big-tex-hospitibals por greenmannowar

El presidente saliente estadounidense aseguró que estaba preparado para dejar el mando en una semana, cuando cederá el lugar a Barack Obama, pero que no tenía ninguna intención de descansar en la playa, sobre todo desde que dejó “de beber”. Durante su última conferencia de prensa como presidente de Estados Unidos, Bush habló de su futuro y se refirió a sus problemas de alcoholismo. “Cuando salga de aquí, dejaré la escena política. Pienso que debe haber una sola persona a la vez bajo los proyectores. Ya tuve mi tiempo bajo los proyectores”, declaró. Al ser interrogado sobre si pensaba descansar luego de ocho años de presidencia, el mandatario contestó que no se jubilaría inmediatamente en su casa de Crawford en Texas (sur).

“No puedo imaginarme con un gran sombrero de paja y una camisa hawaïana sentado en una playa (…) sobre todo desde que dejé de beber”, dijo riendo. El año pasado, reconoció que la religión lo había ayudado a salir del alcoholismo y subrayó que bebía alcohol desde hace 21 años. El presidente saliente de 62 años nunca escondió su dependencia alcohólica pasada pero habla de ello muy raramente. Durante esta larga conferencia de prensa, Bush habló de lo difícil que era dejar las funciones presidenciales, con obligaciones cotidianas que formaban “parte integral de (su) vida durante ocho años”, incluso durante las vacaciones.

“No se escapa nunca la presidencia, nos sigue a todos lados donde vayamos. Y no hay un solo momento en que no se piense que se es presidente, salvo que se pedalee lo más rápidamente una bicicleta todoterreno…” dijo. Hasta el momento, sus planes para el 21 de enero, el día siguiente a la investidura de Barack Obama, son levantarse y “hacerle un café a Laura”,su esposa.