FABULAS ARTIFICIOSAS 2 DE PEDRO 1:16

19 jul

FABULAS ARTIFICIOSAS 2 DE PEDRO1:16

“Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”
(2.ª Pedro 1: 16-21).
4 PUNTOS IMPORTANTES
1. Carácter divino de la profecía.
2. Objeto divino de la profecía.
3. Finalidad de la profecía.
4. Cómo comprender la profecía.
¿Por qué Dios ha incluido tanta profecía en la Biblia? Pues casi una cuarta parte de las Escrituras está ocupada por la profecía.
En la porción que acabamos de leer, 2. Pedro 1: 16-21, encontramos información primordial al respecto; quizá no sea demasiada información, pero sí es una información muy importante! Este pasaje ilumina nuestro entendimiento en cuanto a la importancia de la profecía. Y además creo, amados, que la profecía es un tema maravilloso.
El carácter de la profecía
Lo primero que expresa Pedro es negativo: Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas…
Vaya parece que Pedro estuviese hablando hoy dia, y se que algunos de ustedes les ha ocurrido que alguien haya comentado ….QUE FANTASIA!!!!!
Esto es lo que piensan aquellos que estan el sistema ,aquellos que racionan…Los que no estan en Sion….Muchos hacen juicios asi de claros es fantasia!
Pero el apóstol Pedro dice: No, esto no es fantasía. No hemos estado siguiendo fábulas artificiosas -pues si la profecía fuera fantasía entonces sí sería una fábula artificiosa.Pero Pedro afirma: : Nosotros hemos visto con nuestros propios ojos el objeto de la palabra profética. Pues bien, cuando se trata de informar acerca de ciertos eventos, nada hay más importante que el testimonio de alguien que los haya visto, y tal era el caso de Pedro
Asi tambien fue con los Apóstoles Juan se refiere en 1. Juan 1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida…
La tarea de satanas ha sido siempre de eliminar a los portadores de la palabra profetica, e los testigos …en Hechos 12 vemos como herodes les perseguia para maltratarles …mataron a espada a Jacobo hno de Juan . Juan, Jacobo y Pedro eran los tres testigos que el mismo Pedro tenía en mente, pues ellos habían estado juntos en el monte santo, el monte de la transfiguración. Estos tres discípulos eran los testigos que Satanás estaba tratando de eliminar, a fin de que no hubiera más ningún testimonio divino y perfecto ….
El objeto de la profecía
Caítulo 17 de Mateo. Este breve episodio de la vida del Señor, bien conocido por nosotros, nos brinda en pocas palabras el alcance y el objeto de la profecía. En este pasaje observamos al Señor presentado en gloria, el objeto de toda la profecía. El propósito de Dios para con su amado Hijo, en quien siempre halló su delicia, es, principalmente, que Aquel que había sido despreciado en esta tierra y crucificado por los hombres, sea reconocido por sus criaturas como el Hombre glorificado. Esto resulta contrario a lo que sucedió cuando Él vino hasta aquí por primera vez. Pero cuando el Señor venga por segunda vez -no a arrebatar a sus santos, pues no es el tema que tratamos aquí- para aparecer públicamente aquí en la tierra, toda rodilla se doblará y todos le reconocerán como el Señor de señores y el Rey de reyes, de manera que el Señor será glorificado aquí en la tierra como Hombre y Cabeza de toda la creación. Éste es el propósito de Dios al que apunta toda la profecía.
Un objeto verdaderamente maravilloso, que nos muestra un consejo eterno de Dios en el que amamos pensar, y del cual por el momento sólo tenemos una insinuación: “la estrella resplandeciente de la mañana”. Pero, además, Dios tiene un plan para el mundo en el cual vivimos, el que ahora se caracteriza por su enemistad contra Dios. Este mundo deberá sujetarse a su Hijo amado, pues el Señor en gloria será el centro de la creación. De esta manera Dios pondrá fin a la Historia. El hombre puede tener sus ideas propias con respecto al pasado y al futuro, pero son los pensamientos de Dios los que siempre prevalecerán. Al finalizar la Historia del universo, el Señor será reconocido como el centro de todo lo creado, como el Hombre glorificado.
Cuando el Señor vino a la tierra la primera vez, fue visto de una manera totalmente opuesta a lo que acabo e decir. Él no vino como Rey, sino que tomó la forma de siervo; no vino a gobernar, sino a obedecer; los hombres no lo aclamaron como el verdadero Rey, pero sí tuvieron la ocasión de utilizar su título de Rey de los judíos para ridiculizarlo, y nada menos que en la cruz. El Señor murió despreciado y rechazado por los hombres, quienes no querían saber nada de Él. De esta manera Dios cumplía su consejo eterno de salvación y bendición para los pecadores perdidos.
Alguien puede pensar que nada de esto puede ser hallado en la palabra profética, y en consecuencia preguntarse: «¿Cuántos capítulos hay en los libros proféticos que ni siquiera mencionan el nombre del Señor?» La respuesta es que el Señor en la gloria es el objeto , no el contenido , este es el motivo por el cual no se menciona al Señor en cada versículo.
Observemos a los cristianos que nos rodean y preguntemos acerca de todo esto. Dirán algunos: «¡No, la profecía no existe!». Parece que a algunos les resulta necesario presentar a Isaías aserrado en tres o cuatro partes para eliminar la idea de profecía, porque en la segunda parte de su libro el profeta menciona a un hombre como el Rey Ciro, y parece que ellos también piensan que nadie puede hablar con tanta anticipación de otra persona. «Esto es imposible; la profecía no existe. ¡Son fábulas artificiosas!» -quizá sigan diciendo. Sin embargo, Pedro dice: «No, no hemos seguido fábulas artificiosas, ¡nosotros estábamos allí! Nosotros lo hemos visto y ahora anunciamos esta maravillosa palabra profética». Es el motivo por el cual este breve pasaje tiene tanto peso.
3. La finalidad de la profecía
Dios tiene una intención por la cual nos da la palabra profética, leamos el versículo 19: “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”. Aquí hallamos dos razones por las cuales Dios nos da la palabra profética. La primera es que Dios conoce, desde el principio, todo lo que sucederá hasta el final. En esto no necesitamos ser instruidos, pues todo alcanzará su cumplimiento aun cuando nosotros no fuéramos informados. Por lo tanto, hay algo más aquí, algo que es mucho más personal. Dios nos explica porqué nos ha dado la palabra profética anticipadamente. Él no necesitaba hacer esto. Bastaba con que Él nos dijera: «Esperad la venida del Señor», ¡y conocer sólo esto hubiera sido maravilloso! Pero no, Dios nos ha dado la palabra profética, la cual, como hemos visto, abarca gran parte de las Escrituras. En nuestro pasaje hallamos el porqué de esta decisión de Dios.
La palabra profética es una lámpara que brilla en un lugar oscuro. Y nosotros ciertamente nos encontramos en un lugar oscuro. Todo aquel que aún no se haya convertido, que todavía no haya conocido al Señor Jesús como su Salvador personal, todavía está en tinieblas. La oscuridad implica estar lejos de Dios y no conocerle. Dios es luz en sí mismo 1.ª Juan 1:5 y se halla en luz inaccesible 1.ª Timoteo 6:16. Pero Él ha alargado su mano al enviarnos a su Hijo para librarnos de las tinieblas. ¿Se encuentra alguien aquí, hombre o mujer, que no es aún “luz en el Señor”? ¡Pues yo lo animo a ir a Él! Si esta persona se preguntara ¿cómo puedo hacer esto?, pues entonces yo le diría que la respuesta es muy simple. En el evangelio hallamos un relato acerca de un hombre que fue al templo y se detuvo lejos, con la cabeza inclinada, y que golpeando su pecho decía: “Dios, sé propicio a mí, pecador” Lucas 18: 9-14. ¡Esto es suficiente, no hace falta hacer otra cosa! Usted no necesita llevar a cabo prácticas religiosas ni alguna otra cosa, sino reconocer que es un pecador y aceptar que el Señor Jesús murió por usted para limpiarlo de sus pecados.
Debemos tener cuidado de no tratar de interpretar las Escrituras mediante los eventos históricos; esto sería el otro extremo. Es la palabra profética la que explica qué es lo que está sucediendo. Por ejemplo, muchos cristianos han tratado de probar que tal o cual persona era el Anticristo, pero Pablo afirmaba simplemente que el Anticristo aún no podía venir. Si no aplicamos rectamente la palabra profética, podemos comenzar a fantasear. En la segunda epístola a los Tesalonicenses, capítulo 2, dice claramente que el Anticristo no podrá venir antes de que los santos sean arrebatados. A pesar de este simple testimonio, creo que no han sido pocos los que han afirmado, incluso en nuestros días, haber visto al Anticristo. Ellos no han sabido utilizar correctamente la palabra profética como una lámpara que brilla en el lugar oscuro.
La palabra profética alumbra en el lugar oscuro, mostrando así su origen divino Nuestra esperanza, como cristianos, no es primordialmente lo que estamos considerando aquí esta noche, el cumplimiento de la palabra profética en este mundo. Nuestra esperanza está en los cielos, tal como lo expresan las siguientes palabras: “…hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”.
Este día que ha de amanecer no es el día del Señor, en el que Él aparecerá como el “Sol de justicia… en sus alas traerá salvación” Malaquías 4, en el que gobernará como el Rey de reyes. Aquí se trata del amanecer de la verdad en nuestros corazones, el amanecer del verdadero cristianismo. El lucero de la mañana es mencionado también en el último capítulo del Apocalipsis: “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana” 22:16.
El lucero de la mañana aparece antes de que salga el sol. El día es el día del Señor, que comprende un período que va desde su aparición en este mundo hasta el fin del Milenio. Al principio, el Señor aparecerá en gloria como el “Sol de justicia”, pero antes de que el día comience, nosotros seremos arrebatados al cielo. Por esto el Señor no es presentado en nuestro pasaje como el Sol lo cual representa su majestad como Hombre glorificado, Mateo 17:2; Apocalipsis 1:16, sino como la estrella resplandeciente de la mañana. Para nosotros ahora es de noche, estamos rodeados por las tinieblas del mundo. Sabemos que la palabra profética será completada cuando el Señor aparezca aquí; pero también sabemos que Él vendrá antes como la estrella resplandeciente a fin de quitarnos de este mundo y unirnos con Él para siempre, para llevarnos a la casa del Padre. Notemos, sin embargo, que no sólo dice “hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga…”, sino que agrega “en vuestros corazones”. Qué significan estas últimas palabras? Que la esperanza de la venida del Señor es para nosotros un motivo que nos fortalece y anima.
4. La profecía debe ser comprendida rectamente
Finalmente, debemos saber cómo comprender la palabra profética. Por medio de los versículos 20 y 21 de nuestro pasaje recibimos la siguiente instrucción:.entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada”. Dicho de manera más simple, esto significa que nosotros nunca podremos explicar un pasaje de la palabra profética, ni de toda la Palabra de Dios, tomando al mismo pasaje como fuente de la explicación, es decir, considerándolo aisladamente del resto de las Escrituras. Las Escrituras siempre se explican por las Escrituras. Esta enseñanza encuadra en el marco de lo que el apóstol Pablo le escribe a Timoteo: “Retén la forma de las sanas palabras” 2.ª Timoteo 1:13
Hemos aprendido que la profecía “nunca fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. Este es uno de los pasajes que se refieren a la inspiración de la Palabra de Dios. Los hombres que escribieron los libros de la Biblia eran santos hombres de Dios, reconocidos por Él mismo como Sus instrumentos. Moisés fue uno de estos hombres de Dios (Salmo 90:1), como así también Elías, quien podía decir: “Dios… en cuya presencia estoy” (1.º Reyes 17:1). Ellos permanecían ante Dios, concientes del hecho de que Él los observaba constantemente. “Santos hombres de Dios”, tal es el carácter de aquellos que escribieron los libros del Antiguo Testamento, y también los del Nuevo. Pero esto no es todo. Aun cuando los creyentes del Antiguo Testamento no tenían el Espíritu Santo como lo tenemos nosotros, sin embargo estos santos escritores eran guiados por Él. Ellos escribían en el poder del Espíritu Santo. De manera que no escribían el producto de ideas humanas, sino las cosas que les habían sido dadas por el poder del Espíritu.
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar…” En lugar de decir «inspiración divina», podríamos decir también «alentado por Dios» o «alentado por el Espíritu Santo», porque «aliento» y «espíritu». Pablo está hablando de los resultados de esta inspiración. En la epístola de Pedro observamos a las personas , a los instrumentos de la inspiración, guiados por el Espíritu; mientras que en 2. Timoteo el resultado de dicha inspiración divina.

http://tiemposdeoracion.blogspot.com/2007/03/fabulas-artificiosas-2-de-pedro116.html

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 726 seguidores

%d personas les gusta esto: