¿Por qué jehová mando a exterminar a los cananeos?

8 jun

¿Por qué jehová mando a exterminar a los cananeos?
por Bismarck Antonio Aburto M

CANAÁN, CANANEOS

Canaán fue hijo de Cam y nieto de Noé. De acuerdo al testimonio bíblico, Noé maldijo a Canaán, quizás porque junto a su padre vio la desnudez de su abuelo (Gn 9.18, 22–27;  Cam). Más tarde Canaán se identifica en la lista de la naciones (Gn 10.15–19) y sus descendientes (cananeos) se relacionan con once grupos o pueblos que históricamente habitaban en Fenicia y Siria Palestina.
Nombre
Los términos Canaán y cananeo parecen abarcar una designación egipcia que identificaba tanto a los habitantes como al país ubicado en la región oeste de Palestina a partir de ca. 2000 a.C. Tal designación quizás se fundamentaba en cómo dichos habitantes se autoidentificaban. Se piensa que kina>nu significa «mercaderes» o «comerciantes» (Os 12.7; Sof 1.11; cf. Is 23.11), aunque tradicionalmente el vocablo se ha relacionado con «tinte color púrpura», en clara alusión al principal producto comercial de la comunidad. Se ha sugerido también que el nombre Canaán puede significar «bajo» o «plano», en relación a la costa mediterránea al norte del territorio filisteo. De acuerdo a fuentes griegas y fenicias, los habitantes de Fenicia se identificaban como cananeos.
En la Biblia se indica que Canaán es el país al que emigraron los patriarcas y los israelitas. Y en la actualidad la región incluye parte del territorio de Israel y Líbano.
Geografía
En la Biblia, como también en fuentes extrabíblicas, se identifican al menos dos extensiones geográficas relacionadas con el término. En primer lugar se alude al territorio y a la franja costera que va desde Siria a Palestina, y sobre todo a Fenicia. Los cananeos, según algunos textos de la Escritura (Gn 10.15–19; Nm 19.29; Jos 5.1; 11.3; Jue 1.27–37), ocupaban la región costera, los valles y las llanuras del oeste palestino y el valle del Jordán (los amorreos habitaban en las alturas).
La misma designación puede abarcar, por relación o extensión, la región interior de Palestina y Siria. De ahí que en Gn 10.15–19 se incluye en la lista también al heteo, al jebuseo, al amorreo, al heveo y al gergeseo, y se indica que las familias de los cananeos se dispersaron (v. 18). Esta región, que abarca la costa mediterránea desde Sidón hasta Gaza, en el interior incluye ciudades a la orilla del mar Muerto (p. ej.,  Sodoma y Gomorra), y llega al norte hasta Lasa, de ubicación precisa incierta.
Los puertos más importantes de Canaán eran Tiro, Sidón, Beritus (actual Beirut) y Gebal (conocida en griego como Biblos). Estos centros de comercio internacional estaban ubicados en el actual Líbano. Los barcos de estas regiones transportaban madera de cedro, aceite, vino y tinte púrpura. Llegaban a Canaán barcos con lino de Egipto y artesanía griega, y Biblos era un importante centro de exportación de papiro. En la época de Salomón, la artesanía cananea y fenicia tenía tanta fama que del Líbano se envió madera para la construcción del templo de Jerusalén, y desde Tiro colaboraron en las obras de construcción (1 R 5; 7.13–47).

Foto de Gustav Jeeninga
Estatua de Baal, un prominente dios pagano de los antiguos cananeos.

Cananeos Y Amorreos
Aunque en la Escritura los Amorreos habitan en las montañas (Nm 13.29; Jos 5.1; 11.3), en su uso más amplio se confunden con los cananeos. Los amorreos se incluyen en la designación de cananeos (Gn 10.15–16); cuando se indica que Israel conquistó Canaán, posteriormente se alude a la tierra de los amorreos (Jos 24.15, 18); Abraham, al llegar a Canaán, no ocupa la tierra prometida porque la maldad de los «amorreos» no había llegado al colmo (Gn 15.16); y Siquem, que es una ciudad de Canaán (Gn 12.5–6; 34.2, 30), también se conoce como amorrea (Gn 48.22).
Esa confusión semántica quizás se deba a que ambos términos provienen de la identificación que hacen de ellos los grupos externos (p. ej., egipcios e israelitas). Pero aunque son vecinos, sin duda son nacionalidades independientes.
Excavación de un templo cananeo del siglo catorce a.C. en Bet-sán.

Historia
La presencia en Palestina de un pueblo de habla semítica en el tercer milenio a.C. la han corroborado varios descubrimientos arqueológicos. Se ha comprobado que los cananeos estaban ya establecidos en Palestina a lo menos por el año 2000 a.C. También los amorreos estaban bien arraigados en Siria Palestina; y en Ebla, al norte de Siria, ya se manifestaba un elemento semita para el 2300 a.C. En aquellos tiempos, Canaán estaba dividida en una serie de ciudades estatales y formaba parte del Imperio Babilónico bajo la dinastía de Ur. La teología y los dioses procedían de Babilonia. Como en todo el imperio, el famoso Código ® Hammurabi estaba en vigencia en Canaán.
Cuando el dominio de los babilonios, aunque no su influencia, llegó a su fin en Palestina, los heteos dominaron en el norte y en el sur los egipcios. Los reyes hicsos de ® Egipto unieron Canaán con el Delta. No cabe duda que fue un rey hicso el que favoreció a José y a su familia. Luego los egipcios derrotaron a los hicsos, quienes eran extranjeros en la tierra de los faraones, y recuperaron el dominio de Canaán: «Se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José» (Éx 1.8).
En el tiempo de la invasión israelita bajo Josué (ca. 1230–1220 a.C.), el poderío egipcio casi había desaparecido en Canaán. Existían muchos conflictos entre los pequeños reinos y principados de las ciudades estatales, pero los faraones permanecían indiferentes; al parecer solo se interesaban en los tributos que recibían de Canaán. Los cananeos se hallaban debilitados por sus disensiones, los impuestos y por el sistema feudal que Egipto había propiciado.
Los primeros doce capítulos del libro de Josué narran la conquista de Canaán por Israel, y en los capítulos 13–22 se describe la distribución de la tierra entre las doce tribus.
Cerca del año 1200 a.C., quizás después que los hebreos conquistaron a Canaán, varios grupos conocidos como «los pueblos del mar» invadieron y arrasaron la costa del Mediterráneo, infundiendo terror hasta las mismas fronteras de Egipto. Uno de esos grupos, los filisteos, se asentaron en la región costera al sur de Canaán.

Cultura
Organización social
Los cananeos se organizaban en ciudades estatales que tenían el carácter de pequeñas monarquías. Cuando los israelitas invadieron Canaán, la tierra estaba dividida de esta manera (Jos 10.1–5; 11.1–3). El rey tenía el privilegio de establecer impuestos, reclutar el ejército y supervisar el comercio y la religión (cf. 1 S 8); la reina cumplía responsabilidades de importancia; y en los estados más desarrollados la corte se organizaba de forma fastuosa. La unidad básica de la sociedad cananea era la familia, como lo indica la literatura de la época, sobre todo la proveniente de Ugarit. Además, tenían gremios o corporaciones para agricultores, ganaderos, artesanos, comerciantes y artistas. Los sacerdotes y el personal ocupado de los quehaceres del culto también estaban organizados. Y los guerreros pertenecían a varios tipos de grupos militares. Parece, además, que existía una profunda división de clases, incluyendo los patricios o clase alta, la clase baja y los siervos, quienes disfrutaban de relativa libertad.
Idioma
La lengua de los cananeos pertenece a la familia de idiomas semíticos. La expresión «la lengua de Canaán» (Is 19.18) se refiere especialmente al hebreo, pero incluye las lenguas semíticas occidentales. Entre los eruditos se usa a veces el término «cananeo» para designar el grupo de lenguas semíticas formado por el cananeo antiguo (representado en las tablillas del Tell el-Amarna), el hebreo, el fenicio, el púnico y el moabítico (EBDM II, pp. 87–88). «La definición de lo que es o no es “cananeo” se presta a mucha controversia. Dentro del grupo general de los idiomas semíticos del nordeste, el hebreo bíblico (cf. Is 19.18) y las glosas y términos semíticos occidentales de las tablillas de el-Amarna, pueden catalogarse como “sudcananeos” juntamente con el moabítico y el fenicio» (NBD, p. 184).
Literatura
El estudio de la literatura de Canaán se fundamenta básicamente en los descubrimientos de Ugarit. Este material incluye, entre otros documentos, la epopeya de Baal (escrita ca. 2000 a.C.), la leyenda de Aqhat (ca. 1800 a.C.) y el relato del rey Keret (del siglo XVI a.C.). La poesía que manifiestan estas obras puede relacionarse con la literatura bíblica en lo que respecta al vocabulario y los giros del lenguaje.
Es posible que en los tiempos de Hammurabi se introdujese en Canaán el sistema de escritura cuneiforme, juntamente con el idioma y la literatura de los babilonios.

Arte
Los hallazgos arqueológicos muestran que los cananeos avanzaron en el cultivo de las artes, sobre todo en la escultura y la orfebrería. Trabajaban también con esmero la madera y fabricaban telas preciosas.
Comercio
La situación geográfica de Canaán fue siempre sumamente estratégica. Allí coincidían las rutas más importantes del comercio mundial de la época. La flota mercante de los fenicios se hallaba muy activa en el negocio de la púrpura. Las ciudades del interior tenían como patrimonio no solo la agricultura y la ganadería sino también el comercio. Concurrían allí las caravanas de Asia Menor, Babilonia y Egipto para el intercambio de una gran variedad de productos industriales y agrícolas. A los israelitas recién salidos del desierto la vida de los cananeos debe haberles parecido en extremo lujosa.

Religión
La obra de Filón de Biblos, erudito fenicio que vivió a finales del primer siglo d.C. y la literatura épico-religiosa descubierta en Ras Samra (antigua ciudad de Ugarit) durante los años 1929–1937, arrojan mucha luz sobre la religión de los cananeos, quienes eran decididamente politeístas.

Entre sus dioses sobresalen los siguientes:
El (el Poderoso) era la deidad suprema. Era un dios tirano, cruel, sanguinario y lujurioso, que echó del trono a su padre y asesinó a su hijo favorito y a su hija. Tenía tres de sus hermanas como esposas. Para los cananeos El era el «Padre de los hombres» y lo representaban como «el Padre Toro». Es decir, el progenitor de los dioses. El hijo y sucesor de El era  Baal (señor), el dios de la lluvia, la tempestad y la fertilidad. Anat, hermana y esposa de Baal, forma junto a Astoret y  Asera la trilogía de diosas cananeas que ilustran la gran depravación del culto cananeo. Eran las diosas de la guerra y la actividad sexual. Anat, a quien se le llamaba «Virgen» y «Santa», era en realidad una prostituta del panteón cananeo. Astoret, la diosa de la estrella vespertina, no siempre se distingue de Anat. Era tanto una diosa madre como una prostituta. Asera, esposa de El, según la mitología de Ugarit, era la diosa principal de Tiro en el siglo XV a.C., bajo el nombre de «Santidad». Se le nombra al lado de Baal en el Antiguo Testamento, donde el término «Asera» significa principalmente la imagen de esta diosa (1 R 15.13; 18.19; 2 R 21.7; 23.4).
En los cultos cananeos se sacrificaban animales a los dioses (carneros, corderos y palomas). Aunque hay indicios de sacrificios humanos en el culto cananeo del segundo milenio a.C., esta práctica no se ha podido corroborar arqueológicamente. De acuerdo a los textos ugaríticos y a la literatura egipcia de origen o inspiración semítica, la religión cananea apelaba a lo bestial y material de la naturaleza humana. Esos cultos incluían actividades sexuales, en las cuales participaba personal femenino del templo especialmente separado para tal oficio.
El politeísmo cananeo, que era de lo más degradado, corrompió moralmente al pueblo. En el culto de sus dioses, hombres y mujeres se prostituían a su antojo. Se ha dicho que en aquellos tiempos no había en el Medio Oriente una religión tan degenerada como la de Canaán. Según Lv 18.25, la tierra estaba contaminada por las abominaciones practicadas por los cananeos, a quienes la tierra tuvo que vomitar (Lv 20.22).

Exterminio
Jehová ordenó a Israel que exterminase a los cananeos (Éx 23.31–33; 34.11–17; Dt 7.2–4; 9.3). Hay algunos que califican de injusto este mandato y afirman que no se halla en armonía con el carácter de Dios, quien es «lento para la ira y grande en misericordia». Una buena respuesta a esta objeción se halla en la justicia de Dios y en la naturaleza de la religión cananea. El propósito divino en la destrucción de los cananeos era en primer lugar punitivo (Gn 15.16; Lv 18.25). Dios es también justo y sabe dar su paga a los que hacen mal. Castigó a los antediluvianos (Gn 6) y a los habitantes de Sodoma y Gomorra (Gn 19) mediante fuerzas naturales. ¿Por qué no habría de destruir a los cananeos a través del pueblo de Israel? No es tampoco la única vez que Él se vale de una nación para castigar a otra. Lo hace también cuando trae a los asirios para maldición del reino del norte en Palestina y a los babilonios para ejecutar juicio sobre Judá. Además, el propósito de Dios al destruir a los cananeos era preventivo (Éx 23.31–33; 34.12–16; Dt 7.2–4). No quiere que su pueblo se contamine con las maldades de Canaán. Los cananeos estaban tan corrompidos, que aun su existencia era incompatible con la conservación de Israel en pureza y verdad, necesarias para el cumplimiento de su misión universal de bendición (Gn 12.1–3).
Los israelitas no cumplieron cabalmente la orden divina y su desobediencia les trajo muchos males. El libro de Jueces menciona los continuos fracasos de Israel. Judá no pudo arrojar a los que habitaban en los llanos (1.19). «Mas el jebuseo que habitaba en Jerusalén no lo arrojaron los hijos de Benjamín» (1.21). Tampoco Manasés (1.27), Efraín (1.29), Zabulón (1.30), Aser (1.31), Neftalí (1.33) ni Dan (1.34) tuvieron completo éxito en la empresa de desarraigar a sus enemigos. El cananeo «persistía en habitar aquella tierra» (Jue 1.27) y fue azote y tropezadero para los hijos de Israel (Jue 2.1–3).

Echemos primero un vistazo a la religión de los cananeos.

Baal era su dios principal y su esposa Astoret la principal diosa. Esta era la personificación del principio reproductivo en la naturaleza. Ishtar era su nombre babilónico: Astarté su nombre griego y romano. Baalim, plural de Baal, eran imágenes de este, y Astarot el plural de Astoret. El símbolo de Asera (Valera ant., “bosque”) era una vara sagrada, tronco de árbol o cono de piedra que representaba a la diosa. Los templos de Baal y de Astoret generalmente se hallaban juntos. Las sacerdotisas eran prostitutas sagradas; y los sodomitas, prostitutos de los templos. La adoración de Baal, Astoret y otros dioses cananeos consistía en las orgías más extravagantes; sus templos eran centros de todo tipo de vicio y degeneración posible.

El mandato expreso de Dios a Israel era que destruyera o desterrara a los cananeos (Deuteronomio 7:2-3). Josué se dio a la tarea con todas sus fuerzas, ayudándole Dios mismo con grandes milagros, en realidad, fue Dios quien lo hizo. En las excavaciones en Gezer en 1904-09, Macalister, del Fondo para la Exploración de Palestina, halló en el estrato cananeo de 1500 A.C. anterior a la ocupación israelita, las ruinas de un “lugar alto” que había sido un templo en donde se adoraba al dios Baal y a la diosa Astoret (Astarté).

Era un recinto de 147.5 pies por 118 pies, rodeado de un muro pero sin techar, en donde los moradores celebraban sus festejos religiosos. Dentro de los muros había 10 columnas toscas de piedra, de 4′ 11″ hasta 10′ 10″ de alto, delante de las cuales se ofrendaban los sacrificios. Debajo de los escombros de este “lugar alto,” Macalister halló gran cantidad de urnas que contenían los restos de niños que habían sido sacrificados a Baal. Todo el recinto entero resultó ser un cementerio de niños recién nacidos. Otra costumbre horrenda era la de los “sacrificios de los cimientos.”

Cuando había que construir una casa, se sacrificaba a un niño cuyo cuerpo era sepultado entre las paredes, para traer buena suerte al resto de la familia. Muchos de estos se hallaron en Gezer. También han sido encontrados en Meguido, Jericó y otros lugares.

Debajo de los escombros de este “lugar alto” Macalister también encontró cantidades de imágenes y placas de Astoret, con los órganos sexuales toscamente exagerados para excitar los sentimientos sensuales. Los cananeos, adoraban cometiendo excesos inmorales en presencia de sus dioses, y luego asesinando a sus hijos primogénitos como sacrificio a estos mismos dioses. Si Israel cayera en estas prácticas, el primogénito de José y María (nadie menos que Jesús) podría ser sacrificado a muerte en un horno en un culto a los demonios. La tierra de Canaán había llegado a ser una especie de Sodoma y Gomorra en escala nacional.

El propósito de Dios al ordenar el exterminio de los Cananeos además de ser un juicio sobre éstos, era mantener a Israel libre de la idolatría y de sus prácticas vergonzosas. Dios estaba fundando la nación israelita con un sólo gran propósito; el de preparar el camino para la venida de Cristo, estableciendo en el mundo la idea de que hay un sólo, vivo y verdadero Dios. Si Israel caía en idolatría, deja de tener razón de existir como nación.

Las perversiones sexuales de estas naciones eran propensas a auspiciar y desarrollar enfermedades venéreas que podrían acabar con gran parte de la población de aquella época. Si tales enfermedades hubieran afligido a Israel, el medio físico para traer el Mesías venidero al mundo podía verse diezmado.

Más aún, el tiempo de gracia para estas tribus fue extendido 38 años más de lo que Dios hubiese querido. Al echar a Israel al desierto por 38 años más por su rebelión, estas tribus tuvieron otra oportunidad para abandonar sus caminos de mal, pero se resistieron. Terminaron rechazando esta última oportunidad que el Cielo les brindaba.

Por vía de precaución era necesario borrar del país los últimos vestigios del culto idólatra. En esto, Josué dio a la nación un buen comienzo. Si Israel hubiese seguido por el mismo camino, ¡cuán distinta hubiera sido la historia!

¿Nos preguntamos todavía por qué Dios mandó a Israel que exterminara a los cananeos? Tenía derecho a seguir viviendo una civilización de semejante inmundicia y brutalidad? Esto es uno de los ejemplos de la historia, de la ira de Dios contra la maldad de las naciones. Los arqueólogos que cavan en las ruinas de las ciudades cananeas se preguntan por qué Dios no las destruyó mucho antes.

Bibliografia

About these ads

26 comentarios to “¿Por qué jehová mando a exterminar a los cananeos?”

  1. lampuzo 11 junio 2010 at 8:36 AM #

    Paulo.. ¿Los arqueólogos que cavan en las ruinas de las ciudades cananeas se preguntan por qué Dios no las destruyó mucho antes..?

    Lo dicho en esa frase es un barbaridad desde todos los puntos de vista, y tu lo sabes.., y mas si tenemos en cuenta que los hebreos son semitas occidentales, cannaneos en definitiva, y que practicaron esas mismas creencias, hasta la reforma religiosa del rey Josías. Josué, pongamos que existió, es anterior según la Biblia, a esa reforma y por tanto seguramente seguidor de similares creencias. Te pongo un ejemplo: El nombre del profeta Sofonias, que es anterior a la reforma, viene a significar “Safón es mi Señor” ó lo que es lo mismo, Baal-Safon.

    Paulo, creí que ya estabas por encima de éstas “parrafadas”.

  2. Ricardo Paulo Javier 11 junio 2010 at 5:08 PM #

    Hola Lampuzo.No entiendo su pregunta,honestamente. Cual es exactamente su inquietud?
    Dios mando en el A.T a destruir esas naciones. Uno de los atributois de Dios es la Ira,pero es Santa y no pecaminosa como la nuestra. Esas naciones estaban corrompidas totalmente. Si Dios no las hubiese mandado a destruir hubiesen contaminado a Israel. De ISrael tenia que nacer Jesus. Si Israel desaparecia, no se cumplia la promesa a ABraham y Jesus no hubiese nacido, logicamente.
    Espero haberme explicado.
    saludos

  3. lampuzo 11 junio 2010 at 9:15 PM #

    Me pareció una entrada conductivista, Paulo, en relación con la supuesta interpretación “moral” de unos arqueólogos de su trabajo.

    Una aclaración: Los cannaneos no mataban a sus primogénitos de esa sistemática forma. Esos enterramientos corresponden a “fruto” de las relaciones hieródulas de las denominadas “vírgenes de Astarté”, hecho que era culturalmente aceptado, ya que representaban ritualmente las relaciones entre Baal y Anat/Astarté, (ver ciclo mitológico de Baal) y por tanto, no podían tener supuestamente descendencia , pués serían expulsadas del templo.

    Saludos,

  4. Ricardo Paulo Javier 11 junio 2010 at 9:19 PM #

    La reflexion de los arqueologos debe ser una reflexion personal del autor.Una interrogacion retorica que es puesta en boca de los arqueologos para darle autoridad. Pero bueno, ud. dice que los cananeos no eran tan malas personas?

  5. lampuzo 12 junio 2010 at 9:06 AM #

    No, Paulo, yo no entro en valoraciones morales de los comportamientos de unas civilizaciones que tienen 5000 años de antiguedad, porque es absurdo, es como “excomulgar” los restos de un “homo antecessor”, de hace 900.000 años, porque era canibal.

    Yo entiendo que, desde el punto de vista actual, tales comportamientos pueden ser rechazables e incluso execrables, pero condenar a unas gentes que ni remotamente consideraban sus actos como delictivos, antisociales ó pecaminosos, como he dicho antes, es absurdo.

    La cuestión histórica es que apartir de siglo XII a.c., y como consecuencia de un drástico cambio geoestratégico y social, los valores “nacionalistas”, entre los que se incluyen los culturales y religiosos, eran el soporte de los estados en ciernes. En éste contexto, tras el regreso del exilio babilónico y dentro del proceso expansionista hebreo, debemos correctamente, así como sus justificaciones, ubicar los relatos bíblicos que en la entrada de exponen.

    Si éstas justificaciones ó mandatos procedían de Dios…, esa es otra cuestión completamente diferente.Ni quito ni pongo rey.

    Saludos,

  6. Ricardo Paulo Javier 12 junio 2010 at 1:45 PM #

    no entendi su reflexion,lampuzo.

    La cuestión histórica es que apartir de siglo XII a.c., y como consecuencia de un drástico cambio geoestratégico y social, los valores “nacionalistas”, entre los que se incluyen los culturales y religiosos, eran el soporte de los estados en ciernes. En éste contexto, tras el regreso del exilio babilónico y dentro del proceso expansionista hebreo, debemos correctamente, así como sus justificaciones, ubicar los relatos bíblicos que en la entrada de exponen.

  7. lampuzo 12 junio 2010 at 6:14 PM #

    Quiero decir, Paulo, que los relatos bíblicos anteriores al año 700 a.c. son parte de exaltaciones épicas dirigidas a consolidar un estado hebreo en construcción tras las invasiones asirio-babilónicas y a resultas de ello, son prácticamente todos míticos, aunque los topónimos sean, como no podría ser de otra manera, ciertos.

    Otra cosa sería, y esto es indudable, que el conocimiento de Dios como ente divino, en su diferentes epónimos cannanito-mesopotámicos, tuviera por aquel entonces más de 2000 años.

  8. Ricardo Paulo Javier 12 junio 2010 at 9:10 PM #

    Me parce que no es asi,lampuzo.
    Canaan existio, y si explicamos sus caracteristicas culturales es para explicar el porque Dios los destruyó. DIos tiene un atributo divino que es la ira, y estos grupos culturales amenazaban la identidad religiosa y cultural de Israel como nacion, luego que salieron de Egipto con Moises.
    Yo creo en la veracidad de los relatos. Ninguna teoria en contra de la veracidad de estos relatos puede ser probada.
    Si Dios no los mandaba a destruir hubiesen acabado ellos con Israel. De Israel habia de nacer el Salvador de la humanidad,Jesucristo, el Hijo de Dios.
    Aca le puse acerca de estos pueblos antiguos.(Canaan)
    Es del Dicc. Biblico.Espero le sea util.
    Saludos

  9. lampuzo 13 junio 2010 at 7:00 PM #

    Paulo, Dios no destruyó a los cannaneos por esas fechas, más que otra cosa porque hubo cannaneos, como potencia mediterránea, y con similares creencias hasta la III guerra púnica en la segunda mitad del siglo II a.c, ésto en cuanto a los fenicios. En cuanto a los cannnitas nor-occidentales ugaríticos y de los reinos neo-hittitas sirios ó del reino de Damasco (amorritas) no fue hasta su conquista por parte de los seleúcidas helenísticos en el siglo II a.c. cuando cambiaron sus costumbres. Costumbres que se intentaron imponer en Israel y que tuvo como consecuencia el levantamiento de la dinastía macabea . Si bien esto no impidió que la religión judía añadiera ciertos “retazos” persas tales como el “Apocalipsis”,la conceptualidad de “Juicio Final” y lo que se conoce como la “Tora oral”, que incluye conceptos tan “profundamente” hebreos como el “mesianismo”.

    Paulo, te agradezco la lectura sugerida y en correspondencia me gustaría que tú también tuvieras tiempo para acercarte a ésta otra. Saludos.

    http://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=14031&portal=114 (descárgar PDF)

  10. lampuzo 13 junio 2010 at 7:15 PM #

    Pérdona la última aclaración. Es cierto que determinados pueblos residentes en Cannán fueron derrotados por los hebreos en los albores del siglo XI a.c.: Los peleset/filisteos, danunas y tal vez tjeker, según sus nombres egipcios, pero me temo que éstos no son pueblos semitas occidentales, es decir cannanitas, si nó más bien son pueblos minóicos. El denominar a estos pueblos como cannanitas proviene del termino griego “kannanaios”. “kannanaios” se puede traducir como “canallas”, “ladrones” ó “asesinos”; y que concuerda muy bien con el comportamiento de estos piratas mediterráneos.

  11. Renton 14 junio 2010 at 1:48 AM #

    Lampuzo:
    El denominar a estos pueblos como cannanitas proviene del termino griego “kannanaios”. “kannanaios” se puede traducir como “canallas”, “ladrones” ó “asesinos”

    En absoluto, el término Canaanita deriva del hebreo y vendría a significar algo así como Mercader o Comerciante.
    :|

  12. Ricardo Paulo Javier 14 junio 2010 at 2:17 AM #

    Holaaaaaaaaaaa Renton incomings!!!!
    El teólogo de Barcelona con sus aportes, bienvenido a nuestras charlas, hombre!!!!
    dbtCJ
    8)

  13. Ricardo Paulo Javier 14 junio 2010 at 2:19 AM #

    hola lampuzo.Ya baje el libro.
    saludos

  14. lampuzo 14 junio 2010 at 8:42 AM #

    ¡Hombre Renton, cuanto tiempo..!, bienvenido a nuestro pequeños intercambio de ideas.

    Corrígeme, Renton, si me equivoco. El término “kannanaios” aparece en los evangelios griegos adjetivando a Simón, supuestamente como “el cananeo”. Lo cual no tiene ninguna lógica.. (¿?) y me surge una duda:

    ¿Significa que Simón era un seguidor de los ritos cananeos..? Imposible, fueron exterminados. ¿Significa que Simón era comerciante y nó pescador..? Dudoso también.. Tendrá que significar otra cosa. Uhm.., cananeo como procedente de Canaán, absurdo, es como entre franceses llamarse “europeo” ó evidenciaría que las ordenes y deseos de Dios, no se cumplieron. Uhm…, otra opción es que provenga del hebreo “qanaim” ó tal vez del arameo “kanan”, y que es sinónimo de “zelotais”. Pero entonces.., ya sería el tercer zelote junto con Pedro y Judas iscariote… ¿Tres extremistas judíos, o por lo menos dos, entre los doce apóstoles..? Estoy hecho un lío.

  15. Renton 14 junio 2010 at 12:30 PM #

    Lampuzo:
    El término “kannanaios” aparece en los evangelios griegos adjetivando a Simón, supuestamente como “el cananeo”. Lo cual no tiene ninguna lógica..

    Explícame la lógica por la cual denominar a Simón como cananeo no tiene lógica…

    Lampuzo:
    Pero entonces.., ya sería el tercer zelote junto con Pedro y Judas iscariote… ¿Tres extremistas judíos, o por lo menos dos, entre los doce apóstoles..? Estoy hecho un lío.

    Ciertamente lo estás.
    Tal vez sea porque confundes los apóstoles.

    Ni Simón Pedro ni Judas Iscariote son llamados Zelotas, sólo Simón el cananeo, aunque corrígeme si me equivoco.

    Lo dicho, confundes a Simón Pedro con Simón cananeo (Alias Zelota, el único extremista del grupo)
    :|

  16. Ricardo Paulo Javier 14 junio 2010 at 2:52 PM #

    Hola Lampuzo.,Estuve mirando el articulo que me recomendo. No es digno de confianza,en absoluto.Ni siquiera es un buen trabajo arqueologico
    Es el excelente trabajo de un esceptico, ni mas ni menos. No tenemos seguridad de las fechas, claro que no,pero sabemos por el testimonio de Jesucristo que los datos son veridicos
    Jesus dijo que El existia antes que Abraham, demostrando asi su eternidad (los judios no creian en la reencarnacion,asi que descartada esta hipotesis.)
    Jesus es descendiente de Rahab,la de Jerico. Demuestra la linea de descendencia del Señor Jesus segun su humanidad.

    Saludos

  17. lampuzo 14 junio 2010 at 6:19 PM #

    Renton

    Porque es una mala traducción del término “kannani” griego por el “kana’ni” hebreo en Marcos. Evidentemente, todos los hebreos son semitas occidentales, y por tanto canaanitas. Por lo que la entrada, que es a lo que íbamos en un principio, puede ser calificada como “parrafada” porque cualquier historiador ó teólogo mediocre sabe que el antiguo culto semítico-canaanita a Ba’l/Astarté, en Israel, no finaliza hasta la reforma religiosa del siglo VII a.c.

    Digo “por lo menos dos..” porque Judá “Iscariote” se puede traducir como Judá el “sicario”, es decir: “zelotai”. Bien es cierto que “secta de los sicarios-zelotes” corresponde temporalmente a la I guerra romano-judía de mediados del siglo I d.c, pero también se debe tener en cuenta que el testamento de Marcos fué recopilado diez años más tarde aprox. y se puede afirmar que es un término intercambiable.

    Paulo.

    No creo que una publicación dependiente del Instituto “Cervantes” pueda considerarse como “carente de confianza”. Por otro lado te dejo la biográfica académica, resumida, de D. José Maria Blázquez por si cabe alguna duda más.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_Bl%C3%A1zquez_Mart%C3%ADnez

    Saludos,

  18. Renton 14 junio 2010 at 10:35 PM #

    Lampuzo:
    Porque es una mala traducción del término “kannani” griego por el “kana’ni” hebreo en Marcos.

    Hmm, esa es tu opinión, muy respetable pero divergente de la de miles de filólogos clásicos.

    Lampuzo:
    Digo “por lo menos dos..” porque Judá “Iscariote” se puede traducir como Judá el “sicario”, es decir: “zelotai”.

    No Lampuzo, Judas es Iscariote porque es de Kerioth, un pueblecito de Israel.
    :|

  19. Ricardo Paulo Javier 15 junio 2010 at 12:48 AM #

    Lampuzo.

    http://mujercristianaylatina.wordpress.com/2010/06/15/arqueologia-biblica-para-creyentes/

    Espero le sea util.Es sencillo,pero a lo mejor le puede ser de bendicion
    Saludos

  20. lampuzo 15 junio 2010 at 8:27 AM #

    Renton

    Pués para ser un texto religioso y las circunstancias, deja muy “marcados” a los residentes de Kerioth: “…y Judas Iscariote, aquel que lo entregó. (Mateo 10,4). Es curioso que en la relación de apóstoles todos son denominados por su apodo ó por su ascendencia, excepto uno. (espero que no consideres “Alfeo” como una población..)

    Renton, es muy posible que lleves razón en cuanto a los de miles de filólogos que admiten tal evidencia, pero te recuerdo, sin pasión, que la ciencia dista mucho de ser una “democracia”

    Gracias, Paulo.

  21. Renton 15 junio 2010 at 11:16 AM #

    Lampuzo:
    Pués para ser un texto religioso y las circunstancias, deja muy “marcados” a los residentes de Kerioth

    No sabes que Dios ha determinado la responsabilidad personal?

    Lo que haga tu vecino no te afecta a ti ni viceversa.

    Los pecados de uno no se imputan a sus paisanos…

    Lampuzo:
    pero te recuerdo, sin pasión, que la ciencia dista mucho de ser una “democracia”

    Hemos sometido ese razonamiento a votación y lo hemos rechazado…
    :lol:

  22. lampuzo 15 junio 2010 at 6:50 PM #

    Ya contaba con ello…,Renton, ya contaba con ello.

    En fin.., que le vamos a hacer; Esperaba que no siguieras, como siempre, utilizando esa, “racana”, estructura escolástica de discusión tuya. Me pierde esa general confianza mía en el género humano.

    ¿Responsabilidad personal..? ¿Los pecados de uno no se imputan a sus paisanos..? Leéte la entrada, anda.

  23. Ricardo Paulo Javier 15 junio 2010 at 7:12 PM #

    No se imputan,pero afectan cuando la practica del pecado se contagia socialmente.
    Ej. un degenerado prostituye a muchos en un barrio y eso afecta a muchas familias y puede que esas practicas degeneradas se perpetuen en el seno de una o varias familias.
    En el A.T no habia solucion para el pecado,porque no habia venido Cristo aun.
    saludos

  24. lampuzo 15 junio 2010 at 9:11 PM #

    Lo por tí expresado me recuerda un pasaje “muy duro”:

    “Yahvé, Yahvé, Dios compasivo y clemente, paciente, misericordioso y fiel, que conserva la misericordia hasta la milésima generación, que perdona culpas, delitos y pecados, aunque no deja impune y castiga la culpa de los padres en sus hijos y en los hijos de sus hijos, hasta la tercera y cuarta generación” (Éxodo, 34, 6-7)

    Gracias, Paulo, por permitir expresar mis opiniones en tu casa. Saludos,

  25. Renton 15 junio 2010 at 10:34 PM #

    Lampuzo, Dios determinó la responsabilidad personal cuando lo anunció al profeta Ezekiel, no antes.

    En fin, el tema principal era dejar claro que el término Canaanita deriva del hebreo, que vendría a significar algo así como Mercader o Comerciante y que habías confundido los nombres de algunos apóstoles.
    :|

  26. Ricardo Paulo Javier 16 junio 2010 at 1:27 AM #

    saludos don lampuzo,ud. sabe que yo lo respeto.
    ud. es una persona muy educada
    bye

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 745 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: