Archivo | 6:49 PM

¿No envejeceremos nunca?

2 Nov

¿No envejeceremos nunca?

“por Noemí Carrizo

Alex Kuczynski, columnista de la sec­ción «Style» de The New York Times, sólo tenía 28 años cuando comenzó a investi­gar sobre la industria de la belleza. Fue entonces que se desató su compulsión por mejorar su aspecto. Se aplicó inyec­ciones de botox (polémico tratamiento en el que se inyecta toxina botulínica diluida en los músculos faciales para que el efecto paralizador suavice las arrugas) dos veces por año y se hizo liposucción en muslos y nalgas, además de una ope­ración de párpados. Cuando no pudo asistir al funeral de un amigo íntimo por estar convaleciente de una mala praxis por una inyección de colágeno en sus labios, tocó fondo. Kuczynski, diez años después, acaba de publicar un libro, Beauty Junkies (Adictos a la belleza), donde cuenta cómo se dejó llevar por la búsqueda costosa y dolorosa de la per­fección física.

Los norteamericanos gastan 15.000 millones de dólares por año en cirugías plásticas, cifra que duplica, por ejemplo, el producto bruto interno de Malawi y la inversión que hacen los Estados Unidos en los programas de lucha contra el HIV. La autora descubrió que, a pesar de que los implantes mamarios con gel de silico-nas son ilegales en ese país, se calcula que una tercera parte de todas las mamas artificiales “está en problemas”. Lo que no impidió que la cantidad de implantes aumentara el 147 por ciento en los últimos siete años, que las lipo-succiones subieran el 111 por ciento y que las. operaciones de abdomen ge incrementaran un 144 por ciento. Las aplicaciones de toxina botulínica crecie­ron casi el 2500 por ciento desde 1997. El doctor neoyorquino Mark Erlich, especialista en estética, afirma: “Uno puede deshacerse de las arrugas de la frente en menos tiempo de lo que lleva hacerse una manicura .

Esta vehemencia por detener el paso del tiempo se presenta en personas cada vez más jóvenes, y ya hay organismos ocupa­dos en alertar a los cirujanos plásticos sobre la inconveniencia de intervenir a adolescentes de 15 a 17 años que aún no han completado su desarrollo. En el país del norte están haciendo furor la umbili-coplastia (mejoramiento del ombligo), la vaginoplastia (reducción con láser de los labios vaginales), el agrandamiento de los pezones y el acortamiento de los dedos del pie para usar con comodidad los zapatos en punta.

La dismorfobia es la no aceptación crónica de la imagen corporal o facial.

El profesor Sander Gilman, de la Universidad de Chicago, sostiene: “Para el año 2020, nadie te preguntará si te hicis­te alguna cirugía plástica… se preguntarán por qué todavía no te hiciste ninguna”. La dismorfobia es la no aceptación cróni­ca de la imagen corporal o facial. El ciru­jano tiene una trascendencia importante en esta patología, más común de lo que se supone, y sumamente influida por los medios de comunicación, la imagen de los ídolos y los estereotipos. Produce conflictos legales a los profesionales, insatisfacción constante en el resultado de los tratamientos estéticos e incapaci­dad del paciente de relacionarse de manera normal con su entorno familiar o laboral. Un trabajo avalado por la Asociación Argentina de Clínica Estética recomienda el diagnóstico pre­coz de la dismorfobia desde la primera consulta de una persona interesada en producir cambios en su apariencia, y, de requerirse, derivar a la consulta psiquiá­trica.

Uno de cada cinco argentinos se propo­ne verse más rozagante, interesante y armonioso. Pero algunas estadísticas apuntan a un escalofriante 70 por cien­to de rostros mal operados. La misma Kuczynski aconseja desconfiar de los facultativos que operan “en serie”. José Juri, uno de los más conocidos cirujanos plásticos de la Argentina, ase­gura que un buen resultado quirúrgico es aquel que nadie percibe. Según él, “ios ojos trasuntan el espíritu, y la boca, el temperamento”. Por lo tanto, la cirugía plástica es la labor de un artista, un ins­pirado y profundo conocedor de las expresiones.

Surge en nuestra sociedad el llamado “cuerpo vidriera”, por aquello de que lo que no se exhibe, no se vende. Como consecuencia, el físico toma importancia como forma de ascenso social. La docto­ra Monsalve, especialista en Antropología Biológica, realizó una encuesta entre las jóvenes de la comuni­dad de Medellín (Colombia) acerca de cuáles eran sus mujeres ideales. Ganaron Paris Hilton y Britney Spears (en su momento de gloria), porque eran sinóni­mo de dinero, triunfo y bienestar. Ls¿ entrevistadas, consideraron, sin rodeos, que ser linda garantiza la felicidad.

Mónica Caben D’Anvers, con su_-años, no ha pasado por el quirófano:: peinado, sus ademanes, su voz y su esri lo permanecen intactos.  También s inteligencia. Es que hay gente que, au que envejezca, no pierde sus encama los abriga en el corazón.

Profesora en Letras, periodista y escritora

Anuncios

Manual de zonceras argentinas

2 Nov

Manual de zonceras argentinas

Por Martín Kanenguiser
Especial para lanacion.com

Sábado 1 de noviembre de 2008 | 11:18 (actualizado a las 11:57)

 

Aunque este Gobierno gasta buena parte de su tiempo en utilizar una retórica “nacional y popular”, da la sensación que más de un importante funcionario no ha leído a Arturo Jauretche y su mítico “Manual de Zonceras argentinas”.

Allí dice Jauretche: “…En cuanto el zonzo analiza la zoncera deja de ser zonzo […], para hacerlo sólo se requiere no ser zonzo por naturaleza […]; simplemente, estar solamente azonzado”.

De otro modo, no se explicaría la tremenda improvisación que guía sus “actos fundacionales” como la idea de estatizar la jubilación privada sin pensar que existe un juez federal en Nueva York que, por pedido de un grupo de bonistas enojados con más o menos razón por no cobrar la deuda que sigue en default, desde hace más de cinco años está esperando ansioso para poder embargar activos argentinos.

La improvisación oficial resulta todavía más curiosa cuando el propio gobierno de Néstor Kirchner fue bastante cuidadoso en sus primeros años para armar, a través de su primer equipo económico, la ingeniería legal para eludir los embargos del exterior cuando diseñó el canje de la deuda del 2005.

Claro está que en esa operación participaron funcionarios técnicos, políticos, banqueros y abogados, en lugar de decidir todo entre dos personas encerrados en un cuarto un fin de semana, como ahora.

En este contexto, suena ingenuo pensar que el gobierno le intentará explicar al juez Thomas Griesa, si logra pasar la nueva ley previsional por el Congreso, que los activos que ya se bloquearon preventivamente no serán utilizados para otro fin que para beneficiar a los futuros jubilados.

Ni a Griesa ni a “los fondos buitre” les interesa la supuesta “afectación específica” de esos fondos, ni deberían tomarla por cierta porque tampoco la aceptan los argentinos que desde hace dos semanas cambian cada peso que tienen por un dólar.

Ahí está el Banco Central hace más de dos años penando para demostrarle a este veterano juez que las reservas embargadas en Nueva York no son del Gobierno.

De esta manera, otro frente de batalla impensado se le abrió al Gobierno, que estaba tan concentrado en juntar votos en el Congreso para aprobar un proyecto que hasta hace un mes rechazaba (preguntar al respecto en el despacho del diputado nacional Claudio Lozano). Y deberá dejar la zoncera con la que se manejó hasta ahora para poder superar esta nueva contienda con éxito.

Notas relacionadas

Terapias efectivas para la ansiedad

2 Nov
En pediatría

Terapias efectivas para la ansiedad

Son la psicoterapia y los antidepresivos

Sábado 1 de noviembre de 2008 | LaNacion.com

 

CHICAGO (AP).- El uso de antidepresivos, acompañado de tres meses de psicoterapia, contribuyen en gran medida a la recuperación de niños y adolescentes con trastornos de ansiedad, el mal psiquiátrico más común en la niñez.

Eso es lo que reveló el estudio más amplio sobre el tema, financiado por el gobierno norteamericano. La investigación ofrece aliento a los padres preocupados por suministrarles a sus hijos fármacos psiquiátricos, ya que la psicoterapia por sí sola también obtuvo buenos resultados.

Es que si bien la combinación de sertralina con una terapia cognitivo-comportamental fue la que obtuvo mejores resultados, cada uno de estos métodos aplicados individualmente consiguieron grandes beneficios, según dijo el doctor John Walkup, que dirigió el estudio.

En muchos casos, casi desaparecen los síntomas en niños afectados, quienes previamente sufrían tanta ansiedad que no podían salir de sus casas, dormir solos ni entretenerse con amistades, señaló Walkup, psiquiatra del hospital Johns Hopkins.

Algunos niños sufren de temores o ansiedad ocasionales, mientras que a otros se les presentan los casos de ansiedad descontrolada, que les impide realizar sus actividades habituales. Los niños afectados pueden llegar a preocuparse tanto por lo que les pueda pasar a sus padres que reiteradamente se niegan a ir a la escuela, o los asustan tanto las tormentas eléctricas que les duele el estómago crónicamente, aun cuando no haya tormenta.

Hay otros casos de niños con ansiedad social, lo que los hace parecer tímidos, y se sienten tan inseguros que no hacen amigos ni participan en clase y tienen calificaciones malas, agregó. “Estos niños presentaban casos muy agudos cuando comenzó el estudio y muchos llegaron al final del estudio muy contentos”, comentó Walkup.

 

Lindsay Tanner

A quien le interesó esta nota además leyó:

01.11.2008 | 11:18 | Manual de zonceras argentinas
01.11.2008 | Los mayores de 60 años son cada vez más infieles
01.11.2008 | En el país, hoy es más tolerada
01.11.2008 | El fin de la arrogancia
01.11.2008 | Mató a una niña de 6 años un patrullero que corría una picada