Tag Archives: Benedicto XVI

Escándalo por abusos sexuales en un coro que dirigió el hermano del Papa

6 mar

Escándalo por abusos sexuales en un coro que dirigió el hermano del Papa

Clarin.com | 16:26| Georg Ratzinger dirigió el prestigioso coro de niños de Ratisbona durante 30 años. El hermano de Benedicto XVI aseguró que desconocía los casos denunciados en las últimas semanas. Y el Vaticano anticipó que no intervendrá en el asunto.

Un nuevo escándalo por abusos sexuales a menores sacude a la Iglesia Católica en Alemania, esta vez en una escuela de niños Cantores de Ratisbona, durante el tiempo que estuvo bajo la dirección del hermano del Papa, Benedicto XVI.

Los abusos en el coro de Ratisbona tuvieron lugar durante 15 años, desde 1958 hasta 1973, según fuentes eclesiásticas. Georg Ratzinger, de 86 años, hermano del jefe de la Iglesia Católica, se desempeñó como director del coro de jóvenes de la catedral de Ratisbona entre 1964 y 1994, sin embargo, en declaraciones a una emisora radial de Baviera, aseguró “no tener conocimiento” de casos de violaciones sexuales en la escuela y declinó hacer comentarios.

Según monseñor Mueller, Obispo de Ratisbona, cuatro educadores estarían involucrados, entre ellos, el entonces director del internado que alojaba a los jóvenes coristas, que confesó los hechos y fue condenado. Murió en 1984. Sin embargo, el arzobispado de Ratisbona promete ahora aclarar todos los casos.

Este viernes, el obispo de Ratisbona, Baviera, monseñor Gerhard Muller, reconoció la existencia de esos abusos en las entidades escolásticas.

El Vaticano “toma en serio el escándalo de pedofilia en Alemania” pero “no interviene” en la cuestión, declaró el portavoz de la Santa Sede, Ciro Bendettini.

El escándalo estalló en Alemania a fines de enero cuando el rector del prestigioso colegio jesuita Canisius de Berlín, reconoció que numerosos ex alumnos habían sido victimas de abusos sexuales entre 1970 y 1980.

Luego, en febrero, el rector del colegio Aloisius de Bonn, el padre Theo Schneider, fu acusado de complicidad y tuvo que renunciar.

El próximo 12 de marzo, el presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, Roberto Zollitsch, será recibido por el Papa Benedicto XVI, para examinar los casos de abusos sexuales cometidos en la Iglesia Católica alemana.

Benedicto XVI condenó los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes

8 feb

Benedicto XVI condenó los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes

El Papa anunció que tomará medidas, luego de conocer el informe que responsabiliza al episcopado irlandés por haber encubierto las violaciones durante varias décadas.

El Papa Benedicto XVI condenó los abusos cometidos contra menores de edad por parte de sacerdotes en respuesta al escándalo desatado en Irlanda de violaciones sexuales y encubrimiento por parte de la arquidiócesis de Dublín.

“Desgraciadamente, en muchas ocasiones, algunos miembros, contradiciendo sus compromisos, han violado esos derechos: un comportamiento que la Iglesia no ha dejado ni dejará de denunciar y condenar”, manifestó el pontífice al termino de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

Durante una reunión que se llevará a cabo los días 15 y 16 de febrero en el Vaticano, el Papa se reunirá con el episcopado irlandés, acusado de haber encubierto los abusos sexuales a niños por parte de curas católicos.

Durante la reunión, el jefe de la Iglesia católica entregará a los obispos irlandeses una Carta Pastoral con las “medidas que se tomarán” ante la grave situación. Por ahora se conoce que cuatro sacerdotes anunciaron su dimisión por no haber reportado los abusos.

Esto como consecuencia del informe presentado en noviembre por una comisión presidida por la juez Yvonne Murphy que concluyó que los responsables de la arquidiócesis de Dublín protegieron a los autores de los abusos y no los señalaron a la policía durante más de tres décadas.

Por su parte, la Red de sobrevivientes de quienes fueron sometidos a abusos por sacerdotes” en Estados Unidos, criticaron los comentarios del pontífice. “Cuantas veces el Papa condenará el abuso sexual de los sacerdotes mientras virtualmente no hace nada para detenerlo?”, preguntó Bárbara Dorris, la directora de comunicación del grupo.

En 2002 se supo que entre 4.000 y 5.000 sacerdotes abusaron sexualmente de aproximadamente 14.000 niños y adolescentes durantes varias décadas.

Clarin.com

Benedicto XVI: “La humanidad debe curarse de su sordera espiritual”

21 nov
Benedicto XVI: “La humanidad debe curarse de su sordera espiritual”
Insta a una participación activa de las personas no oyentes en la vida de la Iglesia

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 20 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- Más allá de la sordera física, existe otra sordera de la que la humanidad, más que curada, tiene que ser salvada: “es la sordera del espíritu, que levanta barreras cada vez más altas a la voz de Dios y del prójimo, especialmente al grito de socorro de los últimos y de los que sufren, y que encierra al hombre en un profundo y corrosivo egoísmo”.

Así lo afirmó hoy el Papa Benedicto XVI a los participantes en la Conferencia Internacional ¡Effetá! La persona sorda en la vida de la Iglesia, promovida por el Consejo Pontificio para la Pastoral de los Operadores Sanitarios.

El pontífice recordó el gesto de Jesús curando al sordomudo, afirmando que en este signo se ve “ el ardiente deseo de Jesús de vencer en el hombre la soledad y la incomunicabilidad creadas por el egoísmo, para dar rostro a una ‘nueva humanidad’, la humanidad de la escucha y de la palabra, del diálogo, de la comunicación, de la comunión con Dios”.

Esta nueva humanidad debe ser “sin discriminaciones, sin exclusiones… para que el mundo sea verdaderamente para todos ‘campo de genuina fraternidad’…”, añadió, recordando su propia homilía durante la visita pastoral a Viterbo, el pasado 6 de septiembre.

Sin embargo, admitió, aún hoy pervive “una cultura nunca superada, marcada por prejuicios y discriminaciones”, concretamente hacia las personas con sordera.

“Son actitudes deplorables e injustificables, porque son contrarias al respeto por la dignidad de la persona no oyente y a su plena integración social”.

Quiso recordar también “la grave situación en que estos viven aún hoy en los países en vías de desarrollo, tanto por la falta de políticas y legislaciones apropiadas, sea por la dificultad para tener acceso a los cuidados sanitarios primarios”.

“La sordera, de hecho, es a menudo consecuencia de enfermedades fácilmente curables”, declaró el Papa, haciendo un llamamiento “a las autoridades políticas y civiles, además de a los organismos internacionales, para que ofrezcan el apoyo necesario para promover, también en esos países, el debido respeto de la dignidad y de los derechos de las personas no oyentes, favoreciendo, con ayudas adecuadas, su plena integración social”.

En este sentido, afirmó que la Iglesia, ya desde el siglo XVIII, ha mantenido iniciativas para prestar atención a las personas sordas

El Papa afirmó a los presentes que en la Iglesia las personas con sordera no deben ser sólo consideradas como “destinatarios” de la evangelización, sino como “evangelizadores”, participantes activos en la vida de sus comunidades.

“La Iglesia, siguiendo el ejemplo de su divino Fundador, sigue acompañando las distintas iniciativas pastorales y sociales en beneficio de estos con amor y solidaridad, reservando especial atención hacia los que sufren, con la conciencia de que precisamente en el sufrimiento está escondida una fuerza particular que acerca interiormente el hombre a Cristo, una gracia particular”, concluyó el Papa.

[Por Inma Álvarez]

Discurso de Benedicto XVI a la FAO

17 nov
Discurso de Benedicto XVI a la FAO
“Es necesario garantizar a todos el derecho a la alimentación y al agua”

ROMA, lunes, 16 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- Publicamos a continuación el discurso pronunciado por Benedicto XVI al visitar hoy lunes la sede de la FAO en Roma, con ocasión de la apertura de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria (Roma, 16-18 noviembre 2009).

******

 

Señor Presidente,

Señoras y Señores:

1. He acogido con mucho gusto la invitación del Señor Jacques Diouf, Director General de la FAO, a tomar la palabra en la sesión inaugural de esta Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria. Le saludo cordialmente y le agradezco sus amables palabras de bienvenida. Saludo, igualmente, a las Altas Autoridades aquí presentes y a todos los participantes. Como ya hicieron mis venerados Predecesores Pablo VI y Juan Pablo II, deseo renovar mi estima por la labor de la FAO, a la que la Iglesia Católica y la Santa Sede prestan atención e interés por el servicio cotidiano que desempeñan todos los que trabajan en ella. Gracias a vuestro generoso trabajo, sintetizado en el lema Fiat Panis, el desarrollo de la agricultura y la seguridad alimentaria siguen siendo objetivos prioritarios de la acción política internacional. Estoy seguro de que este espíritu orientará las decisiones de esta Cumbre, como también las que se tomen en el intento común por vencer cuanto antes la batalla contra el hambre y la malnutrición en el mundo.

2. La comunidad internacional esta afrontando en estos años una grave crisis económico-financiera. Las estadísticas muestran un incremento dramático del número de personas que sufren el hambre y a esto contribuye el aumento de los precios de los productos alimentarios, la disminución de las posibilidades económicas de las poblaciones más pobres, y el acceso restringido al mercado y a los alimentos. Y todo esto, mientras se confirma que la tierra puede nutrir suficientemente a todos sus habitantes. En efecto, si bien en algunas regiones se mantienen bajos niveles de producción agrícola a causa también de cambios climáticos, dicha producción es globalmente suficiente para satisfacer tanto la demanda actual, como la que se puede prever en el futuro. Estos datos indican que no hay una relación de causa-efecto entre el incremento de la población y el hambre, lo cual se confirma por la deplorable destrucción de excedentes alimentarios en función del lucro económico. En la Encíclica Caritas in veritate, he señalado que “el hambre no depende tanto de la escasez material, cuanto de la insuficiencia de recursos sociales, el más importante de los cuales es de tipo institucional. Es decir, falta un sistema de instituciones económicas capaces, tanto de asegurar que se tenga acceso al agua y a la comida de manera regular y adecuada desde el punto de vista nutricional, como de afrontar las exigencias relacionadas con las necesidades primarias y con las emergencias de crisis alimentarias reales…”. Y, he añadido también que: “el problema de la inseguridad alimentaria debe ser planteado en una perspectiva de largo plazo, eliminando las causas estructurales que lo provocan y promoviendo el desarrollo agrícola de los países más pobres mediante inversiones en infraestructuras rurales, sistemas de riego, transportes, organización de los mercados, formación y difusión de técnicas agrícolas apropiadas, capaces de utilizar del mejor modo los recursos humanos, naturales y socio-económicos, que se puedan obtener principalmente en el propio lugar, para asegurar así también su sostenibilidad a largo plazo” (n. 27). En este contexto, hay que oponerse igualmente al recurso a ciertas formas de subvenciones que perturban gravemente el sector agrícola, la persistencia de modelos alimentarios orientados al mero consumo y que se ven privados de una perspectiva más amplia, así como el egoísmo, que permite a la especulación entrar incluso en los mercados de los cereales, tratando a los alimentos con el mismo criterio que cualquier otra mercancía.

3. En cierto sentido, la convocatoria de esta Cumbre es ya un testimonio de la debilidad de los actuales mecanismos de la seguridad alimentaria y la necesidad de una revisión de los mismos. De hecho, aunque los Países más pobres se han integrado en la economía mundial de manera más amplia que en el pasado, la tendencia de los mercados internacionales los hace en gran medida vulnerables y los obliga a tener que recurrir a las ayudas de las Instituciones intergobernativas, que sin duda prestan una ayuda preciosa e indispensable. Sin embargo, el concepto de cooperación debe ser coherente con el principio de subsidiaridad,se han de implicar “a las comunidades locales en las opciones y decisiones referentes a la tierra de cultivo” (ibíd.), porque el desarrollo humano integral requiere decisiones responsables por parte de todos y pide una actitud solidaria que no considere la ayuda o la emergencia en función de quien pone a disposición los recursos o de grupos de élite que hay entre los beneficiarios. De cara a Países que manifiestan la necesidad que tienen de aportaciones exteriores, la Comunidad internacional tiene el deber de participar con los instrumentos de cooperación, sintiéndose corresponsable de su desarrollo, “mediante la solidaridad de la presencia, el acompañamiento, la formación y el respeto” (ibíd., 47). Dentro de este contexto de responsabilidad está el derecho de cada País a definir su propio modelo económico, previendo los modos para garantizar la propia libertad de decisiones y de objetivos. En dicha perspectiva, la cooperación debe llegar a ser un instrumento eficaz, libre de vínculos e intereses que pueden restar una parte nada despreciable de los recursos destinados al desarrollo. Además, es importante subrayar cómo la vía solidaria para el desarrollo de los Países pobres puede llegar a ser también una vía de solución para la actual crisis global. En efecto, sosteniendo con planes de financiación inspirados en la solidaridad estas Naciones, para que ellas mismas sean capaces de satisfacer las propias demandas de consumo y de desarrollo, no sólo se favorece el incremento económico en su interior, sino que puede tener repercusiones positivas para el desarrollo humano integral en otros Países (cf. ibíd., 27).

4. En la actual situación persiste todavía un nivel de desarrollo desigual entreen las Naciones, que determina, en muchas áreas del planeta, condiciones de precariedad, acentuando la contraposición entre pobreza y riqueza. Esta desigualdad no sólo tiene que ver con los modelos de desarrollo, sino también, y sobre todo, con la forma que parece afianzarse de percibir un fenómeno como el de la inseguridad alimentaria. Existe el riesgo de que el hambre se considere como algo estructural, parte integrante de la realidad socio-política de los Países más débiles, objeto de un sentido de resignada amargura, si no de indiferencia. No es así, ni debe ser así. Para combatir y vencer el hambre es esencial empezar por redefinir los conceptos y los principios aplicados hasta hoy en las relaciones internacionales, así como responder a la pregunta: ¿qué puede orientar la atención y la consecuente conducta de los Estados respecto a las necesidades de los últimos? La respuesta no se encuentra en la línea de acción de la cooperación, sino en los principios que tienen que inspirarla: sólo en nombre de la común pertenencia a la familia humana universal se puede pedir a cada Pueblo, y por lo tanto a cada País, ser solidario, es decir, dispuesto a hacerse cargo de responsabilidades concretas ante las necesidades de los otros, para favorecer un verdadero compartir fundado en el amor.

5. No obstante, si bien la solidaridad animada por el amor excede la justicia, porque amar es dar, ofrecer lo “mío” a otro, ésta no existe nunca sin la justicia, que induce a dar al otro lo que es “suyo” y que le pertenece en razón de su ser y de su hacer. De hecho no puedo “dar” a otro de lo “mío”, sin haberle dado antes lo que le pertenece por justicia (cf. ibíd., 6). Si se busca la eliminación el hambre, la acción internacional esta llamada no sólo a favorecer el crecimiento económico equilibrado y sostenible y la estabilidad política, sino también a buscar nuevos parámetros -necesariamente éticos y después jurídicoseconómicos- que sean capaces de inspirar la actividad de cooperación para construir una relación paritaria entre Países que se encuentran en diferentes grados de desarrollo. Esto, además de colmar el desequilibrio existente, podría favorecer la capacidad de cada Pueblo de sentirse protagonista, confirmando así que la igualdad fundamental de los diferentes Pueblos hunde sus raíces en el origen común de la familia humana, fuente de los principios de la “ley natural” llamados a inspirar las opciones y las directrices de orden político, jurídico y económico en la vida internacional (cf. ibíd., 59). A este respecto, San Pablo nos ilumina con sus palabras: “No se trata -escribe- de aliviar a otros pasando vosotros estrecheces; se trata de nivelar. En el momento actual, vuestra abundancia remedia la falta que ellos tienen; y un día, la abundancia de ellos remediará vuestra falta; así habrá nivelación. Es lo que dice la Escritura: “Al que recogía mucho, no le sobraba; y al que recogía poco, no le faltaba” (2 Co 8, 13-15).

6. Señor Presidente, Señoras y Señores, para combatir el hambre promoviendo un desarrollo humano integral es también necesario entender las necesidades del mundo rural, así como impedir que la tendencia a disminuir las aportaciones de los donantes cree incertezas en la financiación de las actividades de cooperación: se ha de evitar el riesgo de que el mundo rural pueda ser considerado, de modo miope, como una realidad secundaria. Al mismo tiempo, se ha de favorecer el acceso al mercado internacional de los productos provenientes de las áreas más pobres, hoy en día relegados a menudo a estrechos márgenes. Para alcanzar estos objetivos es necesario rescatar las reglas del comercio internacional de la lógica del provecho como un fin en sí mismo, orientándolas en favor de la iniciativa económica de los Países más necesitados de desarrollo, que, disponiendo de mayores entradas, podrán caminar hacia la autosuficiencia, que es el preludio de la seguridad alimentaria.

7. Tampoco se han de olvidar los derechos fundamentales de la persona entre los que destaca el derecho a una alimentación suficientesana y nutritiva, y el derecho al agua; éstos revisten un papel importante en la consecución de otros derechos, empezando por el derecho primario a la vida. Es necesario, por lo tanto, que madure “una conciencia solidaria que considere la alimentación y el acceso al agua como derechos universales de todos los seres humanos, sin distinciones ni discriminaciones” (Caritas in veritate, 27). Todo lo que la FAO ha realizado con paciencia, aunque por un lado ha favorecido la ampliación de los objetivos de este derecho sólo respecto a garantizar la satisfacción de las necesidades primarias, por otro lado, ha puesto de manifiesto la necesidad de una reglamentación adecuada.

8. Los métodos de producción alimentaria imponen igualmente un análisis atento de la relación entre el desarrollo y la tutela ambiental. El deseo de poseer y de usar en manera excesiva y desordenada los recursos del planeta es la primera causa de toda degradación ambiental. El cuidado ambiental, en efecto, se presenta como un desafío actual de garantizar un desarrollo armónico, respetuoso con el plan de la creación de Dios y, por lo tanto, capaz de salvaguardar el planeta (cf. ibíd., 48-51). Si toda la humanidad está llamada a tomar conciencia de sus propias obligaciones respecto a las generaciones venideras, es también cierto que el deber de tutelar el medio ambiente como un bien colectivo corresponde a los Estados y a las Organizaciones Internacionales. Desde este punto de vista, se debe profundizar en las conexiones existentes entre la seguridad ambiental y el fenómeno preocupante de los cambios climáticos, teniendo como focus la centralidad de la persona humana y, en particular, a las poblaciones más vulnerables ante ambos fenómenos. No bastan, sin embargo, normativas, legislaciones, planes de desarrollo e inversiones, hace falta un cambio en los estilos de vida personales y comunitarios, en el consumo y en las necesidades concretas, pero sobre todo es necesario tener presente ese deber moral de distinguir en las acciones humanas el bien del mal para redescubrir así el vínculo de comunión que une la persona y lo creado.

9. Es importante recordar -como he señalado en la Encíclica Caritas in veritate- que “la degradación de la naturaleza está estrechamente unida a la cultura que modela la convivencia humana: cuando se respeta la «ecología humana» en la sociedad, también la ecología ambiental se beneficia”. Es verdad que “el sistema ecológico se apoya en un proyecto que abarca tanto la sana convivencia social como la buena relación con la naturaleza”. Y que “el problema decisivo es la capacidad moral global de la sociedad”. Por tanto, “los deberes que tenemos con el ambiente están relacionados con los que tenemos para con la persona considerada en sí misma y en su relación con los otros. No se pueden exigir unos y conculcar otros. Es una grave antinomia de la mentalidad y de la praxis actual, que envilece a la persona, trastorna el ambiente y daña a la sociedad” (ibíd., 51).

10. El hambre es el signo más cruel y concreto de la pobreza. No es posible continuar aceptando la opulencia y el derroche, cuando el drama del hambre adquiere cada vez mayores dimensiones. Señor Presidente, Señoras y Señores, la Iglesia Católica estará atenta siempre a los esfuerzos para vencer el hambre; trabajará por sostener, con la palabra y con las obras, la acción solidaria -programada, responsable y regulada- que los distintos componentes de la Comunidad internacional estén llamados a emprender. La Iglesia no pretende interferir en las acciones políticas; ella, respetuosa del saber y de los resultados de las ciencias, así como de las decisiones determinadas por la razón cuando son responsablemente iluminadas por valores auténticamente humanos, se une al esfuerzo por eliminar el hambre. Es este el signo más inmediato y concreto de la solidaridad animada por la caridad, signo que no deja margen a retrasos y compromisos. Dicha solidaridad se confía a la técnica, a las leyes y a las instituciones para salir al encuentro de las aspiraciones de las personas, comunidades y Pueblos enteros, pero no debe excluir la dimensión religiosa, con su poderosa fuerza espiritual y de promoción de la persona humana. Reconocer el valor transcendente de cada hombre y mujer es el primer paso para favorecer la conversión del corazón que pueda sostener el esfuerzo para erradicar la miseria, el hambre y la pobreza en todas sus formas.

Agradezco su atención y, para concluir, saludo con mis mejores deseos, en las lenguas oficiales de la FAO, a todos los Estados miembros de esta Organización:

God bless your efforts to ensure that everyone is given their daily bread.

Que Dieu bénisse vos efforts pour assurer le pain quotidien à chaque personne.

Dios bendiga sus esfuerzos para garantizar el pan de cada día para cada persona.

بَارَكَ اللهُ جُهُودَكُم لِضَمان الخُبْز اليَومِيِّ لِكُلِّ إنسان.

为确保每一个人都能够得到他的日常食粮,愿天主降福你们的努力。

Да благословит Господь ваши усилия, чтобы обеспечить каждого человека хлебом насущным.

Gracias.

[©Libreria Editrice Vaticana]

Benedicto XVI: evangelizar los nuevos areópagos

17 nov
Benedicto XVI: evangelizar los nuevos areópagos
Mensaje del Papa al Prefecto de la Congregación para la Evangelización del los Pueblos

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 16 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- Publicamos a continuación el Mensaje que el Papa ha dirigido al cardenal Ivan Dias, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, cuya asamblea plenaria ha comenzado hoy en la Universidad Urbaniana de Roma, con el tema “San Pablo y los nuevos aerópagos”.

******

 

Al Venerado Hermano

señor cardenal Ivan Dias

Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos

Con ocasión de la Asamblea Plenaria de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, deseo dirigirle, señor cardenal, mi cordial saludo, que de buen grado hago extensivo a los arzobispos, a los obispos y a cuantos toman parte en ella. Saludo también al secretario, al secretario adjunto, al subsecretario y a todos los colaboradores de este dicasterio. Uno la expresión de mis sentimientos de aprecio y de gratitud por el servicio que hacéis a la Iglesia en el ámbito de la misión ad gentes.

El tema que afrontáis en este encuentro, “San Pablo y los nuevos areópagos“, también a la luz del Año Paulino concluido hace poco, ayuda a revivir la experiencia del Apóstol de los Gentiles cuando en Atenas, tras haber predicado en numerosos lugares, se dirigió al areópago y anunció allí el Evangelio usando un lenguaje que hoy podríamos definir ‘inculturado’ (cfr Hch 17,22-31).

Ese areópago, que entonces representaba el centro de la cultura del culto pueblo ateniense, hoy – como diría mi venerado predecesor Juan Pablo II – “puede ser asumido como símbolo de los nuevos ambientes en los que se debe proclamar el Evangelio” (Redemptoris missio, 37). En efecto, la referencia a ese acontecimiento constituye una invitación apremiante a saber valorar los “areópagos” de hoy, donde se afrontan los grandes desafíos de la evangelización. Queréis analizar este tema con realismo, teniendo en cuenta los muchos cambios sociales ocurridos. Un realismo apoyado por el espíritu de fe, que ve la historia a la luz del Evangelio, y con la certeza que tenía Pablo de la presencia de Cristo resucitado. Resuenan confortadoras también para nosotros las palabras que Jesús le dirigió en Corinto: “No tengas miedo, sigue hablando y no calles; porque yo estoy contigo y nadie te pondrá la mano encima para hacerte mal” (Hch 18,9-10). De manera eficaz, el Siervo de Dios Pablo VI dijo que no se trata solo de predicar el Evaneglio, sino de “alcanzar y casi sacudir con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad, que están en contraste con la Palabra de Dios y con el designio de salvación” (Enseñanzas XIII, [1975], 1448).

Es necesario mirar a los “nuevos areópagos” con este espíritu; algunos de ellos, en la actual globalización, se han vuelto comunes, mientras que otros siguen siendo específicos de algunos continentes, como se ha visto también en la reciente Asamblea especial para África del Sínodo de los Obispos. La actividad misionera de la Iglesia debe por tanto orientarse hacia estos centros neurálgicos de la sociedad del tercer milenio. No debe infravalorarse la influencia de una difundida cultura relativista, las más de las veces carente de valores, que entra en el santuario de la familia, se infiltra en el ámbito de la educación y en otros ámbitos de la sociedad y los contamina, manipulando las conciencias, especialmente las juveniles. Al mismo tiempo, sin embargo, a pesar de estas insidias, la Iglesia sabre que el Espíritu Santo está siempre en acción. Se abren de hecho nuevas puertas al Evangelio y se va extendiendo en el mundo en anhelo de una auténtica renovación espiritual y apostólica. Como en otras épocas de cambios, la prioridad pastoral es mostrar el verdadero rostro de Cristo, Señor de la historia y único Redentor del hombre. Esto exige que cada comunidad cristiana y la Iglesia en su conjunto ofrezcan un testimonio de fidelidad a Cristo, construyendo pacientemente esa unidad querida por Él e invocada por todos sus discípulos. La unidad de los cristianos hará, de hecho, más fácil la evangelización y la confrontación con los desafíos culturales, sociales y religiosos de nuestro tiempo.

En esta empresa misionera podemos mirar al apóstol Pablo, imitar el “estilo” de vida y el mismo “espíritu” apostólico centrado totalmente en Cristo. Con esta completa adhesión al Señor, los cristianos podrán más fácilmente transmitir a las futuras generaciones la herencia de la fe, capaz de transformar también las dificultades en posibilidades de evangelización. En la reciente Encíclica Caritas in veritate quise subrayar que el desarrollo económico y social de la sociedad contemporánea necesita recuperar la atención a la vida espiritual y una “serie consideración de las experiencias de confianza en Dios, de fraternidad espiritual en Cristo, de confianza en la Providencia y en la Misericordia divinas, de amor y de perdón, de renuncia a sí mismos, de acogida del prójimo, de justicia y de paz… El anhelo del cristiano es que toda la familia humana pueda invocar a Dios como Padre Nuestro” (n. 79).

Señor cardenal, mientras agradezco el servicio que este dicasterio hace a la causa del Evangelio, invoco sobre usted y sobre cuantos toman parte en la presente Asamblea Plenaria la ayuda de Dios y la protección de la Virgen María, Estrella de la evangelización, mientras envío de corazón a todos mi Bendición Apostólica.

En el Vaticano, 13 de noviembre de 2009

BENEDICTUS XVI PP

[Traducción del italiano por Inma Álvarez

©Libreria Editrice Vaticana]

Enfermo de SIDA agradece a Benedicto XVI por romper tabú sobre preservativos

20 may

Enfermo de SIDA agradece a Benedicto XVI por romper tabú sobre preservativos

MADRID, 20 May. 09 (ACI).- En una entrevista concedida a la revista francesa Famille chretienne, Dominique Morin, un enfermo de SIDA que dedica su vida a educar a la gente sobre este mal, agradeció al Papa Benedicto XVI por haber roto el tabú en torno al mito del preservativo.

En la entrevista, difundida en español por la revista Alfa y Omega, Morin destaca el aporte del Pontífice al recordar que “el hombre no se puede resignar a tener comportamientos sexuales con riesgo (vagabundeo sexual u homosexual), ni la sociedad fundar una prevención del SIDA sobre el fracaso. Él ha recordado que el hombre está dotado de razón, de libertad que le hace capaz de pensar en sus actos. La solución para el SIDA está en los medios de propagación”.

Morin coincide en que “el único medio de pararlo es evitar los comportamientos de riesgo. Es simple sentido común, ¡pero no es algo que abunde hoy en día! Así que le doy las gracias al Papa por haber roto el tabú. Él no nos está hablando de una teoría que se acabe de inventar. No ha hecho más que recordar lo que pregona la Iglesia”.

Con 15 años de experiencia en colegios, Morin sostiene que “los jóvenes hoy sólo piensan en una sexualidad impulsiva, instintiva. Ése es su único horizonte. Ahora bien, detrás de la pregunta: ¿Dime cómo conseguir una chica fácil? se esconde una aspiración profunda: el deseo de amar. Decir que un joven está obligado a tener relaciones sexuales para descubrirse y aprender a amar corresponde a la lógica freudiana, que es falsa. Existe otra vía distinta a la pornografía, a la masturbación, a las relaciones inestables… No decirles esta verdad equivale a mentirles. Los que les dicen que utilicen un preservativo se lavan las manos y tranquilizan su conciencia a bajo precio. El joven se encuentra al límite de sus medios, con relaciones sin confianza. El preservativo es un engaño y una estafa”.

Morin contrajo el SIDA en los años en que llevó una vida licenciosa. “En los años 80, yo vivía en la delincuencia, la droga, el sexo y la violencia política. En 1986 empezó mi conversión. Yo no podía más con toda esa violencia. Con la práctica religiosa, he descubierto una felicidad que no conocía. Decidí confesarme, ¡me lancé! Y reencontré la misericordia de Dios a través de la sonrisa benevolente del sacerdote y de su absolución. Después, en 1993, descubrí que estaba infectado de sida en fase 4. ¡Ya estaba fichado!”

Para Morin, el único medio seguro de no transmitir el virus es la abstinencia total. “Yo no soy mejor que los otros enfermos. Mi conversión me ha hecho cambiar mi perspectiva sobre mí, sobre mi cuerpo y mi relación con los otros. La oración y los sacramentos me han dado las gracias necesarias para arrancar mis hábitos y combatir mi debilidad. He aprendido a dominarme. También he descubierto mis relaciones castas con las chicas. La abstinencia sexual es a veces difícil, pero el placer del que me privo no me falta realmente, si miro la vida serena que hoy tengo”, sostiene.

Asimismo, aclara que “jamás se ha sentido rechazado por la Iglesia; al contrario. Ella me ha abierto sus puertas, me ha acogido tal como era. Me he sentido amado. La Iglesia diferencia entre la persona y sus actos. Antes de mi conversión, yo me sentía condenado por lo que creía eran las propuestas de la Iglesia, porque yo me creía uno con mis actos. Creía que cuando la Iglesia condenaba tal acto, ella condenaba al hombre. Ahora bien, la venganza de Dios es perdonar, como dice Pagnol. Dios sólo sabe amar. Él quiere con un amor predilecto a los enfermos de SIDA”.

A quienes acusan a la Iglesia hoy, Morin recuerda que “la Iglesia fue la primera en ocuparse de los enfermos de SIDA. En los años 80, en los Estados Unidos, el Cardenal O’Connor abrió un servicio especial para acogerlos, aunque se ignoraba entonces los riesgos de contagio. La Madre Teresa creó el primer centro dedicado a los enfermos de sida: El regalo de amor, en Nueva York. Existen muchos más hoy en día por todo el mundo”.

“La Iglesia ve la bondad del hombre. El Papa cumple con su papel de padre, de pedagogo, cuando recuerda que el hombre está destinado a amar en la verdad, y no en la mentira, en el miedo y el riesgo de morir. Nos muestra un camino exigente, sin pretender complacernos ni seducirnos. El SIDA se propaga por la promiscuidad. El único medio de contenerlo es volver a la raíz del amor. Todos aspiramos al amor verdadero, fundado en la confianza. El verdadero infierno no radica en ser castigado por las consecuencias de nuestro pecado, sino en tener miedo al amor”, concluye.

Alemania y Francia reiteran sus críticas al Papa

26 mar

Alemania y Francia reiteran sus críticas al Papa

Jueves 26, Marzo 2009 09:27 | CLARIN.COM

Es por las declaraciones del pontífice durante su gira en Africa contra al uso del preservativo para combatir el sida.

Vuelven a caldearse las polémicas en Europa con el Vaticano y el mundo católico italiano por el uso de los preservativos en Africa en la prevención del contagio del sida. Ante las protestas que movilizan a las fuerzas católicas en defensa de Benedicto XVI a su regreso de la gira africana, Francia y Alemania ratificaron ayer su oposición a las afirmaciones del Papa contra el uso de profilácticos para combatir el contagio masivo de sida. 

A alimentar las polémicas llegó en la primera página del diario “La Repubblica” un sondeo en el que el 52,3% de los italianos “desaprueban totalmente” las declaraciones de Benedicto XVI contra la distribución de preservativos para combatir el sida. El 21,2% de los entrevistados se declararon ser “bastante contrarios” a la medida. Solamente el 19,6% aprueba las declaraciones del Papa; el 4,6% se proclama “totalmente de acuerdo” y el 15% dice estar “bastante de acuerdo”. 

Durante el vuelo que lo llevó a Camerún y Angola, el pontífice dijo que el uso de los preservativos “no es la solución y no resuelve el problema” de la pandemia que ha contagiado a 27 millones de africanos (de los cuales 6500 mueren por día), sino que “se corre el riesgo de agravarlo”. 

Francia, Alemania y otros países europeos, junto con las Naciones Unidas y la Unión Europea contestaron duramente la posición del pontífice. Ayer, un portavoz de la cancillería francesa, Eric Chevallier, dijo “nunca hemos dicho que el preservativo es la única solución del problema”. 

“Hay otros –agregó el funcionario del gobierno-, como la asistencia médica y social, los test para determinar la presencia del virus y el apoyo psicológico. Pero el preservativo es una parte de estos elementos de respuesta. Todos los discursos en dirección opuesta, hechos además por una persona (ndr: el Papa) que tiene una enorme influencia, van contra los intereses de la salud pública”. 

También Alemania ratificó su línea de conducta sobre el uso de los condones en la lucha contra el sida. “Nuestra posición sigue sin cambios”, dijo un vocero del Ministerio de Salud del gobierno de Berlín. “Afirmamos que es necesario usar los preservativos para prevenir el contagio”. 

El miércoles pasado, la ministra de Salud Ulla Schmidt, y la de Desarrollo, Heiodemarie Wieczorek-Zeul, difundieron una declaración común que destacó el “papel decisivo” de los preservativos en la lucha contra el sida. Cualquier otro medio alternativo “sería irresponsable”, afirmó. La Iglesia defiende la abstinencia, la castidad y la fidelidad conyugal como medios apropiados. 

El clima se fue enrareciendo en estos días por la movilización del Vaticano y el mundo católico italiano en defensa de los dichos del pontífice. Italia se ha convertido en Europa en el bastión del catolicismo tradicionalista defendido por el Vaticano, con el apoyo del gobierno conservador del primer ministro Silvio Berlusconi, quién justificó hace dos días las definiciones del Papa. 

El presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, cardenal Angelo Bagnasco, dijo ayer que los obispos italianos no aceptan que en los órganos de difusión y otros lugares “el Papa sea ofendido u objeto de burlas”. 

El diario vaticano “L’Osservatore Romano” y el semanario “Familia Cristiana”, el más difundido del país, que se distribuye en todas las parroquias italianas y es de talante progresista, han salido con todo a defender a Benedicto XVI. 

“Familia Cristiana” sostiene que detrás de los ataques están “las multinacionales del preservativo”. El semanario católico afirma que invertir solo en los preservativos –medida que en realidad nadie propone-, “condena a muerte” a los africanos que ya están enfermos de sida. 

“Es una solución mínima que esconde los intereses de las industrias, gobiernos y grandes ONG”, las Organizaciones No Gubernamentales que actúan en territorio africano. Según “Familia Cristiana”, “le va bien esta solución a quién ha disminuido a la mitad la ayuda al desarrollo y niega dignidad a los pueblos de Africa”. 

El tema del uso o no de los preservativos ha derivado además en acusaciones de la Iglesia contra las empresas multinacionales y el mismo Occidente. Ayer, en diálogo con la radio Vaticana, de la cual es director, el portavoz del Papa, padre Federico Lombardi, dijo que “tengo la impresión de que en Occidente es difícil comprender la aproximación con la cual la Iglesia mira al desarrollo y al progreso de los pueblos”. 

El Papa Benedicto XVI solicitó en Angola combatir la brujería y los sacrificios humanos

21 mar

Sábado 21 de marzo de 2009 10:01
En su gira por Africa

 

El Papa Benedicto XVI solicitó en Angola combatir la brujería y los sacrificios  humanos

 

   El Papa Benedicto XVI pidió a la  Iglesia católica hoy, en la segunda jornada de su visita  a Angola, que combata la brujería y los sacrificios humanos  rituales.

 

   “Muchos de ustedes viven con el miedo de los espíritus, de  poderes nefastos que los amenazan, desorientados, y llegan a  condenar a niños de la calle y hasta ancianos, porque -dicen- son  brujos”, afirmó el Papa en una clara alusión a las numerosas  sectas y religiones tradicionales africanas presentes en Angola,  algunas de las cuales celebran sacrificios humanos.

 

   “A ellos hay que anunciar que Cristo venció a la muerte y  todos esos poderes oscuros”, dijo el Papa durante una solemne  homilía celebrada en la iglesia de San Paolo, construida en los  años 30 y recientemente remodelada.

    “Hay quien objeta que los dejemos en paz, que ellos tienen su  verdad y nosotros la nuestra. Que tratemos de convivir  pacíficamente, dejando todo como está”, dijo el Papa.

    “Estamos convencidos de no cometemos injusticia alguna si les  presentamos a Cristo (…), es para nosotros una obligación  ofrecerles la posibilidad de lograr la vida eterna” subrayó.

    Los obispos, religiosos y representantes de los movimientos  católicos y misioneros asistieron a la misa con un inusual rigor  y orden, entre cánticos en latín y oraciones en portugués en  contraste con la religiosidad africana, impregnada de danzas.

    El Papa dio inclusive la comunión de rodillas, un ritual que  había sido eliminado y que reintrodujo cumpliendo su deseo de  mayor observancia de las tradiciones católicas.

    La condena del sumo pontífice a las sectas y la brujería en  Africa negra es total, ya que en los últimos 10 años representan  un fuerte competidor para la Iglesia católica.

    Según las estadísticas oficiales, el 55% de la población  angoleña es católica y un 25% cree en religiones ancestrales.

    Algunas formas radicales de brujería están relacionadas con  los inmigrantes del Congo, según los medios de prensa del Estado,  y practican sacrificios humanos infantiles y rituales de magia  negra.

    El año pasado en Luanda, 40 jóvenes, entre ellos bebés, fueron  hallados encarcelados y maltratados en la sede de una iglesia  evangélica donde los sometían a curaciones.

    Durante la homilía, el Papa citó como ejemplo al rey bantú I  Mbemba-a-Hzinga, bautizado a los cuatro años, quien reinó en  Congo de 1506 a 1543 y garantizó “el entendimiento entre dos  pueblos tan distintos como el bantú y el lusitano gracias a la  religión cristiana”, dijo. (NA) (LNP)

“El Holocausto, crimen contra Dios”

13 feb

“El Holocausto, crimen contra Dios”

Mundo
Viernes 13 de Febrero, 2009 | Hora de creación: 22:25| Ultima modificación: 00:35

Foto: EFE.

 

El papa Benedicto XVI volvió ayer a condenar el Holocausto, al que consideró “un crimen contra Dios y la humanidad” y afirmó que “la minimización de este terrible crimen es intolerable y totalmente inaceptable”. Benedicto XVI anunció también que está preparando un viaje a Tierra Santa. Recientemente el patriarca Latino de Jerusalén, Fouad Twal, informó de que el primer viaje del Pontífice alemán a Tierra Santa será el próximo mes de mayo. El Pontífice hizo estas manifestaciones ante una delegación judía de la “Conference of Presidente of Major American Jewish Organizations”, a la que recibió en el Vaticano y ante la que reiteró el compromiso “irrevocable” de la Iglesia contra el antisemitismo. En un discurso con el que quiso dejar bien claro que la Iglesia Católica no es antisemita y dar por zanjadas todas las polémicas de los pasados días, Benedicto XVI reiteró el respeto de los cristianos por los judíos y abogó por una profundización de las relaciones entre las dos religiones. 

GUSTAR A LOS HERMANOS MAYORES

12 feb

GUSTAR A LOS HERMANOS MAYORES

Posted: 12 Feb 2009 06:41 AM CST

caifasEl papa Benedicto XVI debe asumir una clara postura dentro de la Iglesia Católica en contra del antisemitismo si quiere calmar la controversia respecto a un obispo que niega los alcances del Holocausto, dijeron este jueves líderes judíos.

Los representantes judíos se reunirán con el Pontífice este jueves en su primer encuentro con judíos desde que el Vaticano levantara las excomuniones a cuatro obispos pertenecientes a la tradicionalista Sociedad de San Pío X (SSPX), incluyendo al británico Richard Williamson.

Malcolm Hoenlein, vicepresidente de la conferencia de presidentes de grandes organizaciones judías estadounidenses, dijo que el Papa Benedicto XVI debe renegar de la organización y sus opiniones.

Hoenlein dijo a Reuters que Benedicto XVI debe “dejar en claro que no puede haber reconciliación hasta que haya una completa transformación en sus opiniones y reniegue públicamente no sólo de la negación del Holocausto, sino de sus expresiones antisemitas”.

También quería que el líder religioso garantice que la Iglesia intentará abordar el tema dentro de la Iglesia misma.

La SSPX no acepta todas las enseñanzas del Concilio Vaticano II (1962-1965), que repudia el concepto de culpabilidad masiva de los judíos por la muerte de Cristo e insta al diálogo con otras religiones.

Organizaciones judías y católicas señalaron que aparecieron declaraciones antisemitas en sitios web pertenecientes a la SSPX, pese a que el grupo parece haber comenzado a quitarlas desde que comenzó la polémica.

sized_ultrajews“No se trata sólo del obispo Williamson, sino de miembros de ese grupo, la organización de la cual forma parte, quienes han propugnado opiniones antisemitas a través de los años”, dijo Hoenlein en Roma.

Entre aquellos que condenaron a Williamson y la decisión del Papa hubo sobrevivientes del Holocausto, católicos progresistas, miembros del Congreso estadounidense, líderes alemanes judíos, la canciller alemana Angela Merkel y el escritor judío y premio Nobel de la paz, Elie Wiesel.

Arthur Schneier, rabino cuya sinagoga en Nueva York recibió la visita del Papa Benedicto XVI el año pasado y leerá el discurso del grupo al Pontífice durante la reunión del jueves, condenó las declaraciones.

“Yo soy un sobreviviente del Holocausto. Yo perdí a mi familia en Auschwitz. Yo soy un testigo de la inhumanidad del hombre hacia el hombre. Por tanto fue una ideología despreciable que no tiene lugar, no tiene espacio, en la Iglesia Católica después del Concilio Vaticano II”, señaló.

El cardenal Walter Kasper, quien está a cargo de las relaciones del Vaticano con los judíos y se quejó de que no tuvo desconocimiento de la decisión del líder religioso de levantar las excomuniones, dijo que el tema es delicado.

“La herida es muy profunda y tenemos que movernos y transformar esto en algo positivo”, comentó a Reuters.

Fuente: Reuters | radiocristiandad.wordpress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 710 seguidores