Los dioses romanos

1 dic

Los dioses romanos
Publicado por Hilda el 30 de Noviembre de 2009

La religión romana hasta el siglo IV fue politeísta, ya que creían en muchos dioses hasta la adopción del cristianismo por el emperador Teodosio en el año 380, a través del Edicto de Tesalónica.

En la época monárquica antes de iniciar su proceso expansivo, la religión de los romanos consistía en la adoración de las fuerzas naturales, llamadas numenes o espíritus de la naturaleza, que no tenían forma humana y a las que se les rendía culto en campos, cuevas y bosques.

Los dioses principales o superiores eran Júpiter (el más importante con atribuciones de rayo y de trueno, que a posteriori se identificó con el Zeus griego), Marte (dios de la agricultura, que luego se identificó con el dios griego de la guerra: Ares) y Quirino (Rómulo divinizado). Constituían la tríada capitolina y su origen era indoeuropeo. Esta tríada, por influencia de los etruscos fue reemplazada por la constituida por Júpiter, Juno y Minerva.

Además de estos dioses que eran para todos los romanos, cada familia tenía sus propios dioses. Entre ellos se hallaban los dioses manes que eran sus antepasados muertos cuyas tumbas (donde se hallaba el cadáver) eran consideradas cosas religiosas y fuera del comercio, teniendo sus familiares sobre ellas solo el ius sepulcri, que era el derecho de rendirles culto mediante diferentes ofrendas. También estaban los dioses lares que protegían el hogar, representados principalmente por el fuego sagrado, y por último los penates, que amparaban las provisiones de la familia, en general representados por dos personas de aspecto juvenil que sostenían el cuerno de la abundancia (de origen griego)

Cuando Roma conquistó Grecia tomó los dioses griegos y los identificó con los propios, salvo Apolo que continuó llamándose del mismo modo. En el año 431 a. C. le fue construido a Apolo su primer templo, mientras Roma era azotada por una plaga. Augusto también le dedicó un templo en el Palatino.

Así, el dios supremo griego Zeus, dios del cielo, fue llamado Júpiter por los romanos; Hera fue denominada Juno: Atenea como Minerva; Ares, como Marte; Artemisa fue Diana; Hermes fue llamado Mercurio; Hefesto pasó a ser Vulcano; Hestia como Vesta; Afrodita se denominó Venus; Deméter como Ceres; Poseidón fue adoptado como Neptuno; y Dionisio como Baco.

También tuvieron otras influencias en sus divinidades como Osiris, que tomaron de los egipcios y a quien se le rendía culto de muerte y de resurrección. Mitra, representado como un joven que mata a un toro de cuya sangre emerge la vida vegetal y animal, era un dios iranio. De origen frigio era el culto a Cibeles y a Sabazios; y Atargatis era una diosa siria.

Estos cultos orientales les permitían lograr una redención. Se consideraba el sufrimiento como modo de expiación y existían ceremonias de purificación.

http://biologia.laguia2000.com/biologia/las-hiptesis-de-oparin-y-el-experimento-de-stanley-miller

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 745 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: