El poder de la imaginación – Primera parte

13 Nov

El poder de la imaginación – Primera parte

Ver El poder de la imaginación – Segunda parte

Mateo 14:28-30 (NIV).

Me atrevería a decir que la mayoría de nosotros podría caminar sobre una tabla de 3.5 metros de largo por .30 centímetros de ancho si estuviese en el suelo. Pero suspéndanla a 9 metros de altura entre dos edificios y de repente se convierte para la mayoría (incluyéndome a mí) en algo aterrador, en una tarea casi imposible.

¿Por qué?

Como Pedro, porque tenemos miedo de caer el miedo se come a nuestra fe. De repente nos vemos cayendo y lo que imaginamos que nos está pasando nos paraliza. En muchos si no es que en todos los casos, lo que imaginamos, vemos o visualizamos en nuestras mentes es la forma en la que hacemos que las cosas sucedan

En otras palabras, si se imaginan a sí mismos cayendo de la tabla, es muy seguro que así suceda. Pero si se ven a sí mismos caminando a través de ella y llegando seguros al otro lado, lo podrán hacer.Obivamente,si no los paraliza el temor.

Así es la vida. Si se ven a sí mismos como personas cariñosas y adorables, ustedes podrán a los demás y serán amados por ellos. Si se ven a sí mismos como personas confidentes y de éxito, actuarán de acuerdo a ello y tendrán éxito. Pero si por otra parte se ven a sí mismos como personas que no merecen amor, inseguras y fracasadas, actuaran de esa manera y se estarán preparando el camino para el fracaso. 

Por lo tanto una clave muy importante para el éxito en la vida es el visualizar exactamente el tipo de personas que desean ser, o sea tener vision concerta de nuestros objetivos en Dios y tener claro lo que Dios desea hacer con sus vidas, con la ayuda de Dios esto es posible.

Esto, s tener nuestors objetivos en la vida claros, saber que es loq ue deseamos, ser amduros en la fe y como personas. Es un método muy poderoso para ayudar a sobreponerse a los problemas, fortalece nuestrra voluntad aún para sanar pronto de las enfermedades, lograr metas, mejorar las relaciones y cambiar nuestras vidas.

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, cuando camine a través de los lugares difíciles en mi vida, por favor ayúdame a mantener la vista fija en ti, y a creer que tú sostendrás mi mano si llegara a caer. Gracias por escuchar y responder a mi oración. En el nombre de Jesucristo, Amén.” 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: