Limpiando el camino

12 oct

Limpiando el camino

Jair Ramos

“¿Con qué limpiará el joven su camino. Con guardar tu palabra?” (Salmos 119:9).

Nosotros los jóvenes, siempre vivimos con incertidumbres acerca del camino a seguir. En lo terrenal y en lo espiritual, surgen muchas dudas y preguntas. Necesitamos tomar las decisiones correctas para que sea despejado nuestro camino.

El salmista hace una pregunta: ¿Con qué limpiará el joven su camino? La respuesta del Espíritu es: “Con guardar tu Palabra”. Gracias a Señor que tenemos esta respuesta, pero, ¿qué es guardar la Palabra?

La respuesta la encontramos en las palabras del Señor Jesucristo en Mateo 7:24-27. “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y nos las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina”.

Aquí vemos a dos individuos que están oyendo al Maestro. Los dos están oyendo el mismo mensaje. Ambos se empapan de la Palabra revelada, al igual que lo hicieron los discípulos que anduvieron con Jesús. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ellos? Que uno la puso por obra y el otro no. ¡Esa es la diferencia! El que practica la Palabra, edifica sobre la Roca; el que no la practica, edifica sobre la arena.

Muchas veces creemos que guardar la Palabra es atesorar los mensajes en nuestro corazón o en nuestro intelecto. Hoy se habla mucho del logos y del rhema. Logos es el conocimiento de la palabra, rhema es la palabra revelada. Pero existe algo más excelente que logos y rhema, es “la Palabra hecha vida”. Por lo tanto podemos afirmar que “guardar la palabra” es nada menos que “oír y hacer”.

Amado joven, tu camino se limpiará si guardas la palabra de Dios. Cuando tengas que escoger, frente a una tentación, o a una duda, cuando el camino no esté despejado, no serás tú quien tome la decisión, no serás tú quien venza la tentación. No serás tú sino la Palabra que está en ti, la Palabra que has guardado. Y, ¿sabes?, ¡la Palabra es Cristo!

Sólo así puede ser limpiado nuestro camino. No hay otra manera. Sólo Cristo puede limpiarlo. Porque cuando está oscuro, él alumbra. Cuando hay mentira, él es la verdad. Cuando hay duda, él es la fe. Cuando hay que escoger, él es el camino. Cuando hay muerte, él es la vida. Cuando hay pecados, él es el perdón. ¡Cristo es la Palabra! ¡Cristo es todo!

Por tanto, ¿con qué limpiará el joven su camino? Con oír a Cristo, con guardar a Cristo, con mostrar a Cristo.

http://www.aguasvivas.cl/revistas/23/bocetos.htm

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 672 seguidores

%d personas les gusta esto: