VI. LAS TRADUCCIONES Y VERSIONES DE LA BIBLIA

29 abr

VI. LAS TRADUCCIONES Y VERSIONES DE LA BIBLIA

1. LAS TRADUCCIONES

Como ya hemos visto, los textos originales de la Biblia fueron escritos en tres idiomas: hebreo, arameo y griego. Para que los que confiesan creer en Cristo tuvieran acceso a la Palabra de Dios había tres posibilidades:

• la tradición oral, la que sería muy deficiente,

• el aprendizaje de los idiomas originales de parte de todos los creyentes (lo que es completamente irrazonable), o

• la traducción de la Biblia a las diferentes lenguas. Evidentemente se eligió esta última.

Indudablemente hay problemas al traducir. Es inevitable que se pierda algo de la esencia. Pero entonces ¿todavía podemos considerar el producto como revelación especial? A esto respondemos afirmativamente.

Hay diferentes razones:

A. Una razón práctica: Hay una imposibilidad prácticamente absoluta de que todos los cristianos que hay en el mundo aprenden los idiomas originales. Por lo tanto es necesario traducirlos a las lenguas en uso.

B. Una razón bíblica: Dios al dar la revelación en tres idiomas, de alguna manera señala el camino a seguir por la Iglesia porque la verdad de Dios no puede encerrarse en uno de ellos. Cuando el AT es citado en el NT, no suele ser traducción directa sino que los escritores usaron en su mayoría la traducción al griego del AT ya existente conocida como la Septuaginta.

C.  Una razón teológica: Nuestra fe no se basa en sacramentos sino en la enseñanza bíblica, y el ejemplo que tenemos de los creyentes de Berea (Hch.17:11) nos anima a analizar la Palabra expuesta, si está de acuerdo con la escrita. Para eso hay que tenerla en el idioma local. Por otro lado ¿cómo podríamos hacer “discípulos a todas las naciones” en otra lengua?

D. Dios ha ordenado a todos sus hijos que lean las Escrituras, y esto sólo es posible por medio de la traducción. 

E.  El pueblo de Dios tiene que estar armado contra el diablo, y esto sólo es posible si las Escrituras están traducidas a su propio idioma.

F.  Las Escrituras han de leerse públicamente para beneficio del pueblo, y esto sólo es posible mediante la traducción.

G. Cristo enseñó a su pueblo en su idioma, como lo hicieron también los apóstoles en el día de Pentecostés.
Luego la Iglesia tiene que instruir en el lenguaje de la población en que existe.

2. LAS VERSIONES DE LA BIBLIA

El término técnico que se le da a las traducciones es “versiones” modernas.

Hay versiones antiguas, medievales y modernas.

A.  Los Tárgumes: Tras el cautiverio babilónico y el dominio persa, muchos núcleos de población judía se quedaron asentados fuera de Israel. Con el tiempo ya no entendían bien la lectura de la Ley y de los Profetas, hecho en hebreo en las sinagogas, por lo que surgieron unas explicaciones orales del texto hechas en arameo.
Estas fueron reunidas, más tarde, por escrito y se llaman Targums. Se conocen unos diez, siendo el principal el de Onkelos (60 a.C.). Existen Tárgumes de la mayor parte del AT (excepto Daniel, Esdras y Nehemías).

B.  La Septuaginta: La primera y más antigua traducción de todo el AT apareció en círculos judíos de Alejandría (Egipto) entre los años 260 al 150 a.C. Fue vertida al griego por muy diversos traductores y se conocen bajo el nombre de Septuaginta o versión de los Setenta (LXX). Dicho nombre se debe a una leyenda según la cual 72 traductores (6 por cada tribu de Israel) hubieron llevado a cabo este trabajo. El valor de la Septuaginta radica en el hecho de que sería ampliamente usada por la iglesia primitiva. De cada 7 citas del AT que encontramos en el
Nuevo, seis son tomadas literalmente de la versión de los LXX. Lucas y el escritor de Hebreos fueron los que más la utilizaron. Sirvió de base para la predicación apostólica, a la extensión del Evangelio. Asimismo su texto fue utilizado para las demás versiones antiguas del Viejo Testamento: Vulgata, Vetus latina, Peshíta, copta, etíope, armenio, gótico, árabe, georgiano, eslavónico, etc.

Los títulos que hoy le damos a los libros del AT proceden en parte de la LXX (parcialmente de la Vulgata, que es la traducción latina de la LXX).

Con el tiempo los cristianos la adoptaron, llegando a colocarla junto al NT griego para así constituir la Biblia griega completa.

C.  La Vulgata En el siglo II d.C., cuando el latín sustituyó al griego como lengua internacional, comenzaron a aparecer traducciones latinas. Con el pasar de un siglo o dos, y conforme se extendió el empleo del latín, las versiones latinas crecieron en cantidad pero llegaron a ser tan variadas y difíciles que Dámaso, obispo de Roma, encargó a un gran erudito de los siglos IV y V la producción de un texto latino estable. Éste fue traducido del hebreo, del latín antiguo y del griego. Es muy significativo que haya usado el texto hebreo, lo que no era costumbre. Este hombre se llamó Jerónimo. Su versión se llamó la Vulgata. Su nombre significa: “común” (de
vulgar) e incluye tanto el AT como el Nuevo. Sigue siendo la Biblia oficial de la Iglesia Católica Romana, aunque no se le otorgó reconocimiento oficial hasta el Concilio de Trento en 1546.

D. Versiones Siríacas: El siríaco es un idioma emparentado con el arameo empleado en Edesa y la Mesopoíamia hasta que el árabe lo suplantó. En esta lengua se originaron varias versiones: El Diatessaron de Taciano (II d.C); la Siríaca antigua (II d.G.); Siríaca Peshitta (IV d.C.); Versión Filoxenia (principios del siglo VI);Palestina Siríaca (cerca del siglo IV hasta VI d.C.).

E. Versiones coptas (siglos III y IV d.C.). El copto era el idioma de los primitivos cristianos egipcios. Tenía caracteres similares al griego. Los cristianos produjeron la Biblia en diversos dialectos coptos.

F. Otras versiones antiguas: Gótica (antiguo germano del siglo IV); Armenia (IV), Georgiana (antiguos pueblos de Georgia, cerca de los mares Negro y Caspio, alrededor del siglo V); Etíope (IV o V); Nubia (entre Egipto y Etiopía de fecha desconocida); Sogdiana (Asia Central y de fecha desconocida); Eslavo antiguo (cerca del siglo IX); y Árabe antiguo (del siglo Xlll en adelante).

3. LA BIBLIA EN CASTELLANO
Mucho antes de la invención de la imprenta, España poseía las Sagradas Escrituras, primero en latín y luego en español. Pero el problema era que al ser copias a mano eran muy caras, y sólo algunos privilegiados la podían tener. Aparte de esto el analfabetismo era tan grande que muy pocos sabían leer. Pero lo que más impidió la extensión de la Biblia en español fueron las constantes prohibiciones y persecuciones por tener una Biblia en lengua común. Las reiteradas prohibiciones hacen entender que ya desde el siglo Xlll se conocía en Cataluña la Biblia en lengua vulgar. Por entonces ya los valdenses y albiguenses habían ganado adeptos en España.

A. Biblias Alfonsinas (Xiii): El más antiguo ejemplar de la Biblia en español se conserva en el museo de El Escorial. Es la llamada Biblia Prealfonsina, una de las obras de Alfonso X (1221-1284). Obra del mismo Rey Sabio es la Biblia Alfonsina, parte de la Grande y General Estoria. Alfonso X, en colaboración con sabios moros y judíos, escribió obras en las cuales la lengua castellana fue depurando su estilo y alcanzando inusitado esplendor. De este modo, la Biblia influyó en la evolución de nuestro idioma en aquellos días.

B. Traducciones de judíos conversos: Los siglos XIV y XV vieron un gran auge en cuanto a producciones bíblicas. R.Salomón, judío convertido al catolicismo, produjo una traducción paralela: una columna de la Vulgata junto a otra de la traducción española, hecha directamente del hebreo.

El rabí Mosé Arrangel invirtió 9 años para hacer un lujoso códice de vitela bellamente ilustrado y caligrafiado. Lo terminó en 1430 y se llamó la Biblia de la casa de Alba.

Una traducción que se ha perdido en las persecuciones del “Santo Oficio” fue la del judío Martín de Lucena.

En 1498 los Reyes Católicos decretaron la expulsión de los judíos. Éstos se llevaron a España en su corazón, y aún conservan amorosamente su idioma. En el exilio continuaron produciendo traducciones españolas del AT, publicadas principalmente en Amsíerdam (Holanda) y en Ginebra (Suiza).

Luego en España siguieron tres siglos de represión antibíblica con lo cual se limitó mucho la elaboración de nuevas versiones aunque se siguieron haciendo algunas.

Fuera de España, bajo mayor libertad, varios judíos siguieron con su labor de traducción. Dos de ellos Jom Tob Athías (conocido como Duarte Pinel) y Jerónimo Vargas, bajo el patrocinio del Duque Hércules II de Ferrara producen en 1533 la Biblia de Ferrara (AT).

C. Las Biblias protestantes en Español: La Reforma encontró bien abonado el terreno español, según hemos visto por la gran difusión de las Sagradas Escrituras debida en gran parte al pueblo judío. En el siglo XVI Juan de Valdés tradujo los Salmos, Romanos y Corintios.

Bajo la influencia de Meláncton, y naturalmente en el extranjero, Francisco de Enzimas en 1543 tradujo el NT.

Dedica su traducción al emperador Carlos V con la cita de Josué 1:8, buen consejo para todo gobernante.

Entre 1556 y 1557 Juan Pérez de Pineda publicó en Ginebra su bella traducción del NT y los Salmos. Juan Pérez de Pineda dedicó toda su vida a esparcir la Palabra de Dios, y para contribuir en la empresa aun después de morir, dedicó por testamento todos sus bienes a la impresión de una Biblia completa en español.

Casiodoro de Reina, perseguido por la inquisición huyó a Basilea donde se imprime su obra “La Biblia del Oso” en 1569. Se trata de la primera traducción castellana completa de la Biblia, hecha sobre los textos originales, y constituye un notable documento de nuestra lengua. Se llama “del Oso” porque en su portada se encuentra la figura de un oso empinado, que chupa un panal de miel silvestre. Debajo está impreso, en letras hebreas y castellanas este pasaje de Isaías 40: “La Palabra del Dios nuestro permanece para siempre”.

A pesar de la rigurosísima censura de libros, se sabe que varios centenares de estas Biblias penetraron en la Península entre 1570 y 1630.

Cuidadosamente revisada por Cipriano de Valera, en 1602 apareció en Amsterdam, la 2a edición de la Biblia del Oso, bajo el título de: “La Biblia”. Contiene el AT y el NT revisados y conferidos con los textos hebreos y griegos y con diversas translaciones.

En su exhortación al cristiano lector, dice Cipriano de Valera: “Nuestro buen Dios y Padre, que tanto desea y procura nuestra salvación, y que ninguno de nosotros se pierda por ignorancia, sino que todos vengamos al conocimiento de la verdad, y que así seamos salvos, nos manda muy expresamente, y no en un lugar, sino en muchos, que leamos la sagrada Escritura, que la meditemos, escudriñemos y rumiemos…”.

Hoy en día, la “Reina-Valera” sigue siendo la versión bíblica de mayor circulación en todo el mundo hispano.

Al finalizar la Edad Media, la lectura de la Palabra de Dios en lengua común fue prohibida. Ahí se entró en los oscuros siglos de persecución de la Palabra (XVI -XVIII). Se registraron numerosas quemas públicas de Biblias, como las de Valencia (1488), de Sevilla (1490), y de Salamanca (1492). Se prohibió la lectura de la Palabra a no ser en griego, hebreo, latín o caldeo. Este veto fue renovado y confirmado por el concilio de Trenío. Esta noche bíblica duraría 223 años. En julio de 1757 esta prohibición fue levantada, con tal que las versiones leídas fueran autorizadas por la “Silla Apostólica”. Pero todavía demoró un cuarto de siglo hasta que esta ley fue válida en Castilla y Aragón.

Esto produjo una verdadera avalancha de nuevas traducciones, de manera que entre 1784 y ei principio de la guerra de la Independencia surgieron 26 versiones nuevas.

De ahí en más surgieron infinidad de versiones protestantes, y desde 1922 se editaron 52 versiones católicas entre las cuales se destacan la “Biblia Nácar-Colunga” (1944), “Bover-Cantera”, “Ediciones Paulinas” (1964), “Biblia de Jerusalén” (1967), entre otras.

Las persecuciones a las versiones evangélicas seguían después de la guerra civil. En 1940 fueron confiscados y destruidos los 110.000 ejemplares existentes en la Sociedad Bíblica Madrileña. Operación que se repitió en 1956 con 35.000 ejemplares del NT y Salmos, aparte de constantes incautaciones y censura.

Fuera de España se siguieron publicando versiones:

- 1953: “Versión Latíno-Americana del NT.

1960: Revisión de la “Reina-Valera”. Importante retoque idiomático que removió muchas expresiones y palabras anticuadas, pero que no quiso aprovechar ¡os últimos avances de una sana crítica textual.

1966: Nuevo Testamento versión popular: “Dios llega al hombre”.
1972: “El Nuevo Testamento Viviente”, una paráfrasis bastante libre.
1973: NT de la “Biblia de las Américas”. Sigue el texto griego Nestlé (en su 23a edición), intentando
trasladar al castellano de Reina-Valera los avances de las mejores revisiones inglesas.
1979: tras el Evangelio de Juan, aparece el NT de la llamada “Nueva Versión Internacional”. Busca conjugar tanto la fidelidad a los originales como la calidad de estilo de la traducción sobre el principio de la “total autoridad e inerrancia de las Escrituras, consideradas como la Palabra de Dios en forma escrita”.
1979: Revisión 1977 de la Reina-Valera parece hecha con criterios dispares.
La Biblia al día. Es una Biblia en paráfrasis.
Después se hicieron otras revisiones a la Reina-Valera 1989,1995 y 2000.
1992 “Dios habla hoy”
1999: Se completa la “Nueva Versión Internacional’

“La hierba se seca, y la flor se cae; mas ía Palabra del Señor permanece para siempre” 1P.1:24,25

Bibliologia, Instituto Bíblico Jorge Muller, Esteban Beitze

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 745 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: