GEDEON

19 mar

GEDEON

Edwin Kako Vazquez

Edwin Kako Vazquez

“A la muerte de Josué, Dios inspiró la elección de unos nuevos jefes que guiaron al pueblo israelita a través de muchas difilcutades, estos se llamaron Jueces”

Aunque los Jueces no eran reyes, tenían la autoridad para organizar ejércitos, dirigir batallas y hasta declarar la guerra a los enemigos. De esta manera cada tribu de Israel eligió un jefe o juez, con todas las atribuciones pra administar la justicia y velar que se efctuara el culto debido de Dios. En otras palabras eran los verdaderos representantes de Dios, pero no podan elegir a su sucesor, Dios se encargaría de elegirlo. Entre los diversos Jueces que gobernaron al pueblo de Dios existió uno muy famoso que se llamó Gedeón.

La historia cuenta que un día Gedeón estaba sacudiendo trigo para esconder la cosecha de las manos de los medianitas que asolaban a Israel. De momento un ángel del Señor se le apareció con un mensaje directo del altísimo en el cual el debía ponerse al frente de su pueblo para enfrentarse a los medianitas. Estos últimos no dejaban quietos a los israelitas que tuvieron que vivir en cuevas para librarse más fácil de sus enemigos.

Los israelitas metidos nuevamente en la idolatría construyeron un altar en honor del dios Baal, por que no querían reconocer a Gedeon por jefe, pero éste le pidió al Señor que hiciera un milagro para que ellos se convencieran. Dios escuchó a Gedeón y este tomó la piel de un carnero y la colocó en medio del campo, al día siguiente, la piel estaba cubierta de rocío, mientras la hierba que la rodeaba se manatenía seca. No obstante, a la mañana siguiente, la hierba estaba mojada y la piel seca. Visto este milagro los israelitas se convencieron de que el Señor estaba con Gedeón y así lo proclamaron Juez.

Posteriormente Gedeón para hacer ver a todos que Dios protegía a su pueblo reunió a todos los hombres aptos para la guerra y les dijo: “EL QUE TENGA MIEDO, QUE HUYA AL MONTE Y SE ESCONDA”. De unos 32,000 que se presentaron quedaron unos 10,000, Pero, Gedeón vio que todavía quedaba mucha gente. Ya listos para atacar y en camino hacia el Jordán ordena a sus soldados que cruzaran el río bebiendo, una vez hubieron cruzado todos, solamente se quedó con los que habían bebido con la mano sin detnerse y, despidió a los que se había tirado al suelo para beber. Esta vez quedaron 300 hombres con los decidió entrar en batalla con sus enemigos. La orden que había dado Dios se debía cumplir al dedillo, divide los hombres en tres grupos para que cerquen al enemigo por tres lados.

Gedeón le dio a cada soldado una trompeta y una vasilla de barro, dentro de la cual haba un tea escendida y les dijo: “Heyy, fijaos y haced lo que yo haga”. Ya entrada la noche el enemigo dormía como bebé en cuna, Gedeón y sus hombres se acercaron en silencio, de pronto tocó la trompeta y rompió la vasija, quedando la tea escendida al descubierto. Todos sus hombres hicieron lo mismo y gritaron con voz potente” LA ESPADA DE YAVE ES LA ESPADA DE GEDEON”. Estos gritos, el ruido y las luces llenaron de espanto al campamento enemigo que creyeron que un gran ejército los rodeaba.

“EL ENEMIGO AL TRATAR DE HUIR EN MEDIO DE AQUELLA CONFUSION FUERON LIQUIDADOS LA MAYORIA CUMPLIENDO DIOS SU PROMESA”

EDWIN KAKO VAZQUEZ

ESCRITOR E HISTORIADOR CRISTIANO

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 745 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: