Victim y Diferente: la llegada de la homosexualidad al cine europeo

15 Nov

Victim y Diferente: la llegada de la homosexualidad al cine europeo

Septiembre 9, 2008 | negrozumbon.wordpress.com

1961… Las sociedades occidentales comenzaban a romper sus tabúes en cuestiones de sexualidad. Y el cine no era más que un reflejo de una moralidad cambiante. La vigencia del Code Hays parecía caduca y películas como Some Like It Hot (1959) habían entrado voluntaria y explícitamente en los terrenos de la ambigüedad y la diversidad. La sentencia “Nadie es perfecto” que cierra el largometraje parece ratificar este contexto.

En paralelo a los cambios que experimentaba el cine hollywoodiense, las “nouvelles vagues” europeas se lanzaban sin complejos a explorar la privacidad más íntima de sus personajes, sus contradicciones e, incluso, sus perversiones inconfesables. Y, en este mismo año 1961, se rueda Victim de Basil Dearden en el Reino Unido, película que significa no sólo una salida del armario de uno de los actores ingleses más populares del momento, Dirk Bogarde, sino también un acto de militancia y reflexión sobre los abusos y extorsiones que la penalización de la homosexualidad en este país favorecía: chantaje, intimidación, soborno, entre otras. Se puede pues considerar que Victim puso su granito de arena en la formación de una opinión pública inglesa más tolerante hacia dicha orientación sexual, que se vio reflejada en los cambios legales de 1967 que, finalmente, supusieron la despenalización de la homosexualidad entre adultos mayores de 21 años y en el ámbito privado.

España, país de contradicciones, y el Franquismo, régimen de por sí paradójico, no se mantendrán ajenos -o, por lo menos, no completamente- a la transposición de la homosexualidad a la pantalla grande. Sin olvidar las connotaciones homoeróticas de películas militaristas como Harka (1941) de Carlos Arévalo o A mí la legión (1942) de Juan de Orduña, rodadas en la inmediata postguerra española y mientras tenía lugar la Segunda Guerra Mundial, 1961 es igualmente la fecha de rodaje de la primera película española que trata abiertamente la homosexualidad: Diferente de Luis María Delgado.
Consciente de la homofobia de un régimen franquista construido sobre la virilidad a ultranza y a sabiendas de que tan sólo dos años después del rodaje de Diferente éste redactaría el artículo 9 de las Normas de Censura de 1963 persiguiendo las “perversiones” en la gran pantalla, la posibilidad de rodar Diferente en España resulta sorprendente. España, a distancia y siempre a punto de perder el tren, ha participado de una manera posibilista y “sui generis” en las problemáticas sociales y culturales del mundo occidental. Aislada, sí, pero nunca del todo.
Diferente no es, en consecuencia, una película militante ni que presente la homosexualidad de una manera amable como pudieran ser Victim o Some Like It Hot, respectivamente. Pero el matiz es que, a pesar de representar la homosexualidad como propia de un espíritu torturado (primera escena ofrece un recorrido siniestro de la habitación del protagonista) y criminal (los excesos del protagonista causan indirectamente la muerte del padre en un accidente de coche), la persona del protagonista busca la simpatía del espectador presentándole como alguien creativo, soñador y con buenas intenciones que, invariablemente, por su estigma, tornan en desgracias, conflictos y muerte que alcanzan a sus seres más queridos. El homosexual es alguien maldito sin ser malvado, víctima él también de su homosexualidad.

Fuentes:

– Gubern, Román : “La censura : función política y ordenamiento jurídico bajo el franquismo : (1936-1975)”. Editorial Península. Barcelona, 1981.
– Mira, Alberto : « De Sodoma a Chueca. Una historia cultural de la homosexualidad en España en el siglo XX ». Editorial Egales. 2007.

A %d blogueros les gusta esto: