EEUU y Europa confían en Obama para superar la crisis económica

6 Nov

EE.UU y Europa confían en Obama para superar la crisis económica

INTERNACIONAL
Barack Obama sonríe al lado de su esposa Michelle, y su fórmula vicepresidencial, Joe Biden (d) y su esposa Jill durante las celebraciones en Chicago. (Foto: Efe)
El demócrata pasa a ser por mayoría abrumadora el primer presidente negro de la historia de Estados Unidos, tras vencer en los decisivos estados de Florida, Ohio, Pensilvania y California

Última actualización 05/11/2008 
En medio de una inusitada expectación mundial, los estadounidenses han aceptado el reto de cambio propuesto por el candidato demócrata a la Casa Blanca al otorgarle una clara victoria en las elecciones celebradas este histórico martes, 4 de noviembre, en Estados Unidos, lo que le convierte en el primer presidente negro de la historia de este país.
Poco ha podido hacer su rival republicano, John McCain, frente al entusiasmo generado por el mensaje de esperanza lanzado por el candidato demócrata durante su campaña, una de las más brillantes que se recuerdan.Miles de seguidores

“El cambio ha llegado a América”, ha recalcado Obama en su discurso ante miles de seguidores congregados en la gran fiesta organizada por los demócratas en el Grant Park de Chicago. El candidato afroamericano no sólo ha ganado las elecciones, sino que lo ha hecho por mayoría abrumadora, el primero que lo consigue desde las elecciones de 1996, cuando Bill Clinton derrotó a Bob Dole por 379 votos electorales frente a 159 de su rival.

A las 5 de la madrugada (hora española), las proyecciones de los resultados parciales ya daban la victoria al candidato demócrata al alcanzar los 270 votos electorales necesarios para conseguir la designación en el Colegio Electoral, el órgano que finalmente elige al presidente. A falta de resultados concluyentes en tres Estados (Misuri, Indiana y Carolina del Norte), Obama suma ya 349 votos electorales, frente a los 163 de su rival John McCain en unos comicios históricos para EEUU.

Muestra del exquisito control que la organización de Obama ha ejercido durante toda la campaña, el senador y presidente electo hizo acto de presencia en el estrado del Parque Grant a las 05:00 GMT en punto, poco después de que McCain reconociese ante el pueblo estadounidense su derrota.

Obama apareció en el escenario montado contra el fondo de los rascacielos de Chicago, arropado no sólo por su mujer y dos hijas o las decenas de miles de personas que cubrían el Parque Grant sino por la discreta presencia en el recuerdo de algunos de los presidentes más decisivos del país.

Roosevelt, Eisenhower, Madison, Jackson, Washington, Van Buren. Son los nombres de todas las calles que terminan en el Parque Grant y que recorrían decenas de miles de personas para hacer historia.

Tan pronto como Barack Obama empezó a hablar con su cadencia y aplomo característicos, el silencio dominó a la multitud preparada para escuchar las primeras palabras del futuro presidente del país.

Llama a la unidad
“Si todavía hay alguien que duda de que Estados Unidos es un lugar donde todo es posible, que sigue rumiando si los sueños de nuestros fundadores están vivos en estos tiempos, está noche es su respuesta”, dijo Obama.
“Es la respuesta relatada por colas que se alargaban alrededor de escuelas e iglesias en números que esta nación nunca ha visto, por gente que esperó tres y cuatro horas para votar, muchas por primera vez en su vida, porque creían que esta vez debería ser diferente, que su voz sería la diferencia”, añadió el demócrata.

Y cuando repitió su idea de que el país, Estados Unidos, no está dividido entre republicanos y demócratas sino que es una unidad llamada “los Estados Unidos de América”, la multitud rompió el respetuoso silencio que había acompañado las primeras frases del senador.

El discurso de Obama duró 16 minutos, suficientes para saciar el ansia de millones de seguidores y para iniciar la fiesta en que se ha convertido Chicago.
“Esta noche es nuestra noche. Esta noche es nuestra fiesta”, gritaba una joven seguidora del hasta ese momento candidato demócrata Obama agitando una bandera estadounidense mientras abandonaba el Parque Grant.

Sin embargo, el senador de origen afroamericano tendrá que esperar hasta el próximo 20 de enero cuando se produzca el relevo oficial en la Casa Blanca, tal y como marca el proceso del sistema electoral estadounidense.

Otra de las claves del triunfo de Obama ha estado en el apoyo conseguido en los grandes Estados del este del país, como Maine, Vermont, Massachusetts, Connecticut, Delaware, Maryland, New Hampshire, Nueva Jersey, Pensilvania y Nueva York, además del Distrito de Columbia, que acoge a la capital del país, Washington, y el Estado de Illinois, de donde es senador.

Una jornada histórica por el récord de participación
Una de las razones del resultado de estas elecciones hay que buscarla en la afluencia masiva de los ciudadanos a las urnas, movilizados ante el llamamiento de Obama de un deseo de cambio en la dirección del país, que han visto encarnado en el candidato demócrata. Desde las primeras horas de este martes, millones de estadounidenses formaron largas colas para ejercer su voto. El pistoletazo de salida en la mañana de este histórico 4 de noviembre.

Noticias Relacionadas

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: