En su última conferencia, Bush pidió a su partido ser más compasivo con los inmigrantes

13 Ene

En su última conferencia, Bush pidió a su partido ser más compasivo con los inmigrantes

14:33

El 20 le entregará el poder a Barack Obama. También reconoció errores en la guerra en Irak y en la respuesta al huracán “Katrina”.

BYE BYE. El mandatario se despidió de los periodistas en su última conferencia de prensa. (EFE)

 

Podría decirse que fueron sus últimas palabras como presidente de EE.UU. George W. Bush dio la última conferencia de prensa de su mandato. Y en ella pidió a su partido que sea más “compasivo” con los inmigrantes y tenga una “mentalidad abierta” con quienes llegan a su país en busca de un futuro mejor.

Bush intenta así revertir la idea de que “a los republicanos no les gustan los inmigrantes“. “Este partido resurgirá, pero el mensaje del partido tiene que ser que incluya distintos puntos de vista”, dijo Bush en su último contacto oficial con los periodistas. “Nuestro partido tiene que ser compasivo y tener una mentalidad abierta”, añadió.

En el encuentro, Bush hizo un repaso de sus logros y reconoció algunos de los errores cometidos por su Gobierno, como los relacionados con la guerra en Irak -las torturas en Abu Ghraib- y los fallos en la respuesta al huracán “Katrina” en el suroeste del país.

El mandatario estadounidense pidió a los republicanos que resistan el aislamiento a raíz de su derrota en los comicios del pasado 4 de noviembre, y puso como ejemplo el debate sobre la reforma migratoria.

“Obviamente es un asunto altamente polémico. Y el problema con el resultado de la ronda inicial del debate fue que alguna gente dijo: bueno, a los republicanos no les gustan los inmigrantes”, señaló el mandatario.

Agregó que, si esa es la imagen que persiste de los republicanos, “probablemente otra persona esté diciendo allá afuera que si no les gustan los inmigrantes, entonces probablemente no les guste yo tampoco”.

El presidente de EE.UU. aprovechó la ocasión para advertirle a su sucesor, Barack Obama, que la mayor amenaza a la que se enfrenta es el terrorismo y un posible nuevo ataque en su propio país.

“Hay un enemigo ahí fuera que quiere hacer daño a Estados Unidos y a los estadounidenses”, aseguró antes de dejar el mando la semana que viene. Además, Bush advirtió que “Corea del Norte es todavía un problema” y que “Irán es aún peligroso”.

Bush ofreció una última mano a Obama al decir que si el presidente electo se lo pide, él está dispuesto a solicitarle al Congreso más dinero para el rescate financiero.

El Tesoro ha usado la primera mitad del fondo de 700.000 millones de dólares para comprar acciones en los bancos y así proporcionarles capital fresco. Y también ha extendido préstamos a las automotrices Chrysler y General Motors. “La mejor manera de hacerlo es convencer a suficientes miembros del Congreso” para que aprueben el desembolso de los 350.000 millones de dólares restantes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: