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María por el Papa Pío XII en 1950: DS 3903). La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos: En tu parto has conservado la virginidad, en tu dormición no has abandonado el mundo, oh Madre de Dios: tú te has reunido con la fuente de la Vida, tú que concebiste al Dios vivo y que, con tus oraciones, librarás nuestras almas de la muerte (Liturgia bizantina, Tropario de la fiesta de la Dormición) Después de haber hablado del papel de la Virgen María en el Misterio de Cristo y del Espíritu, conviene considerar ahora su lugar en el Misterio de la Iglesia. “Se la reconoce y se la venera como verdadera Madre de Dios y del Redentor… más aún, es verdaderamente la madre de los miembros (de Cristo) porque colaboró con su amor a que nacieran en la Iglesia los creyentes, miembros de aquella cabeza’(S. Agustín, virg. 6)” (LG 53). “…María, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia” (Pablo VI discurso 21 de noviembre 1964)

“Todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1, 48): “La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano” (MC 56). La Santísima Virgen “es honrada con razón por la Iglesia con un culto especial. Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos, se venera a la Santísima Virgen con el título de `Madre de Dios’, bajo cuya protección se acogen los fieles suplicantes en todos sus peligros y necesidades… Este culto… aunque del todo singular, es esencialmente diferente del culto de adoración que se da al Verbo encarnado, lo mismo que al Padre y al Espíritu Santo, pero lo favorece muy poderosamente” (LG 66); encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios (cf. SC 103) y en la oración mariana, como el Santo Rosario, “síntesis de todo el Evangelio” (cf. Pablo VI, MC 42)” Catecismo de la Iglesia Católica

La definición de venerar es: idolatrar, reverenciar ó adorar. Venerar a María o a cualquier muerto (Pablo, Pedro, etc) es pecado. Dios nunca ha dejado especio para dudas, sólo debemos confiar en lo que nos ha dicho. Pedirle a María, o a cualquier otro ser que se encuentre en el cielo, es blasfemar el camino de la verdad, pues Jesús nos lo ha dicho muy claro:

“Jesús dijo: Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí” Juan 14: 6

María fue escogida por Dios, para que se cumpliera la promesa de Dios con la humanidad, eso es, traer al mundo al Salvador; al Redentor, al Señor que nos reconciliaría con Él. Y María fue escogida por su fé en Dios; por el amor que Dios le tenía, pero Dios no la escogió para que la veneráramos. La Iglesia Católica la llama la madre de Dios, la Reina del universo. Esto es una gran blasfemia, pues no hay más Rey que Dios mismo. Dios no tiene madre, pues Él ES, o sea, siempre ha sido, es y será por todos los siglos. Cuando dicen reina del universo, suena exactamente como a la diosa romana Diana, a quien los romanos adoraban como la reina de los cielos, y que ahora es culto de muchas sectas satánicas.La verdad es que María fue un instrumento de Dios, así como lo fue Moisés, David, Salomón, Isaías, Daniel, Pablo, Pedro, Judas Iscariote, Juan, etc. Todas esas personas, fueron el medio que utilizó Dios para que se cumpliera su palabra. Sus vidas no fueron para que les veneráramos, sino para aprender lo que Dios hizo a través de ellos. Y sino, veamos cuando uno de los apóstoles interrumpe a Jesús mientras hablaba con un grupo de gente. Este apóstol le dice que su madre y sus hermanos están afuera y quieren hablar con Él. Jesús responde lo siguiente:

“Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.” Mateo 12: 48-50

Jesús nos enseña que Dios no tiene una madre, ni unos pocos hermanos, sino que todo aquel que creyere en Él será considerado como su familia. Es claro en la Biblia que NO debemos quitarle el puesto a Cristo, poniéndo a hombres como “vicarios”, ó a hombres y mujeres que han muerto en la causa de Dios.El último punto que quiero tocar es acerca del llamado purgatorio. Esto es un tema controvertido para muchas personas, pero es muy claro en la Biblia. Dios nos dice en su palabra, que existe el cielo y el infierno. No dice que existe un lugar en donde debamos estar para completar nuestra purificación. No fue el sacrificio de Cristo suficiente para que fueramos purificados todos y cada uno de nsotros? Si Dios mismo se hizo hombre y murió por nosotros, para que cada uno tuviera vida eterna en Él, para que sería necesario un lugar para mayor purificación? Pues la verdad es que no existe tal purgatorio, pues fue Dios el que nos purificó y por lo tanto no existe mayor purificación.

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” Hebreos 1: 1-3

La única verdad es que desde que Cristo murió, salió al mundo el espíritu del anticristo, y lo único que busca es negar lo que Jesús hizo por nosotros, ya sea, negando propiamente a Cristo, poniendo a otras cosas entre Dios y nosotros (ídolos) ó desviándonos de la verdad, que es al final la palabra de Dios. Y es la Biblia nuestra fuente de vida, pues es nuestro recordatorio de las promesas de Dios y de su ley.No olvidemos que debemos cuestionar lo que nos enseñan los hombres. No permitamos que nos quiten el privilegio de saber lo que Dios tiene para nosotros, prohibiéndonos leer la Biblia. Rindamos nuestras vidas a Jesús, pidamos perdón por nuestros pecados y aceptemos a Jesús como nuestro Salvador y nuestro Dios. Él nos bautizará con su Espíritu Santo para que veamos lo que nos quiere enseñar en la Biblia. 

Siguiendo La Verdad

En esta entrada les voy a mostrar y voy a discutir acerca de un artículo del periódico británico Times Online, de Octubre del 2005. La periodista Ruth Gledhill escribe sobre un anuncio que hacen los altos jerarcas de la Iglesia Católica, refiriéndose a la veracidad de la Biblia.

El documento, redactado por los líderes de esta religión, instruye a los fieles que algunos pasajes de la Biblia no tienen veracidad, y que por lo tanto los seguidores no deben esperar total exactitud de lo que se dice en el texto sagrado.En este documento, estos hombres relatan que la Biblia fue hecha en un contexto meramente humano, y que la validez de algunos pasajes, como la Creación, depende de su interpretación. Incluso llegan a decir que el libro de Revelaciones (Apocalipsis) es falso, y que los seguidores no deberían intentar descubrir detalles acerca del fin del mundo, cuantas personas serán salvas o condenadas (leer artículo completo). Pero veamos lo que nos dice Dios acerca de la Biblia:

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17

Es increíble!!! No me refiero a lo que dice la Iglesia Católica, sino a que cada día entendemos que la Biblia es la verdadera palabra de Dios, y que en ella se encuentra toda la verdad. Esto lo digo porque la Biblia nos habla de este tipo de herejías, las cuales irán en aumento a medida que se acerca la venida de Cristo.

”Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.” 1 Timoteo 4: 1-3

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.” 2 Pedro 2: 1-3

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.” 2 Timoteo 4: 3-4

Jesús nos enseñó acerca de estos tiempos, donde vendrán a nosotros hombres que intentarían hacer varias cosas:

1. Predicar otro evangelio del que nos fue dado.
2. Negar a Jesús como nuestro camino a la salvación.
3. Negar la manera en que podemos alcanzar nuestra salvación, ya sea, teniendo la necesidad de adorar otras cosas (ángeles, María, santos, etc), ó haciendo buenas obras para poder obtener la salvación.
4. Profesando a otro Jesús.

Que ha hecho la Iglesia Católica? Ha caído en varios errores. Pero sólo vamos a tocar algunos de ellos, para mantenernos en lo que se dice en el artículo del Times Online. La Iglesia Católica se ha proclamado la poseedora de la verdad de Dios, diciendo que sólo ellos (el papado) tienen el don para interpretar la Biblia. Además se han declarado ser los sustitutos de Cristo en la tierra; han hecho que millones de personas hayan sido engañadas y se hayan vuelto a adorar y pedirle a Dios a través de estos ídolos; han sostenido por cientos de años que la salvación se obtiene con buenas obras y con ellos han profesado otro evangelio.

Porqué digo ésto? Sencillamente porque la Biblia no enseña nada ni remotamente parecido. La Biblia ES la palabra de Dios, que fue escrita para nosotros por grandes seguidores de Cristo, utilizados por el Espíritu Santo, para exhortarnos y guiarnos acerca de nuestro camino hacia la salvación y santificación.

Toda la Biblia es verdad. La palabra de Dios NO debe ser interpretada, ya que es perpetua. Que significa esto? Significa que se mantiene siempre viva y aplicable al tiempo humano. O sea que a pesar de que fue escrita hace miles de años, aún hoy en día podemos aplicar sus enseñanzas. Por ejemplo, la Epístola a los Colosenses, escrita por la mano de Pablo, pero inspirada por Dios, fue escrita debido a que en Colosas, a pesar que eran seguidores de Cristo, se empezaron a infiltrar falsas enseñanzas acerca de Jesús y la salvación. Los pensadores griegos empezaron a engañar al pueblo en esta ciudad, diciendo que ellos eran poseedores de gnosis (conocimiento) e iniciaron a pregonar que Jesús no era Dios y que la salvación no podía ser tan sencilla como se estaba enseñando por los seguidores inmediatos de Cristo.

Se infiltró en esta Iglesia la idea del gnosticismo (búsqueda del conocimiento), con la cual se desarrolló la teoría de que Dios no podía haber creado la materia, pues la materia era fuente de pecado, por lo que entonces otras emanaciones debieron haber creado la materia y que Jesús era parte de estas emanaciones, así como los ángeles y los demonios. Por lo tanto el hombre debía rendir tributo a diferentes emanaciones y trabajar por su salvación.

Epafras, quién era un ministro de Cristo en Colosas, viaja hasta Roma, en donde se encontraba Pablo en una cárcel y le cuenta lo que está sucediendo en Colosas. Pablo entonces les escribe la carta, en donde les demuestra quién es Jesús (Colosenses 1: 15-20).

Qué vemos en esa historia? No es lo mismo que sucede hoy día? Claro que sí! Lo vemos en el movimiento de la Nueva Era (New Age), en donde claman que cada uno de nosotros es dios. También lo vemos en el Budismo, en el Induísmo, la Cientología, e inclusive lo podemos ver en el Protestantismo y en el Catolicismo, en donde a pesar de que creen en Cristo, enseñan otro evangelio, con ello blasfemando el verdadero camino de la verdad (2 Pedro 2: 2).

La Biblia habla la verdad. La Creación ocurrió justo como fue narrado en la Biblia. Dios es orden. Lo vemos en Génesis 1, cuando Él ordenó los cielos y la tierra. La ciencia nos dice que el caos surge del orden, pero se contradice en la Teoría del Big Bang, en donde dice que el universo surgió del caos (desorden).

La Biblia nos habla desde hace un poco mas de 3500 años, acerca de la tierra, y nos dice que es redonda ( Isaías 40:22, Job 22: 14); nos dice la manera en que viajan las corrientes de aire (viento) y que la lluvia viene con los vientos del norte (Eclesiástes 1: 6 y Proverbios 25:23).

Es decir todo lo que podemos leer en la Biblia ocurrió. Nada de lo que se encuentre en ella puede ser negado. La ciencia cada día comprueba las cosas que fueron escritas en la Biblia hace miles de años. Y ahora vienen hombres diciendo que la Biblia no tiene veracidad. Con ello confirman aún más la verdadera fuente de la palabra: Dios.

No es la misma Iglesia Católica la que desea ahora realizar las misas en latín? Porqué en esa lengua? La única respuesta que tengo es: apartar aún más a los fieles de esa religión de la fuente de la verdad. Con ello los seguidores no podrán entender que la Biblia es la verdad, y que la única manera de que podamos ser salvos es a través de Jesucristo, y no a través de obras, ya que no hay, ni el tiempo suficiente en nuestras vidas, ni cantidad suficiente de obras buenas que podamos hacer, para que por sí solos ppodamos ser salvos.

Debemos comprender que las obras no nos salvarán, sólo entregándo nuestras vidas a Jesús. Únicamente haciéndole nuestro rey; dueño de nuestras vidas, y así, sirviéndole. Muchos millones de personas serán condenadas por este tipo de doctrinas engañosas. Lo más importante es saber que en la Biblia, que es la palabra de Dios, se encuentra toda la sabiduría que necesitamos en nuestras vidas, eso es, como dice la introducción del libro de Proverbios, el temor de Dios.

En el momento en que permitimos que nos quiten la lectura de la Biblia, somos débiles y estamos exponiéndonos a ser engañados. Les insto a que lean las Biblia diariamente, no para agradarle a Dios, porque el amor de Dios es perfecto y nos ama justo como somos, pecadores, y por eso derrama su misericordia sobre nosotros y perdona nuestros pecados, a través de lo que hizo Cristo en la cruz. Debemos leer la Biblia, para estar más cerca de Dios. Debemos leer la Biblia porque amamos a nuestro Dios y queremos aprender más de Él y santificarnos diariamente. El día de la venida del Señor Jesús está cerca, por lo tanto no debemos perder más tiempo. No nos acerquemos a aquellos que blasfeman a Jesús. Amén.

Links:

Versión Griega del Nuevo Testamento

Fuente: sujetosalaroca.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: