¡que nos importan las moscas!

15 Nov

¡que nos importan las moscas!

Pese a que este articulo pueda parecer un llamamiento mas al tema de la modificacion de la orientacion sexual, lo importante de este trabajo a mi juicio, ademas de ahondar en el conocimiento en general, es que contribuye a romper con los presupuestos que hemos heredado de la heteronormatividad, no solo la gente de a pie sino tambien los cientificos –que no por ser cientificos dejan de ser gente.

»

En primer lugar porque refuta una vez mas la presuncion de que la orientacion sexual es permanente, algo que las lesbianas empezamos a debatir hace ya mucho tiempo porque la experiencia de muchas lo demostraba y que, posteriormente, tanto las ciencias del comportamiento como la sexologia han probado y asumido.

Por otra parte –como bien dice Featherstone–, “el descubrimiento del GB proporciona una oportunidad para entender porqué los varones eligen emparejarse con las hembras”, y esto constituye otra ruptura con las presunciones acientificas de las que la orientacion sexual ha sido objeto tradicionalmente.

El lesbianismo, la homosexualidad y la bisexualidad no son las unicas orientaciones que requieren estudio y clarificacion, la heterosexualidad tambien.

Hace ya tiempo –y de hecho fue gracias a los estudios promovidos por la comunidad homosexual–, que se constato que si bien no se sabia como se decantaban las orientaciones sexuales distintas de la heterosexual, de esta, de la heterosexualidad, se ignoraba comparativamente mucho mas, de hecho todo. Analizando los trabajos cientificos anteriores se descubrio que se habian estado dando por buenas presunciones que tenian su origen en perspectivas historicas, ideologicas y culturales pero carecian de toda base cientifica. Fue entonces cuando se iniciarion los estudios sobre sexualidad tal como hoy los conocemos.

A %d blogueros les gusta esto: