CUANDO LOS ISRAELITAS PIDIERON UN REY

19 mar

CUANDO LOS ISRAELITAS PIDIERON UN REY

Edwin Kako Vazquez

Edwin Kako Vazquez

 

 

 

 

 

 

“SAUL PROCLAMADO PRIMER REY DE ISRAEL A FINES DEL SIGLO XI a.C”

Ya Samuel en el ocaso de su vida nombró a sus hijos jueces de Israel, no obstante, esta decisión tendría repercusión más adelante ya que Joel y Abías (hijos) jueces en Berseba se dejaron llevar por el afán del lucro aceptando sobornos y violando la justicia. Al ocurrir esto se activa el boton del panico y los ancianos de Israel convocaron a una reunión emergencia para discutir los por menores de la actuacíón de los hijos de Samuel. Posteriormente los anciando se presentaron ante Samuel para advertirle diciendole: “Mira Samuel sabemos que ya tu estas entradito en edad y tus hijos se han corrompido olvidando el ejemplo que tú le distes. Acto seguido, los ancianos siguen la perrogativa ante Samuel diciendo: “Hemos llegado a la conclusión de que nombres un rey para que nos gobierne, como es menester en las naciones”.

Me imagino que esta declaración fue un choque electrico para Samuel, sin embargo, éste invoca a Dios para buscar dirección. Jehová no tardó en constestarle, no obstante, esta conversación divina volvía a traer a colación la rebeldía y desobediencia del pueblo de Israel. En una retorica fundamental y retrospectiva (tiempo y espacio) Jehová le replica a Samuel: “Haz caso del pueblo en todo lo que te digan, por que no te rechazan a ti, es a mí a quien rechazan, no me quieren como rey así, se han portado conmigo desde el día que los saque de Egipto hasta hoy, me han abandonado para dar culto a dioses extranjeros, y así hacen contigo.

Pero, como Jehová lo sabe todo le comenta a Samuel que atienda el ruego del pueblo, pero sí que le advirtiera con lujos de detalles los estatutos y la posición del rey que los gobernará. El siervo de Dios reune al pueblo para transmitir el mensaje de las medidas energicas que iban a ser tomadas por el rey que pedían. El pueblo escuchó atentamente todos los por menores, pero uffff, la lista era larga conteniendo un toque de sumisión en cada detalle adscristo.

Me imagino a Samuel diciendole, ustedes quieren un rey, pues miren lo que les espera: “El rey que va a regirlos tomará a sus hijos y los pondrá al servicio de sus carros y sus caballos, haciéndolos correr ante su carroza, los empleara como jueces y capataces, les hara trabajar sus campos, segar sus mieses, fabricar armas de guerra y los arreos de su carros, a sus hijas las tomará para perfumeras, cocineras y panaderas, tendran que darle un diezmo, se adueñara de vuestros siervos y siervas, de sus mejores bueyes y asnos para emplearlos en sus trabajos. Ahora bien, dijo Samuel, cuando ocurra esto ustedes mismos pondrás el grito en el cielo contra el rey, pero será tarde por que el Señor no les responderá.

Una vez más el pueblo de Israel era puesto en alerta de parte de Dios, no obtante, no quisieron escuchar e insistieron que quería un rey. Querían ser como otras naciones y que su rey marcharía al frente de ellos para luchar en la guerra. Sammy escuchó las palabras del pueblo y se las transmitió al Señor, este a su vez replico:” Mira Samuel atiende el ruego de esta gente y nombrales un rey”. De esta manera todo estaba preparado para engranar a Saúl (un hombre con más sombras que claros que pierde su brillo ante la estrella ascedente de David) en el pueblo de Israel y así dar comienzo a una de la historias más interesantes y tristes del abolengo jerarca del pueblo elegido.

SAUL EN LOS PLANES DE DIOS

Saúl, hombre de gran valor y gigantesca estatura, se mostró al principio un rey firme, que derrotó a amonitas, moabitas y filisteos, y estableció su capital en la ciudad liberada deYábes-Galaad. Veamos antes como fue contactado Saúl para su posterior rienado, había un hombre de la tribu de Benjamín, llamado Quis, hijo de Abiel, hijo de Seror, hijo de Becorat, hijo de Afiaj, benjamita de pura cepa, un caballero de buena posición. Este tenía un hijo llamado Saúl, buen mozo, era esbelto pues sobrepasaba al altura de los demás hombres.

Saúl no imaginaba la gran empresa que le esperaba, ser ungido primer rey de Israel, no obstante, su ego se envaneció usurpando las funciones del sacerdocio. Un día el padre de Saúl le replicó que unas asnas se habían perdido, vete con uno de los criados a buscar estos animales, pero las asnas no estaban por ningun lado. Ambos recorrieron las montañas de Efraín y la región de Salisá y nada de nada, fueron a Salín y menos, luego la de Benjamín terminando en la región de Suf si el menor rastro de las susodichas asnas.

Cansados y estenuados Saúl le comenta al criado, regresemos a casa no vaya a ser que mi padre se ponga intranquilo por nuestra ausencia.El criado un hombre de estos muy enterados le dice a Saúl: “Aquí en Suf hay un hombre de Dios, sabes es famoso, todo lo que sale de su boca se cumple, así que vamos donde él y nos dirá que camino tomar.

Asintiendo el comentario del criado ambos hombres se dirigieron hacia el famoso hombre no sin antes platicar que le llevarían al hombre ya que no les queda nada en las alforjas. Saúl le dice al criado, sabes, me queda una moneda en mi bolsillo, se la daremos y así no indicara que camino tomar. Ya en el camino hacia la cuidad se encontraron con unas jovenes las cuales salíeron a buscar agua, heyyyyyy saben del vidente, ellas contestaron_ sí aquí está, él acaba de llegar por que hoy se celebará un sacrificio en el altonazo. Si entran a la ciudad lo podrán encontrar antes de que el suba al altonazo para la comida por que pueblo no probará bocado hasta que el llegue. El es quien tiene que bendecir el sacrificio y luego los invitados podrán comer, vayan suban, enseguida lo encontraran. Al entran a la ciudad como tal lo había dicho la jovenes se encontraron de frente con Samuel que estaba presto para subir al altonazo.

DIOS HABIA ADVERTIDO A SAMUEL

Un día antes de que llegara Saúl, Dios le había advertido a Samuel, te invto amigo lector e imagina la escena siguiente, vivela como si fuera a ti que el señor te habla, escucha su voz en este momento, que el te dirá que debes hacer en esa gran prueba que estas pasando. Las palabras de Dios a Samuel fueron: “Mañana a esta misma hora te enviaré un hombre de la tierra de Benjamín, lo ungiras como jefe del pueblo de Israel, para que salve a mi pueblo de los filisteos, por he visto la aflicción de mi peblo y sus camor ha llegado hasta mi”.

Cuando Samuel vió a Saúl, Dios retumbó en el silencio diciendo ” Heyyyyyyyy Samuel ese es el hombre del que te hable, si Samuel, él es el que regirá mi pueblo. Al mismo tiempo Saúl se acercó a Samuel en medio de la puerta de la ciudad y le dijo: “Indicame, por favor, donde esta la casa del vidente, para sorpresa de Samuel el siervo de Dios le replicó: “Yo soy el vidente, sube al frente de mi al altonazo, vas a comer conmigo y mañana te despediré no si antes decirte todo lo que tienes en tu corazón.

Mira Saúl en cuanto a las asnas que han estado perdidas durante tres días no te preocupes por que ya aparecieron, además, de quien sera cuanto hay de valioso en Israel, pues tuyo y de la familia de tu padre. Saúl un poco turbado, le dijo: “Yo soy benjaminita, de las tribu más pequeña de Israel y mi familia es la menor de todas las familias de la tribu de Benjamín, por que me dices esto. Samuel sabía de parte de Dios toda la encomienda que ejercería Saúl , lo hizo entrar a una sala con su criado dandole el puesto de honor entre los visitantes que eran como unos trientas. Ahí Saúl comió pierna y rabo junto a los invitados, ambos (Samuel y Saúl) se sentaron juntos hasta que bajaron del altonazo a la ciudad, luego vino la noche y prepararon una cama para Saúl hasta el otro en que iba a ser ungido.

EDWIN KAKO VAZQUEZ

ESCRITOR E HISTORIADOR

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 724 seguidores

%d personas les gusta esto: