Archivo | 6:23 PM

EL EVANGELIO, EL ORO Y LA GLORIA

4 Sep

23 ago 08

de nuestro puño y letra

EL EVANGELIO, EL ORO Y LA GLORIA

por Carlos Rey

El siglo dieciséis fue testigo de la cruel explotación del continente americano a manos de los conquistadores europeos. Éstos iban en busca de oro, pues sabían que era el camino más rápido y seguro para alcanzar el poder y la gloria. A diferencia de otros imperios del Nuevo Mundo, el reino de Yucatán carecía de ese precioso metal. Pero de esto no se enteraron Hernán Cortés ni sus trescientos hombres sino hasta después de llegar a conocer a los habitantes de aquella hermosa región. Como la tierra no tenía oro —afirma Fray Bartolomé de las Casas—, Cortés no acabó con los indígenas obligándolos a sacar el oro de las minas, sino que lo minó de los cuerpos y de las ánimas de aquellos a quienes él no mataba pero «por quienes Jesucristo murió», pues los convertía en esclavos sin distinción alguna. Para colmo, los vendía por el infame precio de vinagre, tocinos, vestidos, caballos, o cualquier otro comestible o chuchería que se le antojara.

A las jóvenes Cortés las vendía en subasta, entre cincuenta y cien a la vez, y aun por las más atractivas se contentaba con recibir unos cuantos litros de vino o de aceite o vinagre, o un tocino nada más. De igual modo trataba a los muchachos que seleccionaba, de cien a doscientos a la vez, sin ningún criterio definido. A un joven que parecía hijo de príncipe lo vendió por un queso, mientras que a cien personas las vendió por un caballo. «En estas obras estuvo desde el año veintiséis hasta el año treinta y tres —concluye el fraile español—, … siete años asolando y despoblando aquellas tierras, y matando sin piedad aquellas gentes». 1

De veras es incalculable el daño que durante siete largos años les causó a esos indefensos indígenas de Yucatán el conquistador Hernán Cortés. Pero ese daño no le llega ni a los tobillos al infinito beneficio que les trajo en menos de la mitad de ese tiempo el conquistador Jesucristo. A diferencia de Cortés, Cristo no los mató ni los hizo esclavos con el fin de venderlos a cualquier precio, sino que murió en su lugar, pagando así el precio supremo por su redención con el fin de liberarlos de la esclavitud del pecado. 2 Aun peor que la tragedia física es la tragedia espiritual de la que fue culpable Cortés. En vez de llevarles a los yucatecos el santo evangelio con la esperanza de vida eterna —que era la justificación de la conquista—, les llevó la muerte segura: tanto la física, que es temporal, como la espiritual, que es definitiva. El Conquistador espiritual se inmoló en vano por ellos porque los conquistadores materiales que tenían la responsabilidad de llevarles la salvación les llevaron la condenación. ¡Quiera Dios que de ninguna manera permitamos que vuelva a ocurrir esa tragedia! Determinemos hoy mismo, al aceptar el precio del rescate que pagó por nosotros, que su muerte en nuestro lugar no será en vano.


1

Fray Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las indias, citado en Cronistas de indias: Antología, 3a ed. (Bogotá: El Áncora Editores, 1992), pp. 48-50.

2

1Ti 2:6; Heb 9:12; 1P 1:18‑19

www.conciencia.net


Henrry Hernández

Anuncios

La Iglesia católica ratificó que mantiene sin cambios su doctrina sobre los trasplantes

4 Sep

TRISTÍSIMO…

La Iglesia católica ratificó que mantiene sin cambios su doctrina sobre los trasplantes


El Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud reiteró que la muerte cerebral es condición necesaria para donar órganos. También reveló que Joseph Ratzinger, cuando era cardenal, se inscribió en una asociación de donadores.

La Iglesia Católica mantiene sin cambios su doctrina sobre los trasplantes, aceptando la muerte cerebral como condición necesaria para donar órganos, como demuestra el caso del papa Benedicto XVI, que cuando era cardenal se inscribió en una asociación de donadores.

La aclaración fue hecha este miércoles por el Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, luego de que ayer el diario oficial de la Santa Sede, Osservatore Romano, publicó un artículo de la historiadora Lucetta Scaraffia en el que se sostenía que la definición de muerte cerebral debía ser puesta en tela de juicio.

Fuentes del Consejo Pontificio subrayaron que siguen vigentes los principios de la carta para los operadores sanitarios promulgada en 1995, según la cual “para que una persona sea considerada cadáver es suficiente verificar la muerte cerebral del donador, que consiste en la cesación irreversible de toda función cerebral”.

En el mismo documento se puntualiza que “una vez que la muerte cerebral es comprobada con certitud, después de las verificaciones debidas, es lícito proceder a la extracción de los órganos, así como sustituir artificialmente las funciones orgánicas necesarias para conservar la vitalidad de los órganos, en vista de un trasplante”.

Por su parte, la asociación italiana de donadores de órganos subrayó que Benedicto XVI, por lo menos cuando era cardenal, se había unido a su organización, apoyando sus actividades.

En un mensaje publicado en el sitio en Internet de la asociación, el Papa sostiene que “es lícito adherir, espontáneamente y en plena consciencia, a la cultura de los trasplantes y de la donación de órganos”.

Agregó: “Yo mismo estoy inscrito desde hace años en la asociación y llevo siempre conmigo el documento en el que está escrito que estoy disponible a ofrecer mis órganos a quien pueda necesitarlos, es un acto de amor”.

Aún así, tanto el Consejo Pontificio como el director del Osservatore Romano, subrayaron que aunque las ideas contenidas en el artículo de Scaraffia no forman parte del Magisterio de la Iglesia, representan “un aporte importante” al debate sobre la evolución del concepto de muerte cerebral, que merece “una seria reflexión de parte de todos”.

En ese sentido, el presidente del Consejo Pontificio, cardenal José Lozano Barragan, subrayó que aún aceptando el parámetro de la muerte cerebral, la Iglesia desea que se definan “signos cada vez más seguros y certeros” de la muerte, “en discusión con la comunidad científica internacional”.

Pero la discusión prosigue, incluso dentro del mundo católico.

Es así que el Centro del Ateneo de Bioética de la Universidad Católica de Roma emitió hoy una nota en la que recuerda que “el criterio de certificación de la muerte en base a parámetros cerebrales es un paradigma científico que, dado el estado actual de nuestro conocimiento y si es aplicado escrupulosamente, es tan plausible como los criterios basados en parámetros cardio-pulmonares y resulta absolutamene compatible con una visión personalista del ser humano”.

Para Paolo Becchi -profesor de Filosofía del Derecho y autor de un libro sobre los “Signos de la muerte”, citado por Scaraffia en su artículo en el Osservatore Romano- “no es una exigua minoría de filósofos la que pone en duda el concepto de muerte cerebral, sino un número creciente de médicos, a nivel internacional”.

Becchi subrayó además que el hecho de que el concepto de muerte cerebral sea “presentado casi como un artículo de fe, que debemos recoger dogmáticamente, debería motivarnos a reflexionar”.

Agregó que “este artículo de fe se ha vuelto incluso un artículo de ley”, una ley que sumada a “las ventajas conseguidas con la ley sobre los trasplantes de órganos a partir de un cadáver, han logrado que toda discusión ulterior quede invalidada”.

Fuente: ANSA

http://radiocristiandad.wordpress.com/2008/09/04/transplantes-de-organos-ratificacion-de-la-iglesia-a-favor/

El MD-82 se elevó sin abrir los flaps, según el ‘Wall Street Journal’

4 Sep

 

4/9/2008 Edición Impresa TRAGEDIA DE BARAJAS

El MD-82 se elevó sin abrir los flaps, según el ‘Wall Street Journal’

EL PERIÓDICO
NUEVA YORK

Los pilotos del avión MD-82 de Spanair siniestrado en Barajas no extendieron probablemente los flaps del aparato –los dispositivos situados en la parte trasera de las alas que sustentan el despegue– antes de elevarse y esta fue posiblemente la causa del accidente, según publicó anoche The Wall Street Journal en su edición electrónica.
El rotativo neoyorquino sostiene, citando fuentes cercanas a la investigación del accidente, que posiblemente un fallo eléctrico impidió que la señal de alarma alertara a los pilotos de que los flaps estaban mal desplegados.
La publicación considera que es posible que los circuitos lógicos del avión enviaran erróneamente señales indicando que el McDonnell Douglas estaba ya en el aire. La bocina de alarma solo emite una fuerte señal cuando el aparato está en tierra.
El diario asegura que los responsables de aclarar qué sucedió en el fatídico accidente que se cobró la vida de 154 personas están trabajando para determinar por qué, a través del procedimiento habitual de revisión que todos los aviones pasan antes del despegue, no se detectó que los flaps no estaban extendidos.
La publicación asegura, asimismo, que los datos obtenidos de las cajas negras recuperadas del MD-82 ratifican que “los dos motores de la aeronave funcionaron adecuadamente y que no había fuego antes del impacto”.

Las madres que dan a luz de forma natural son más receptivas al llanto de sus bebés

4 Sep

Las madres que dan a luz de forma natural son más receptivas al llanto de sus bebés

04.09.08

 


(PD).- Las madres que dan a luz mediante un parto natural son significativamente más receptivas a los llantos de su bebé que las que se someten a una cesárea, según un estudio realizado por la Universidad estadounidense de Yale.

Así lo sugieren las resonancias magnéticas del cerebro hechas a las madres entre dos y cuatro semanas después del parto por los científicos del “Child Study Centre” (centro de estudios infantiles) de Yale.

Los resultados del estudio, publicado hoy en “The Journal of Child Psychology and Psychiatry”, indican que ante el llanto de su bebé las mujeres que tuvieron un parto vaginal registraron una mayor actividad en las zonas del cerebro que se cree que regulan las emociones, la motivación y la conducta.

La capacidad de desarrollar los comportamientos y actitudes necesarios para que los padres cuiden adecuadamente de sus recién nacidos está relacionada con una serie de circuitos cerebrales y de hormonas, afirma el estudio.

En un parto vaginal, las contracciones del útero y la estimulación vagino-cervical desencadenan la secreción por la glándula pituitaria posterior de la oxitocina, una hormona considerada clave para la conducta maternal de los animales.

“Nuestros resultados apoyan la teoría de que los cambios en las condiciones del parto, como en el caso de una cesárea, que altera las experiencias neurohormonales del alumbramiento, pueden disminuir la receptividad del cerebro humano materno en el postparto temprano”, según el doctor James Swain, autor principal del estudio.

Al analizar las zonas del cerebro afectadas por las condiciones del parto, los investigadores también detectaron una relación entre la actividad cerebral y el estado de ánimo de las madres, lo que podría contribuir a regular las depresiones postparto.

Según Swain, el estudio puede ayudar a comprender mejor la neurofisiología y la psicología de la relación entre madres e hijos en momentos en los que las mujeres esperan cada vez más para ser madres, lo que incrementa sus posibilidades de tener que someterse a una cesárea.

La práctica de esta intervención quirúrgica, considerada necesaria en muchos casos para garantizar la salud o la supervivencia del niño o de la madre, y a la que se relaciona con la depresión postparto, ha aumentado de forma espectacular en las últimas décadas en los países occidentales.

Agencia EFE

Un Mensaje a la Conciencia

4 Sep

Un Mensaje a la Conciencia

3 sep 08

 

«LA LUCRECIA BORGIA DE MONTSERRAT»

por Carlos Rey

 

A Mercedes Bolla de Murano sus amigos y vecinos la consideraban una mujer rica. Vivía en Buenos Aires, Argentina, y siempre andaba ostentando dinero. Prefería tomar un taxi para hacer sus visitas diarias a los amigos. Asistía fielmente a las iglesias, donde dejaba buenas limosnas para los santos. Y vestía bien, calzaba bien y vivía bien.

Sin embargo, a Mercedes le pusieron el apodo de «La Lucrecia Borgia de Montserrat» por envenenar a no menos de siete personas, a todas ellas con cianuro. Según descubrieron los investigadores, la mujer pedía demasiado dinero prestado. Como no podía pagar, optaba por eliminar a sus acreedores, dándoles a beber cianuro alcalino.

Fue así como Mercedes asesinó a una prima, a cuatro amigas y a un matrimonio. A los siete les debía grandes sumas de dinero, y todos le tenían la suficiente confianza como para aceptarle un vaso de refresco en el que ella había disuelto la sustancia mortal.

He aquí una noticia como las que se publican en nuestros periódicos todos los días, que demuestra, una vez más, hasta qué punto es capaz de llegar una persona dominada por la pasión por el dinero. El dinero se ha convertido en el dios de muchas personas. Es tal su atracción que ha pasado de ser un dios a ser como un demonio sádico con una fuerza obsesionante y destructiva.

Mercedes Bolla de Murano amaba el dinero. Le encantaban las joyas, los abrigos de piel y los vestidos de última moda, símbolos sociales de la vida de pompa y de ostentación. Como no ganaba suficiente dinero para satisfacer su apetito material, lo pedía prestado. Y como no podía pagar lo que debía, y le era imposible vivir modestamente, optó por matar a los que le hacían el favor de prestarle dinero.

¿Qué hay detrás de este drama? Según el sabio Salomón: «Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente.» 1 «Porque —según afirma San Pablo—: el amor al dinero es la raíz de toda clase de males.» 2 El amor al dinero, sobre todo cuando lo acompaña el desamor al trabajo, es una fórmula terrible, capaz de aniquilar a cualquier persona y acarrear una terrible cadena de males.

¿Cómo podemos librarnos de esta baja pasión, que es la pasión de millones de hombres y mujeres en nuestro mundo civilizado? De la misma manera en que nos libramos de otras tantas pasiones morbosas, que es como se libró de ellas uno de los más viles pecadores a quien, no obstante, Dios consideró como un hombre conforme a su corazón. 3 Basta con que sigamos el ejemplo del rey David, que después de su terrible pecado se arrepintió de todo corazón, reconoció su falta y le pidió perdón a Dios en estos términos: «Aparta tu rostro de mis pecados y borra toda mi maldad. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu.» 4


1

Ec 5:10

2

1Ti 6:10

3

Hch 13:22

4

Sal 51:9‑10

www.conciencia.net

Buscando a Waldo

4 Sep
Padres de familia- Septiembre 2008
Buscando a Waldo


Artículo escrito por: Nancy MacKeeth

Estimado(a) Lector:

Por muchos años, solamente usaba mis lentes para leer–los consideraba opcionales. Con frecuencia, los quitaba y no podía recordar donde los había dejado.  Por fin, mis hijos llamaron a mis lentes “Waldo” (un nombre tomado del personaje principal de un libro para niños. Waldo estaba escondido dentro del escenario de cada página y el reto del libro era encontrarlo.) “¿Dónde está Waldo?” gritaban mis hijos, entre risas, cuando mamá, otra vez, necesitaba ayuda para encontrar sus lentes.

Fue un alivio cuando empecé a usar los lentes todo el tiempo. Sentí un gran descanso en los músculos de mi cara cuando dejé de entrecerrar los ojos para poder enfocar. Los muebles de mi casa quedaron más limpios porque ya pude ver el polvo que los cubría. Ya no perdí tanto tiempo “buscando a Waldo” porque allí estaba—frente a mis ojos. Supongo que mis hijos notaron la diferencia.

Es semejante al crecimiento espiritual.  Por mucho tiempo, fue fácil pensar que solamente necesitaba ponerme los “lentes espirituales” para ir a la iglesia o cuando estudiaba un pasaje bíblico, o en momentos difíciles. Poco a poco aprendí que los principios bíblicos son para cada momento de mi vida– no son opcionales. Cuando empecé a aplicar la palabra de Dios a mi vida diaria, encontré un descanso, porque tenía un enfoque más claro para enfrentar las decisiones y retos cotidianos.  Pude ver el polvo del pecado que se acumulaba en mi vida y quitarlo. Ya no gastaba tanto tiempo y energía emocional buscando la voluntad de Dios porque, la mayoría de las veces, su voluntad era obvia—frente a mis ojos. Espero que, con el paso de los años, mis hijos noten la diferencia.

Usted puede entrar para participar en nuestros foros con la siguiente pregunta: ¿En qué forma cree usted que puede beneficiar a sus hijos él que usted aplique la Biblia a su vida diaria? ¿Por qué esto puede ser un buen regalo para su hijo? Para entrar al foro haga clic aquí.

Seamos fieles aplicando la Biblia a nuestra vida diaria, nuestros hijos también se beneficiarán con esto,

Scott Yingling

Director General de ObreroFiel.com


Para más recursos sobre este y otros temas, visítenos en: www.ObreroFiel.com

Si tiene alguna duda o comentario, favor de escribirnos a: info@ObreroFiel.com