Lo que dice el Times sobre los “emos”

13 Nov

Lo que dice el Times sobre los “emos”

MEDIA Por Alfredo Estrella / AFP / GETTY

Los tres adolescentes de pelo largo protegían sus cuerpos de los golpes y patadas que cientos de jóvenes les propinaban, mientras la paliza era grabada con las cámaras de los teléfonos celulares. “Maten a los emos”, gritaron los asaltantes que habían organizado, por Internet, reunirse en la ciudad de Querétaro para el ataque.

Después, la policía hizo algunas detenciones y las víctimas ensangrentadas se sentaron a llorar sobre las banquetas, a la espera del arribo de las ambulancias en tanto la multitud corrió por las calles riendo y cantando vítores.

La terrible escena, que fue transmitida en los noticieros televisivos, es parte de una nueva ola de violencia en contra de esta tribu urbana que ha surgido en México durante la última década. La subcultura emo probablemente existió desde que íbamos en la preparatoria, mucho antes de que ésta floreciera. Es el último movimiento de un proceso representado por los góticos en los años 80 y otros tipos de rockeros de los 90. Los muchachos han sido golpeados durante décadas.

Los emos son sólo una de las coloridas culturas juveniles en los Estados Unidos y Europa que han cruzado el Río Grande mientras la nación abre su economía y política a una nueva generación que crece con la Internet y la televisión por cable.

Punks, góticos, rockeros, rastas, breakdancers, skaters y metaleros están en las calles de México, adornando sus plazas y sus paredes con su pintura en las paredes. Pero mientras la mayoría de las tendencias se han reunido en un ambiente de aceptación, los emos han provocado una reacción violenta.

Así como hubo disturbios en Querétaro, una turba los atacó en el corazón de la ciudad de México este mes. Además, se quejan de que cada vez están siendo más amenazados y asaltados por pequeños grupos en la calle. “Es peligroso para nosotros salir ahora. Nos gritan, nos escupen, nos lanzan cosas. Hay tanto odio allá afuera”, dijo Santino Bautista, un estudiante de 16 años, sentado en una plaza de la ciudad de México junto con otros adolescentes en jeans negros, entallados y con oscuro maquillaje.

Los atacantes, catalogados como “antiemos”, pertenecen a otras tribus como los punks, cholos y metaleros, aunque muchos de ellos son simples adolescentes de la casa trabajadora. Se burlan de los emos por considerarlos “posers” (falsos), excesivamente sentimentales y porque les han robado sus géneros musicales.

Con raíces en Washington, D.C., en la década de los 80, las bandas emo tocan un estilo de rock que se inspira mucho en el punk y en el indie rock. Se centran en la exploración de sus emociones (de ahí su nombre) con una vivencia típica de la depresión adolescente.

Emo 02 La mayor parte de los atacantes agreden a los emos por su vestimenta afeminada, un estilo que provoca reacciones negativas en un macho mexicano. “En el centro de este tema está el asunto homofóbico. Los otros argumentos son solamente una ventana”, dijo Víctor Mendoza, un joven trabajador. “Esto no es un batalla entre la música y sus estilos. Es el lado conservador de la sociedad mexicana que lucha contra lo que es diferente”.

Los emos son un blanco fácil para los agresores. En su gran mayoría son adolescentes entre los 15 y los 16 años, de calse media, sin experiencia en los pleitos callejeros de los endurecidos barrios mexicanos. Por su naturaleza, los emos atraen a los seguidores que prefieren una indulgencia intelectual a los puños.

Durante la preparación de los ataques se haba cada vez más de manera agresiva en los foros en línea y los programas musicales de televisión. Los blogs son otro medio en el que se ha exarcebado la rabia contra ellos invitando a los usuarios a darle “muerte a los emos” y exhibiendo dibujos animados en donde son decapitados jóvenes con el pelo largo.

Antiemo En Internet se pide a los escritores “antiemos” que “recuperen” los espacios públicos como la Plaza de Armas, en Querétaro. Kristoff, un presentador de música popular de Telehit también ha lanzado críticas mordaces en contra de los emos. En una emisión, llena de maldiciones, Kristoff dijo que los emos eran un movimiento inútil de niñas púberes. Sin embargo, a raíz de la violencia colectiva, condenó a los atacantes por ser tan cobardes y dijo que su programa está destinado a la diversión únicamente.

Las noticias de cientos de atacantes golpeando a unos pocos adolescentes han conmocionado al público en general. Los comentaristas y algunas autoridades de la ciudad han llamado a la tolerancia comparando estos sucesos con la persecución nazi en contra de las minorías.

Telehit “El peligro es que el odio se ha ido colando más y más en la sociedad mexicana”, escribió Hugo García, columnista de Milenio. “No debemos olvidar que la violencia conduce a la intolerancia y al fascismo”.

Sin embargo, muchos de los agresores parecen impenitentes publicando en Internet los videos de los ataques y acompañándolos por mensajes de celebración. “Hey, emos, si están tan deprimidos, entonces mátense a sí mismos. Querétaro es mejor sin emos”. (Traducción AGGB)

http://contratiempo.wordpress.com/2008/04/05/lo-que-dice-el-times-sobre-los-emos/

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: