El “morto que parla”

23 feb

funeraria
Una mujer dada por muerta despierta en una funeraria


Una paciente que había sido dada por muerta en la clínica Rafael Uribe debido a una enfermedad crónica, revivió cuando ya se encontraba en una funeraria local.
18 Feb 2010 | LA FLECHA, AGENCIAS

De acuerdo con el informe de la clínica, a cargo de Comfenalco Valle y la Universidad Libre, la mujer ingresó el lunes a las 11 de la mañana a la sala de urgencias. Según el internista Miguel Ángel Saavedra, fue necesario conectarla a ventilación mecánica. La paciente presentó además un paro cardiorrespiratorio.

El martes a las 3 de la madrugada presentó de nuevo un paro cardiorrespiratorio y se quedó sin signos vitales, dijo radio RCN. De esa manera, se declaró su muerte y fue trasladada a la morgue donde permaneció por espacio de 35 minutos y fue remitida a la funeraria.

Cuando personal del servicio fúnebre se aprestaba a alistarla para ser sepultada, se percataron de que la mujer respiraba. De inmediato fue regresada a la clínica Rafael Uribe, donde permanece con pronóstico reservado, pero e encuentra respirando por sus propios medios.

Que impresion,no? Que habran pensado los vecinos de Lazaro, cuando Jesus lo resucitó?

Michelangelo Caravaggio 006.jpg
La resurrección de Lázaro
(
Resurrezione di Lazzaro)
Caravaggio1609
Pintura al óleoBarroco
380 cm × 270 cm
Museo Nacional de MesinaMesinaItalia

  • 1 Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.2 (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.)3 Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.5 Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.6 Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.7 Luego, después de esto, dijo a los discípulos: Vamos a Judea otra vez.8 Le dijeron los discípulos: Rabí, ahora procuraban los judíos apedrearte, ¿y otra vez vas allá?9 Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo;10 pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él.11 Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle.12 Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará.13 Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño.14 Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto;15 y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a él.16 Dijo entonces Tomás, llamado Dídimo, a sus condiscípulos: Vamos también nosotros, para que muramos con él.17 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro.18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios;19 y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano.20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa.21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. 23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.28 Habiendo dicho esto, fue y llamó a María su hermana, diciéndole en secreto: El Maestro está aquí y te llama.29 Ella, cuando lo oyó, se levantó de prisa y vino a él.30 Jesús todavía no había entrado en la aldea, sino que estaba en el lugar donde Marta le había encontrado.31 Entonces los judíos que estaban en casa con ella y la consolaban, cuando vieron que María se había levantado de prisa y había salido, la siguieron, diciendo: Va al sepulcro a llorar allí.32 María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano.33 Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió,34 y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve.35 Jesús lloró.36 Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba.37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?38 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima.39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: !!Lázaro, ven fuera!44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.45 Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él.

Estas palabras surgen como fruto directo de la contemplación de este pasaje en el que Jesús, frente al sepulcro de su amigo Lázaro, derrama unas de las pocas lágrimas que aparecen expresamente en el evangelio.

Decía santo Tomás de Aquino:

“Tan sólo un necio trata de consolar a una madre ante su hijo muerto”

Jesus no perdio el tiempo tratando de consolar a los vivos. Directamente oro y Lazaro resucitó. Jesuscristo es Dios Todopoderoso.

Al final de los tiempos, tambien nosotros resucitaremos, esa es nuestra esperanza.

Es también  la suya?

Si no lo es, lo animo a poner su esperanza y su confianza plena en Jesucristo, quien murió y resucitó.

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 710 seguidores

%d personas les gusta esto: