Para los expertos Grassi es homosexual, borderline y un narcisista patológico

23 Sep

SOCIEDAD

LAS PERICIAS DE LA PERICIA

Para los expertos Grassi es homosexual, borderline y un narcisista patológico

El presidente de la Academia de Medicina Legal y Ciencias Forenses de la República Argentina, Enio Linares; el perito psiquiatra Miguel Maldonado y la psicoanalista especialista en abuso infantil Elda Irungaray analizan la única evaluación psicológica y psiquiátrica que se le realizó al sacerdote en agosto de 2005. Los reconocidos especialistas opinan sobre la seriedad de los estudios, que han sido desacreditados por la defensa del cura. Explican cuáles son las conductas sexuales y las principales características de la personalidad del creador de la Fundación Felices los Niños.

Por P. Maldonado / l. Nieva

 

Bajo la lupa. El cura fue estudiado una única vez en 2005. A partir de esas pericias, que se incluyeron en la causa de Morón, se desprende que “teme no contener sus pensamientos eróticos”.

¿Cómo funciona la mente de Julio César Grassi? ¿Es posible comprobar que tiene el perfil de “delincuente sexual”, tal como aseguran los tres profesionales que lo estudiaron en El Calafate en agosto de 2005? (ver recuadro) PERFIL reunió a tres reconocidos especialistas: Enio Linares, licenciado en psicología y presidente de la Academia de Medicina Legal y Ciencias Forenses de la República Argentina; Miguel Maldonado, perito psiquiatra que trabajó en los casos del odontólogo Ricardo Barreda y la bailarina Liliana Tallarico, entre otros; y a la psicoanalista Elda Irungaray, especialista en abuso infantil y coordinadora del Area Asistencial de la Unidad de Violencia Familiar del Hospital Pedro de Elizalde para realizar una “pericia” de la pericia. Aquí los resultados.

Sus conductas sexuales. De los tres especialistas, Linares es el más tajante. Afirma que “el perfil de abusador está claro en la pericia. Grassi presenta un narcisismo patológico, fuente de todas las obsesiones, que tiene que ver con el ideal del yo y la sensación de que todos tienen que fijarse en él”. Y agrega que “es un homosexual reprimido, cubierto por las formas de la Iglesia”.

Maldonado considera que “si hay pulsión sexual es probable que sea homosexual. Si bien el informe remarca en un párrafo la heterosexualidad manifiesta del sacerdote, los testimonios y las acusaciones demostrarían todo lo contrario”.

Por su parte, Irungaray explica que, en líneas generales, “la clínica muestra que los ofensores sexuales suelen presentar una organización de personalidad límite cuyas características son la carencia de una identidad integrada, poca capacidad para una evaluación realista de los demás, mecanismos de defensa primitivos; entre ellos la escisión, la negación y la omnipotencia”.

La seriedad de los estudios. Para Linares, son incuestionables: “Se eligieron los test correctos, las pruebas fueron oportunas y acertadas. El defensor dice que los peritos oficiales no tuvieron en cuenta que el examinado era sacerdote, pero no considero que por su condición merezca un tratamiento especial”.

En cambio, Maldonado tiene una visión más crítica de los peritajes realizados en El Calafate. “Es un informe combinado entre psicólogos y psiquiatras, con un error en la metodología pero que no lo invalida”, comenta. El psiquiatra reconoce que es un elemento más que el tribunal podría aceptar “si el resto de las pruebas ratifican el planteo” de los peritos.

La personalidad del cura. “Grassi no presentaría una estructura psicótica. Por los mecanismos psicológicos que se describen es posible pensar en una organización límite de la personalidad o personalidad borderline”, explica Irungaray. Con respecto a sus vínculos con la realidad, la psicóloga asegura que “del informe pericial se infiere que presenta la capacidad para distinguir el mundo exterior y diferenciarlo en sus distintas cualidades; no obstante se podrían desprender alteraciones en la relación con la realidad y en los sentimientos de la realidad”.

Linares interpreta que el cura se maneja dentro de la realidad, pero como “muestra una neurosis obsesiva, lucha contra sus propias ideas, pero no las puede reprimir. No se arrepiente, no tiene culpa, por eso repite el error. Se ve que Grassi cree en la verdad de su falsedad”.

Maldonado coincide con Linares en destacar el narcisismo del cura: “Es un hombre con facetas narcisistas. No es un curita perdido; es una persona con conflictos y una gran exposición mediática.”

 

Lo que viene: la hora de las víctimas

El sacerdote Julio Cesar Grassi amagó con responder el duro informe elaborado por los peritos psiquiátricos de la provincia de Santa Cruz. No lo hizo. Y postergó para el martes su declaración ante el Tribunal Oral Nº1 de Morón. Un día antes, el cura escuchará la declaración del joven Gabriel, uno de los primeros en denunciar públicamente los supuestos vejámenes sufridos durante su estadía en la Fundación Felices Los Niños.

La sexta audiencia del juicio contra Julio Grassi, acusado de abuso deshonesto y corrupción de menores, arrancará el lunes con el relato de Gabriel que será interrogado por los fiscales Alejandro Varela y Carolina Rodríguez. Luego, será el turno de los abogados defensores supervisados por el penalista Jorge Sandro. Los letrados Daniel Cavo y Ricardo Malvecini cerrarán la jornada con las preguntas al testigo Gabriel.

La jornada del martes será casi exclusiva para Grassi. El cura pidió a los jueces una jornada completa para poder realizar un nuevo descargo. Hasta hora, la estrategia defensiva de Grassi se centró en un mismo argumento difícil de comprobar en sede judicial: una conspiración en su contra cuyos protagonistas directos e indirectos son periodistas, empresarios y la conductora televisiva Susana Gímenez. Pero Grassi todavía no logró responder acerca de los 17 episodios de presuntos abusos a los tres jóvenes.

Según el abogado Juan Pablo Gallego, del Comité Argentino de los Derechos del Niños, el juicio entró en la etapa clave. “Grassi ya no sabe qué hacer para modificar su situación procesal”, disparó.

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0297/articulo.php?art=10016&ed=0297

Anuncios

4 comentarios to “Para los expertos Grassi es homosexual, borderline y un narcisista patológico”

  1. Chango 26 septiembre 2008 a 12:21 PM #

    Hola:
    Visitando distintos foros y diarios digitales encontrè interesante la lectura de este comentario.
    Mis saludos màs cordiales. Chango

    Quienes construyeron la patraña contra el Padre Julio Grassi (y la Fundación Felices Los Niños) eligieron como denunciantes- entre miles- a finalmente hoy tres jóvenes manipulables. El último en declarar en el Juicio Oral (23/09/2008), llegado el caso, podría ser declarado inimputable de confirmarse cierta discapacidad cognitiva.

    Es conveniente señalar brevemente ciertas generalidades sobre pericias sicológicas y testimonios.

    La castidad en el Sacerdocio Católico es la continencia sexual consagrada como compromiso ante Dios, asumiendo mayores frenos inhibitorios.
    Las pericias, que relegan la importancia de la castidad en distintas religiones, pueden llegar a conclusiones erradas o ambiguas.

    Que una pericia (por separado de que esté mal o bien realizada) presente a un imputado poseyendo un perfil de abusador no significa que haya cometido o pueda cometer delito. Tal concepción ideológica nos llevaría a un derecho penal con encausados sancionados o absueltos por sus características sicológicas y no por la conducta observada o realizada.

    Respecto a las pericias para determinar la veracidad de la víctima al identificar al autor de abuso sexual y aun de violación; pueden ser relevantes en los casos de abuso y violación crónicos con secuelas físicas y de comportamiento evidentes. Son importantes para indicar veracidad de la víctima al identificar a su victimario como autor del delito evidente.

    Pero como en el abuso sexual, frecuentemente no hay testigos presenciales de un delito flagrante y no quedan secuelas físicas, es necesario establecer la credibilidad de la víctima. Esta circunstancia ha conducido lamentablemente a situaciones injustas en algunos casos para las victimas y en otros para los acusados.
    Es que afirmar la credibilidad de la víctima o supuesta víctima se transforma en un paso burocrático para poder desarrollar un juicio penal donde no hay terceros testigos ni secuelas físicas.
    Así también se encuentra que con métodos y argumentos similares los peritos de la acusación y los de la defensa ofrecen conclusiones opuestas.

    Aun así este tipo de pericias brinda conclusiones científicas cuando, por ejemplo, la extremadamente corta edad- de menores abusados sexualmente- unida a un medio familiar o entorno determinado, hacen imposible suponer una invención y dudar sobre la veracidad de la narración y descripción de hechos aberrantes.
    Pero, atención que esta certeza se pierde cuando las pericias son reiteradas y/o se realizan con demoras de meses cuando no de años. Estos casos lógicamente habilitan suponer que aunque menores, las supuestas víctimas adquieren en el tiempo que dure la investigación, una experiencia sobre las preguntas y las respuestas que desea recibir la acusación, lo que resta toda objetividad y valoración científica posible aun en los relatos más persistentes.
    Si bien como absolutamente ajeno al juicio oral contra el Padre Grassi, pero coincidiendo con que la sicología no es una ciencia exacta:
    no es científica la afirmación de que los niños no mientan en acusaciones sobre abusos sexuales. En todo el mundo hay profesionales de la siquiatría y sicología que aseveran que, también en temas escabrosos la fantasía es un elemento básico del pensamiento infantil.

    En distintos países se percibe que ante la ausencia de “otras” pruebas, se considera veraces a quienes han mantenido la incriminación de manera persistente y cuando la acusación ha presentado pericias que afirman su credibilidad.
    Puede sorprender que en este comentario, igualemos aparentemente conformes, conceptos sobre credibilidad que sugieren que no solamente la parte acusadora debe probar su veracidad.

    En los juicios por presuntos delitos sexuales, prudentemente la defensa no se limita a la presunción de inocencia y al criterio de duda razonable, y trata de presentar pruebas de inocencia. De hecho se encuentra en la obligación de controvertir la prueba que pretenden constituir el supuesto dominio- en su ciencia o arte- de los peritos de la acusación y los dichos (totalmente falsos en la acusación contra el sacerdote Julio Grassi) forzados como veraces. Prácticamente hay que demostrar la inocencia del acusado.

    Las pericias científicas pueden encontrar patrones de conducta que, por ejemplo, se identifiquen como derivados de un abuso, pero también pueden dar razón para dudar de la veracidad de quienes se presentan como víctimas de abusos sexuales.
    Los casos se comprueban como falsos o como de abusos sexuales inexistentes, a partir de la detección de enfermedad mental; cuando la supuesta víctima contradice las evidencias recolectadas u otros testimonios de terceros sobre los mismos relatos o sucesos y concurrencias; cuando se producen sucesivas retractaciones; cuando no existe más elemento de prueba que la versión de la supuesta víctima y hay testimonios contrarios confiables.

    No puede afirmarse científicamente la credibilidad de la supuesta víctima cuando hay trastornos emocionales esenciales (salvo damnificados como los anteriormente mencionados- de extrema minoridad o incapacidad- que no puedan referir relatos contaminados o alterados).
    Tampoco puede asegurarse la veracidad de quienes evidencien expectativas sobre ganancia secundaria y beneficios extrajudiciales que no recibirían de no realizar las denuncias de abusos, o cuando sea evidente que hay expectativa de beneficios extrajudiciales para quienes induzcan esas denuncias desde grupos de poder ajenos al entorno familiar o inmediato de los denunciantes.
    Principalmente, se espera del perito que se pronuncie científicamente.

    Son los Jueces quienes se pronuncian jurídicamente en sus sentencias.
    Las pericias de credibilidad no pueden suprimir el razonamiento judicial de los integrantes del Tribunal, quienes fundamentarán la credibilidad o no y la veracidad o no, de víctimas o supuestas víctimas, la de testigos y la de supuestos victimarios. Las conclusiones periciales no suplantan ni eximen a los Jueces de ser quienes finalmente, al producir el fallo, dejarán constancia del análisis lógico de pruebas, testimonios y sobre la credibilidad de acusadores y acusados.

  2. Chango 5 octubre 2008 a 7:09 PM #

    Hola:

    Pròximamente les comentarè una crìtica cientìfica realizada sobre las pretendidas “pericias” sicològicas al Padre Grassi, dispuestas por su procesamiento en Calafate.
    El test perincipal que fue empleado està diseñado exclusivamente para ser utilizado en criminales comprobados judicialmente y condenados.
    Aunque esto pueda parecer muy tècnico està desaconsejado absolutamente para definir pericias sobre personas normales o inocentes. Serìa como que te sometan a un estudio de eficacia de una medicaciòn para terapia contra el càncer cuando no padeces càncer.

    Per hoy les envìo (por si no se enteraron todavìa) un facsìmil de un texto de causagrassi.org :

    Noticias
    2/10/2008
    REVOCARON EL PROCESAMIENTO
    DEL PADRE GRASSI EN CALAFATE

    Finalmente el Juez de Recursos de la Circunscripción 1ra. de Santa Cruz Dr. Miguel Lobo revocó el procesamiento que pesaba contra el Padre Julio César Grassi. El Camarista consideró que el Juez de Instrucción Carlos Narvarte no había instruido la causa suficientemente por lo que la enviará para que investigue las pruebas aportadas por el sacerdote fundador de Felices los Niños. El supuesto damnificado en la Causa nunca había denunciado al Padre Grassi pero luego de un tiempo fue inculcado a dar un “indicio” diciendo que le había rozado la mejilla. El Padre Julio Grassi desestimó la mentira diciendo que el lugar de la imputación era un terreno supuestamente nevado, lo que demostró que era falso aportando un informe del Servicio Metereológico Nacional que decía que en esos días nunca nevó. El muchacho también había dicho que el hecho fue mientras escuchaban un tema de Soledad (Mi Propiedad Privada) que se editó recién cuatro meses después por lo que era imposible escuchar una canción no grabada todavía. Para rematar la falsa imputación el joven manifestó al Juez que el indicio de abuso había sido dentro de una camioneta Berlingo que el Padre Grassi aún no tenía (recién la obtuvo dos años después). Estas circunstancias no fueron tenidas en cuenta por el Juez de Calafate Carlos Narvarte quien procesó sin más al Padre Julio César Grassi. El Juez Miguel Lobo revocó la medida y devolvió la causa a Narvarte para que la instruya porque con lo que tiene no hay procesamiento posible. Una brisa fresca de Justicia para el Padre Julio César Grassi.
    http://www.causagrassi.org/info.php/id/758

    Saludos cordiales a todos. Chango

  3. Apòcrifosiglo21 23 octubre 2008 a 1:29 AM #

    Algo me confunde respecto al papel de los perito mèdicos:
    El doctor Enio Linares se refiriò a Julio Grassi como si è le hubiera realizado pericias sicòlògicas, lo que no fue asì, ridiculizando su forma de caminar con pasos amplios y gestos que demostrarìan que el curita “es un soberbio que cree que el Mundo gira alrededor de èl”, y que todos sus gestos y dichos lo revelan como un delincuente sexual.
    No ofende mi inteligencia Don Linares porque mi instrucciòn no permite que me contagie su decadencia lògica.
    Lo que sì comprendo es que ofende al encausado. Es que Linares aparece ahora como el “medico” forense que lo va a examinar desnudo y eventualmente podrà hacer cometarios sobre su anatomìa (objetivos o no, como ya ha denostrado) e inclusive a palparlo, despuès de haberse anticipado con comentarios peyorativos y calumniosos.

    Señor Linares: a la gente se la respeta en sus derechos aunque sean delincuentes. Porque sino usted tambièn podrìa ser testigo mañana de esa falta de respeto en gente de cuya inocencia no dude.

  4. paulina 19 enero 2009 a 11:39 PM #

    quisiera saber si por una violacion o abuzo sexual,puede tener secuelas en un hombre tanto asi como para llegar a ser un Homosexual?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: