Respuestas al conflicto

30 Jul
Resolviendo conflictos- julio 2008
Respuestas al conflicto

Artículo escrito por: Corlette Sande

Estimado(a) Lector

El conflicto es un choque entre elementos o ideas que están en oposición, o entre personas que piensan o actúan diferente el uno del otro. Es una diferencia de opinión o propósito que frustra el deseo de alguien. Las emociones que uno puede sentir por un conflicto: enojado, herido, frustrado, solo, culpable.

Respuestas al conflicto

1. Fingiendo la paz: las respuestas de escape.

Las respuestas de escape se usan para huir del conflicto en vez de resolverlo. Las respuestas de escape se pueden llamar “fingir la paz” porque intentamos fingir que hay paz entre nosotros y la otra persona cuando en verdad no la hay. Estas respuestas sirven para alargar y empeorar el conflicto. Las respuestas de escape se usan para fingir la paz. Esto es cuando intentamos ocultar nuestros sentimientos a la otra persona, pero en realidad tenemos un conflicto entre nosotros.

Negar: Fingir que no existe un conflicto o no dar los pasos para resolver el conflicto.

Culpar: Intentar escapar de las consecuencias que nuestros malos hechos dejaron. Esto es, buscar a otro responsable para que nosotros podamos aparentar no haber hecho nada malo. Cubrimos lo que hicimos o mentimos acerca de nuestra contribución al conflicto. Esta respuesta nunca es una manera responsable para manejar un conflicto, ni sirve para resolver problemas.

Huir: Escapar de la persona con quien estamos peleando. Es recomendable solamente cuando hay un peligro físico. En otros casos, esta respuesta solamente prolonga el problema.

2. Rompiendo la paz: las respuestas de ataque

Las respuestas de ataque se usan para aplicar presión a otros para conseguir lo que queremos. Las respuestas de ataque se pueden llamar “rompiendo la paz” porque rompemos las relaciones entre nosotros y otros usando ataques verbales o físicos el uno contra el otro. Estas respuestas generalmente dañan mucho las relaciones.

Humillar: Es rebajar a la otra persona. Cuando estamos en un conflicto, atacamos a otras personas con palabras crueles y ásperas. Esta respuesta generalmente fomenta el enojo en la otra persona y siempre es una respuesta equivocada al conflicto.

Chismear: Es hablar tras sus espaldas con el propósito de dañar su reputación o para que otros nos apoyen en el conflicto. El chisme es dañino y siempre es una respuesta equivocada al conflicto. (Calumniar: es acusar falsamente con el propósito de dañar.

Chismear: es compartir información con quien no tiene nada que ver con el problema ni con la solución)

Pelear: Atacar físicamente usando la fuerza contra una persona, para ganar, es casi siempre una respuesta equivocada. (Esta respuesta está bien sólo si tienes que proteger tu integridad o la de otra persona.)

3. Haciendo la paz: las respuestas de resolución

Las respuestas de resolución se usan para encontrar soluciones constructivas al conflicto. A las respuestas de resolución las llamamos “haciendo la paz” porque intentamos traer la paz de nuevo a la relación, confesando y confrontando con respeto. Estas respuestas usualmente ayudan a mantener relaciones estables.

Pasar por alto: Pasar por alto quiere decir que decidimos perdonar una acción contra nosotros y olvidar el conflicto. Suena como negar el problema, pero el perdón es la clave. La persona que pasa por alto las ofensas seguirá con una relación creciente y sana con la persona que le ofendió. No se preocupará por las cosas pequeñas. Si no podemos pasar por alto una ofensa, hay que usar alguna de las otras respuestas para resolver el conflicto. (Proverbios 12:16; 17:14; 19:11; Colosenses 3:13; 1 Pedro 4:8)

Conversar: Podemos resolver un conflicto hablando con la otra persona. “Hablando se entiende la gente”.  Esto puede incluir confesar nuestra propia culpa y enfrentar la culpa de la otra persona en una manera bondadosa. Esta respuesta se usa cuando no se puede pasar por alto lo que hizo la otra persona, y el problema está dañando la relación. (Proverbios 28:13; Mateo 5:23-24; 18:15; Gálatas 6:1-3)

Buscar ayuda: Muchas veces cuando estamos en un conflicto difícil es sabio pedir ayuda de otra persona para decidir cómo manejar el asunto y para que no empeore (por lo menos de nuestra parte (Pr.15:1; Ef. 4:29). Cuando no podemos resolver el conflicto entre nosotros dos, es recomendable pedir la ayuda de otra persona para reunirse con los dos y ayudarnos a hablar juntos para resolver el problema. Esto se llama mediación. Un mediador puede dar sugerencias pero no puede imponer la solución (Mateo 18:16). Si no se puede resolver un conflicto conversando o por mediación, entonces los dos podemos contar su lado de la historia a otra persona quien toma una decisión. Esto se llama arbitración (o arbitraje). El árbitro puede ser un padre, un profesor, un pastor u otra persona confiable (1 Corintios 6:1-8).

El conflicto da una oportunidad para hacer lo correcto y glorificar a Dios (no a uno mismo) con una respuesta que concuerde con la Biblia. Hay que recordar que Dios está con y en el creyente en medio de un conflicto, y que ésta es una oportunidad para hacer algo bueno. Por medio de un conflicto, podemos agradar a Dios, crecer para ser más como Cristo y servir a otras personas, tanto a los involucrados en el conflicto como a los que están observando la manera en que manejamos el conflicto. A veces Dios nos recata de un posible conflicto, pero en otras ocasiones él lo permite para enseñarnos más acerca de cómo amarle y confiar en él.

Le invitamos a participar en nuestro foro para edificación mutua, con el tema del conflicto: ¿Cómo nos puede ayudar la palabra de Dios a resolver los conflictos de la mejor manera, de tal forma que glorifiquemos a Dios? Dios nos enseña en su palabra lo que podemos hacer en caso de conflicto, lo demás depende de nosotros. Para entrar al foro favor de hacer clic aquí.

Seamos fieles afrontando los conflictos de acuerdo a lo que nos enseña la palabra de Dios,

Scott Yingling
Director General de ObreroFiel.com

Para más recursos sobre este y otros temas, visítenos en: www.ObreroFiel.com

Si tiene alguna duda o comentario, favor de escribirnos a: info@ObreroFiel.com

Una respuesta to “Respuestas al conflicto”

  1. Patricia 22 octubre 2008 a 10:18 PM #

    Hola,soy Patricia.
    Tengo mi pareja que me lleva 12 anios es mujer, yo tengo 35 y ella 47
    las 2 estando solas esta todo bien, hasta que sus amistades se meten, y lo mas raro es que sus amistades casi no me conocen,tuvimos varias ocasiones en las cuales nos dejamos, por su control hacia mi es muy celosa controladora y no se da cuenta, ahora rompi la relacion a causa de una reunion en casa de sus amigos,la cual yo no podia asistir ella si y asi fue
    me quede en mi casa sola otra ves, no tengo mas ganas de sentir su desprecio.Ahora lo unico que hace es amenazarme y ofenderme como si yo fuese culpable de esta situacion, por mi parte se lo que quiero amen de todo esto puedo ver su error, y la verdad me siento enojada con ella. Gracias

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: