EL DILUVIO UNIVERSAL – UN CASTIGO POR LA CORRUPCION DEL HOMBRE

27 Nov

EL DILUVIO UNIVERSAL – UN CASTIGO POR LA CORRUPCION DEL HOMBRE

Edwin Kako Vazquez

Edwin Kako Vazquez

“Los hombres se fueron multiplicando y cada día fueron peores, Dios mandó un terrible castigo, del cual escaparon sólo los que le fueron fieles”

Antes de comenzar este relato te quiero preguntar, ¿Tu lámpara contiene aceite genuino y suficiente para esperar en el Señor? ¿Estás preparado para la segunda venida del Señor o te quedaras deambulando en esa vida llena de maldad?, pena, sufrimiento, violencia y corrupción. La sociedad humana se ha descompuesto y no se dan cuenta que el tiempo se acaba por que ya estamos viendo los vestigios de los últimos días como guerras, violencia, terremotos, huracanes, muertes, problemas familiares, etc etc. Ahora bien, te preguntarás entonces que puedes hacer, sencillo mi amigo, las cosas de este mundo son pasajeras y por lo tanto debes mantenerte firme en las cosas del Altísimo. El primer paso arrepentirte de tus pecados y aceptar el sacrificio de Jesús en la Cruz, de ahí en adelante serás criatura nueva y poco a poco descubrirás la voluntad de Dios en tu vida y al final tu graduación será la “Eternidad con el Padre”.

(Eclesiastés 3:11-15) “11: Todo lo hizo hermoso en su tiempo, y ha puesto la eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios dede el principio hasta el fin. 12: Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse y hacer bien en su vida.13: Y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. 14: He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo, sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá, y lo hace Dios, para que delante de El teman los hombres. 15: Aquello que fue, ya es, y lo que ha de ser, fue ya, Dios restaurará lo que pasó”

EL DILUVIO-LA PAGA DEL PECADO

Si retrocedemos en el tiempo veremos como la humanidad de aquel entonces se corrompió de tal manera que Dios mismo se encargó de arrojar sobre la tierra una inundación para que los destruyera. Debemos pues, en estos tiempos encaminarnos en las cosas de Dios para que nos de sabidiría y así entender sus promesas. No obstante, debes tener cuenta que el maligno trabaja día y noche tocando a tu puerta buscando desviar tus pensamientos positivos y convertirlos en mal.

Génesis (6:5-6).El hombre que disfrutó de libre albedrío para vivir dentro del bien o mal, elegió el camino que ofendió Dios. Te pregunto, ¿Que camino has elegido?, Dios al final del tiempo castigará a los hombres por sus pecados y maldades, e incluso a los pueblos con grandes catástrofes, valiéndose de los elementos naturales. Pero Dios en su misericordia te dice que vengas a El, porque es un Dios de oportunidades, así que todavía estas a tiempo para buscar tus bendiciones

NOE: EL ELEGIDO

Si no seguimos los estatutos y leyes de Dios, este descargará su ira descenderá sobre nosotros en cualquier momento, como el diluvio universal. Dios estaba triste y estaba cansado del pecado, veía el dolor que unos a otros se causaban, mentían y actuaban mal, de esta manera tomó la decisión final replicando: “Borraré de sobre la faz de la tierrra a los hombres que creé, a los animales, reptiles y aves del cielo, pues me pesa haberlos creado” . Uffffff, me imagino al Señor furioso, pero era menester hacerlo pues las cosas iban de mal en peor. Sin embargo, dentro de toda esta conmoción Dios elige a Noé, un hombre recto delante de El, que se mantuvo fuera de la corrupción de los demás hombres. Y el Señor le dijo: “Construye una nave de madera en forma de arca, por que voy a enviar un diluvio de agua sobre la tierra, para que perezca todo cuanto en ella tiene vida. En ella entrarás tu, con tus tres hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos por que tú eres el único justo que he encontrado en esta generación.

ANIMALES AL ARCA

Siguiendo las instrucciones de Dios, Noé tenía que introducir en la gran nave a siete parejas, machos y hembras de todos los animales y aves que la tradición israelita consideraba puros (que podían comerse) y una pareja de cada una de las especies impuras para que se conservaran sobre la tierra. Y sin hacer preguntas, Noé llenó el arca de comida para todos. Y dijo Dios -”Dentro de siete días haré que llueva sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches y borraré de ella a todos los seres que he creado”

EL GRAN DILUVIO

Al cabo de de siete días cayeron sobre la tierra las aguas del diluvio, era el año seiscientos de la vida de Noé , el día diecisiete del segundo mes, cuando se estalló la fuente de los océanos y se abrieron las compuertas del cielo y estuvo lloviendo por espacio de cuarenta días y cuarenta noches donde todo ser viviente menos los peces fallecieron. (Genésis 7:11-21)- “Irrumpieron todas las fuentes del gran abismo y se abrieron las esclusas del cielo, conforme transcurrió el tiempo las aguas siguieron creciendo y creciendo y levantaron el arca por encima de la tierra y llegaron a cubrir hasta los montes más altos que hay debajo del cielo, con excepción de los peces, todas las criaturas vivientes que estaban fuera del arca se ahogaron: aves, ganado, bestias, salvajes, reptiles terrestres y todo los seres humanos”

Al hacer una cirugía de este momento en especial, el pensamiento vaga más allá, contemplando esta escena de diferentes maneras. La podríamos observar como simples videntes testigos de una masacre creada por la desobediencia donde no se exaltarían las fibras ínfimas del sentimiento humano. En un segundo punto observaríamos la escena como el producto de unas reglas ya establecidas que fueron violadas no respetando la mano de una autoridad. Se llega entonces a la conclusión que el acto fue completamente merecido por que en todo momento la mentalidad de la humanidad no parpadeó arrepentimiento.

DESENLACE

Luego que llovió por espacio de cuarenta días y cuarentas noches un gran viento calmó las aguas. Todo comenzó a fluir de forma natural, se cerraron las fuentes del abismo y las esclusas del cielo. Poco a poco las aguas fueron llegando a su nivel y al cabo de 150 días el arca se detuvo en tierra firme sobre el famoso monte Ararat. (Genésis 8:7) Noé no sabía cuanto habían bajado las aguas y envió un cuervo, el cual salió y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra. 8:8- Envió también una paloma para ver si las aguas se había retirado de sobre la faz de la tierra. 8:9-Y no hallo la paloma donde asentarse, y volvió al arca por que las aguas estaban aún sobre la faz de la tierra, Entonces el extendió la mano y tomándola, la hizo entrar consigo al arca.

Una semana después Noé volvió a enviar una paloma, pero para sorpresa de él vino con una ramita de olivo en el pico. Luego envió otra paloma la cual no volvió, símbolo de que todo marchaba bien. Más adelante el hombre de Dios abrió la puerta del arca y sus ojos pudieron ver nuevamente la tranquilidad del mundo. Sin embargo, este relato no encaja solamente con la salvación del mundo sino que evoca también a la ley moral. El creador dijo: “Jamás volveré a castigar a los seres vivientes como lo he hecho, mientras dure la tierra, siembra, y cosecha, frío, calor, verano e invierno, día y noche no cesarán más.

De esta manera Dios ha usado otras circunstancias para acabar con la maldad, el que fuera culpable hombre o animal sería castigado individualmente por su pecado. El Señor fue bien determinante cuando le comenta a Noé y a su familia: “Y de la sangre de cada uno de vosotros yo pediré cuenta estrecha, la pediré a todos los animales y al hombre: De cada uno de sus semejantes, exigiré satisfacción por la vida del hombre”

Por hombre será derramada la sangre de quien derrame sangre de hombre, aquí el creador establece la importancia de cada vida humana dentro de los preceptos de su justicia: “Por que Dios hizo al hombre a su semejanza, así el que derrama sangre de su prójimo ataca a Dios. A pesar de la destrucción del mundo, nace en el Creador una nueva esperanza que se refleja en su pacto con Noé de no volver a destruir el mundo con otra inundación. Símbolo de este compromiso sería el arco iris, cuando en las nubes aparezca el arco iris, me acordaré de mi alianza con vosotros”

EDWIN “KAKO” VAZQUEZ
ESCRITOR E HISTORIADOR CRISTIANO

Anuncios

Una respuesta to “EL DILUVIO UNIVERSAL – UN CASTIGO POR LA CORRUPCION DEL HOMBRE”

  1. jairo 22 marzo 2009 a 3:53 PM #

    Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre. Pero como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre, pues como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre.”
    Jesucristo en Mateo 24:37-39

    “Sabed ante todo que en los últimos días vendrán burladores, andando según sus propias pasiones y diciendo: «¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación». Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.”
    2 Pedro 3:3-4

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: