Dios sabe.

13 Dic

Dios sabe.

11 de diciembre

“Dios sabe quien es mentiroso, Él ve la maldad, ¿o crees que no se da cuenta?” Job 11:11 (NVI)

Job es un hombre que siempre me sorprendió muchísimo. En el peor momento de su vida, vienen a visitarlo unos amigos para consolarlo.
Job era un hombre rico, respetado, con una familia ideal, respetuoso de Dios, digno, estable, confiable. Era el ideal que toda persona desearía ser. Un hombre admirado por amigos y envidiado por enemigos. Y de la noche a la mañana, su vida se destroza sin aviso. Dios permite que el diablo ataque a Job con crudeza absoluta. Pierde todos sus bienes, le roban sus rebaños, sus 10 hijos mueren todos el mismo día, y enferma de una infección que le provocaba llagas pustulientas y repugnantes.

Job era en ese momento una lacra humana, no quedaba nada de aquel Job firme y decidido. Era un hombre con el corazón, el ánimo y el alma quebrada por las perdidas y el sufrimiento de una enfermedad que no sanaba. En este contexto tan angustiante, llegan sus supuestos amigos para consolarlo. Y después de estar un tiempo en silencio, respetando el dolor de este hombre, estos supuestos amigos comienzan a criticar a Job, acusándolo de haber pecado. En su razonamiento supuestamente religioso y fariseo, ellos sostenían que todos los males de Job eran consecuencia de sus pecados ocultos.

Resulta difícil de entender como se sentiría Job frente a estas acusaciones mentirosas. Sobre todos los males que tenía que soportar, frente a tantos golpes que la vida le estaba dando sin respiro, encima sus amigos lo tildaban de pecador y lo acusaban con saña.

Esta frase de Job es un grito desesperado, Dios sabe quien miente. Dios sabe todo. Frente a las injusticias de la vida, frente a las calumnias e injurias, Dios sabe. Tal vez no se haga justicia acá en la tierra, tal vez los mentirosos nunca pidan perdón, tal vez los injuriadores jamás se arrepientan, pero hay algo que no va a cambiar. Dios sabe muy bien quien es el mentiroso.

Tanto lo sabe que al final del libro, Job es recompensado por su fidelidad y entereza, pero esos hombres solo reciben castigo (que es condonado cuando Job ora por ellos). Dios hizo justicia con su siervo escogido y le devolvió la dignidad que tenía. Porque Dios sabe quien miente.

¿Creés que podés actuar impunemente porque Dios no se da cuenta de lo que está diciendo? Ojo

REFLEXIÓN – Dios sabe.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Visitá nuestro Sitio Web: http://www.devocionalpc.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: