El Libro del Profeta Miqueas. Cuestionario

9 feb

El Libro del Profeta Miqueas. Cuestionario breve

Descargar Aqui

“Prepara al carro con sus caballos, tú que vives en Laquis” (Miqueas 1, 13)

 

Miqueas RVA 1989.

Cap. 1
1 La palabra de Jehovah que vino a Miqueas de Moréset en los días de Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá, sobre lo que vio acerca de Samaria y de Jerusalén.
2 ¡Oíd, pueblos todos! ¡Atiende, oh tierra y cuanto hay en ti! El Señor Jehovah sea testigo contra vosotros desde su santo templo. 3 Porque he aquí que Jehovah saldrá de su lugar; descenderá y caminará sobre las alturas de la tierra. 4 Debajo de él se derretirán las montañas como la cera delante del fuego; se hendirán los valles como las aguas arrojadas por una pendiente. 5 Todo esto sucederá por la transgresión de Jacob y por los pecados de la casa de Israel.
¿Cuál es la transgresión de Jacob? ¿No es Samaria? ¿Y cuál es el pecado de Judá? ¿No es Jerusalén? 6 Convertiré, pues, a Samaria en un montón de ruinas del campo, y en viñedos. Haré rodar sus piedras por el valle y dejaré al descubierto sus cimientos. 7 Todos sus ídolos serán desmenuzados, y todos sus obsequios serán quemados en el fuego. Convertiré en desolación todos sus ídolos, porque de los obsequios de prostitutas los obtuvo, y obsequios de prostitutas volverán a ser. 8 Por tanto, lamentaré y gemiré. Andaré descalzo y desnudo, gimiendo como los chacales y lamentando como las avestruces. 9 Porque su llaga es incurable y ha llegado hasta Judá; ha alcanzado hasta la puerta de mi pueblo, hasta Jerusalén.
10 ¡No lo digáis en Gat, ni os entreguéis al llanto! ¡En Bet-le-ofra revuélcate en el polvo! 11 ¡Pasa, oh moradora de Safir! En sus ciudades se quedará; no saldrá la moradora de Saanán. Hay duelo en Bet-esel; le han quitado su emplazamiento. 12 ¿Cómo podrá esperar el bien la que habita en Marot, si el mal ha descendido de Jehovah hasta la puerta de Jerusalén? 13 ¡Unce el carro a los corceles, oh moradora de Laquis, -ella es el principio del pecado de la hija de Sion-, porque en ti se descubrieron las transgresiones de Israel! 14 Por tanto, tú darás regalos de despedida a Moréset-gat. Las casas de Aczib desilusionarán a los reyes de Israel. 15 Aún he de traer contra ti al conquistador, oh moradora de Maresa. La gloria de Israel se irá hasta Adulam. 16 Rápate y trasquílate por los hijos de tus delicias; ensancha tu calva como la del buitre, porque ellos serán llevados cautivos lejos de ti.

Cap. 2
1 ¡Ay de los que en sus camas planean iniquidad y traman el mal! Con la luz de la mañana lo realizan, porque tienen en su mano el poder. 2 Codician los campos y los roban; codician las casas y las toman. Oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su heredad. 3 Por tanto, ha dicho Jehovah: “He aquí, yo pienso traer sobre esta familia un mal del cual no podrán sacar sus cuellos ni andarán erguidos, porque el tiempo será malo. 4 En aquel día se difundirá un refrán acerca de vosotros, y se pronunciará el lamento que dice:
’¡Del todo hemos sido destruidos!
La posesión de mi pueblo
fue medida a cordel,
y no hubo quien fuera sensible.
Nuestro campo ha sido repartido
a los que nos saquean.
5 Por tanto, no tendrás quien aplique cordel para echar suertes en la congregación de Jehovah.
6 “¡No prediquéis!”, predican ellos. “¡No prediquéis sobre tales cosas, pues la afrenta no nos alcanzará!”
7 ¿Debe hablarse así, oh casa de Jacob? ¿Acaso se ha limitado el Espíritu de Jehovah? ¿Son éstas sus obras? ¿Acaso mis palabras no hacen bien al que camina rectamente? 8 Pero vosotros os habéis levantado contra mi pueblo como enemigo. A los que pasan seguros volviendo de la guerra, les despojáis del manto que llevan sobre sus vestidos. 9 A las mujeres de mi pueblo echáis fuera de las casas de sus delicias, y a sus niños despojáis de mi gloria para siempre. 10 ¡Levantaos e idos, ya que éste no es lugar de reposo! Por causa de su contaminación será destruido con dolorosa destrucción. 11 Si algún hombre anduviera con espíritu de falsedad y mintiese diciendo: “Yo predicaré acerca del vino y acerca del licor”, ¡éste sí sería profeta para este pueblo!
12 “Ciertamente reuniré a todo Jacob. Ciertamente recogeré al remanente de Israel y los pondré juntos como ovejas en el corral, como rebaño en medio del pastizal, y habrá gran estruendo por la multitud de la gente. 13 El que abre camino subirá delante de ellos, y abrirán brecha. Pasarán por las puertas y saldrán; su rey pasará delante de ellos, y a la cabeza de ellos irá Jehovah.”

Cap. 3
1 Dije: ¡Escuchad, por favor, oh jefes de Jacob y magistrados de la casa de Israel! ¿Acaso no os corresponde a vosotros conocer el derecho? 2 Pero vosotros aborrecéis lo bueno y amáis lo malo. Les arrancáis su piel y su carne de sobre sus huesos; 3 y asimismo, coméis la carne de mi pueblo. Desolláis la piel de sobre ellos; quebrantáis y desmenuzáis sus huesos como si estuvieran destinados para la olla, como si fueran carne en el caldero. 4 Entonces clamaréis a Jehovah, pero él no os responderá. En aquel tiempo esconderá su rostro de vosotros, porque hicisteis obras malvadas.
5 Así ha dicho Jehovah acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, que muerden con sus dientes y proclaman: “Paz”; y al que no les da de comer le declaran guerra santa. 6 Por tanto, habrá para vosotros noche sin visión y oscuridad sin predicción. Se pondrá el sol sobre los profetas, y el día se oscurecerá sobre ellos. 7 Serán avergonzados los videntes, y confundidos los adivinos. Todos ellos se cubrirán hasta sus labios, porque no habrá respuesta de Dios. 8 En cambio, yo estoy lleno del poder del Espíritu de Jehovah, de juicio y de valor, para declarar a Jacob su rebelión y a Israel su pecado.
9 Oíd, pues, esto, oh jefes de la casa de Jacob y magistrados de la casa de Israel que hacéis abominable el juicio y pervertís todo lo que es recto. 10 Vosotros edificáis a Sion con sangre y a Jerusalén con iniquidad. 11 Sus jefes juzgan por soborno, sus sacerdotes enseñan sólo por paga y sus profetas predicen por dinero, y se apoyan en Jehovah diciendo: “¿Acaso no está Jehovah entre nosotros? ¡No vendrá el mal sobre nosotros!” 12 Por tanto, por culpa de vosotros Sion será arada como campo. Jerusalén será convertida en un montón de ruinas; y el monte del templo, en cumbres boscosas.
Cap. 4
1 Acontecerá en los últimos días que el monte de la casa de Jehovah será establecido como cabeza de los montes, y será elevado más que las colinas; y correrán a él los pueblos. 2 Muchas naciones vendrán y dirán: “Venid, subamos al monte de Jehovah y a la casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos, y nosotros caminemos por sus sendas.” Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehovah.
3 El juzgará entre muchos pueblos y arbitrará entre naciones poderosas, hasta las más distantes. Y convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra. 4 Cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera. Y no habrá quien los amedrente, porque la boca de Jehovah de los Ejércitos ha hablado.
5 Aunque ahora todos los pueblos anden cada uno en el nombre de sus dioses, con todo, nosotros andaremos en el nombre de Jehovah nuestro Dios, eternamente y para siempre.
6 “En aquel día, dice Jehovah, juntaré a la oveja que cojea y recogeré a la rechazada que yo maltraté. 7 De la que cojea haré un remanente, y de la agobiada haré una nación poderosa. Y Jehovah reinará sobre ellos en el monte Sion, desde ahora y para siempre. 8 Y tú, oh torre del rebaño, colina de la hija de Sion, a ti vendrá el gobierno de antaño; el reino vendrá a la hija de Jerusalén.”
9 Ahora, ¿por qué gritas tanto? ¿Es que no hay rey en ti? ¿Acaso ha perecido tu consejero? ¿Te ha sobrevenido dolor como a una mujer que da a luz? 10 Sufre dolor y gime como una mujer que da a luz, oh hija de Sion, porque ahora saldrás de la ciudad, habitarás en el campo y llegarás hasta Babilonia. Allí serás librada, y allí te redimirá Jehovah de la mano de tus enemigos.
11 Ahora se han reunido muchas naciones contra ti y dicen: “¡Sea profanada, y vean nuestros ojos la ruina de Sion!” 12 Pero ellos no conocen los planes de Jehovah ni comprenden su consejo, a pesar de que él los ha juntado como a gavillas en la era. 13 ¡Levántate y trilla, oh hija de Sion! Haré que tu cuerno sea de hierro y tus uñas, de bronce. Desmenuzarás a muchos pueblos, y consagrarás a Jehovah el botín de ellos, y sus riquezas al Señor de toda la tierra.

Cap. 5
1 ¡Reúne ahora tus tropas, ciudad de tropas! ¡Nos han sitiado! ¡Con vara herirán en la mejilla al juez de Israel!
2 Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo, desde los días de la eternidad. 3 Sin embargo, Dios los abandonará hasta el tiempo en que dé a luz la que ha de dar a luz, y vuelva el resto de sus hermanos para reunirse con los hijos de Israel. 4 El se levantará y los apacentará con el poder de Jehovah, con la grandeza del nombre de Jehovah su Dios, y se establecerán, porque entonces será engrandecido hasta los fines de la tierra. 5 ¡Y éste será la paz!
Cuando Asiria venga contra nuestra tierra y pisotee nuestros palacios, entonces levantaremos contra ellos siete pastores y ocho hombres principales. 6 Gobernarán a espada la tierra de Asiria y la tierra de Nimrod con sus espadas desenvainadas. Y nos librará de los asirios cuando vengan contra nuestra tierra y pisen nuestro territorio.
7 El remanente de Jacob será en medio de muchos pueblos como el rocío de Jehovah, como la lluvia sobre la hierba. No aguardará a nadie ni pondrá su esperanza en los hijos de los hombres. 8 El remanente de Jacob será entre las naciones, en medio de muchos pueblos, como el león entre las fieras salvajes, como el cachorro de león entre las manadas de ovejas, el cual, al pasar, pisotea y arrebata; no habrá quien escape.
9 Levanta tu mano sobre tus enemigos, y sean destruidos todos tus adversarios.
10 “Acontecerá en aquel día, dice Jehovah, que eliminaré tus caballos en medio de ti, y haré destruir tus carros. 11 También haré destruir las ciudades fortificadas de tu tierra y arruinaré todas tus fortalezas.
12 “Asimismo, destruiré de tu mano las hechicerías, y no se hallarán en ti los que practican la magia.
13 “Haré destruir tus ídolos y tus piedras rituales en medio de ti, y nunca más te inclinarás hacia la obra de tus manos. 14 Arrancaré de en medio de ti tus árboles de Asera y destruiré tus ciudades. 15 Con ira y furor haré venganza en las naciones que no escucharon.”

Cap. 6
1 Oíd, por favor, lo que dice Jehovah: “¡Levántate, pleitea junto a los montes, y que oigan las colinas tu voz! 2 Oíd, oh montes, el pleito de Jehovah, vosotros los poderosos fundamentos de la tierra; porque Jehovah tiene pleito con su pueblo y contenderá con Israel.
3 “Pueblo mío, ¿qué te he hecho, o en qué te he agobiado? ¡Responde contra mí! 4 Yo te hice subir de la tierra de Egipto. De la casa de esclavitud te redimí y envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María. 5 Recuerda, oh pueblo mío, qué maquinó Balac, rey de Moab, y qué le respondió Balaam hijo de Beor desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas los actos de justicia de Jehovah.”
6 ¿Con qué me presentaré a Jehovah y me postraré ante el Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? 7 ¿Aceptará Jehovah millares de carneros o miríadas de arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mi vientre por el pecado de mi alma?
8 ¡Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno! ¿Qué requiere de ti Jehovah? Solamente hacer justicia, amar misericordia y caminar humildemente con tu Dios.
9 Escucha, oh tribu: La voz de Jehovah proclamará a la ciudad, y él salvará a los que temen su nombre, a quienes aún congregará. 10 “¿Hay aún en la casa del impío tesoros de impiedad y medida escasa que es detestable? 11 ¿He de justificar las balanzas de impiedad y la bolsa de pesas fraudulentas, 12 con las cuales sus ricos se han llenado de explotación? Sus habitantes han hablado mentiras, y su lengua es engañosa en su boca. 13 Pues yo también he comenzado a golpearte y a arruinarte por tus pecados. 14 Tú comerás, pero no te saciarás; y el abatimiento estará en medio de ti. Recogerás, pero no lo conservarás; y lo que logres conservar yo lo entregaré a la espada. 15 Tú sembrarás, pero no cosecharás. Tú prensarás olivas, pero no te ungirás con el aceite; y uvas, pero no beberás del vino. 16 Guardarás los mandamientos de Omri y toda la obra de la casa de Acab. Según el consejo de ellos andarás, para que yo te entregue a la ruina, y a tus habitantes a la rechifla. Por tanto, sufriréis la afrenta de mi pueblo.”

Cap 7
1 ¡Ay de mí! ¡He venido a ser como los últimos frutos del verano, como el rebusco después de la vendimia! Ya no queda racimo que comer; mi alma desea los primeros higos. 2 El piadoso ha desaparecido de la tierra; no hay ni uno que sea recto entre los hombres. Cada cual acecha la vida; cada cual caza a su prójimo con una red. 3 Han adiestrado sus manos para hacer el mal: El gobernante exige, el juez juzga por soborno y el poderoso habla según el antojo de su alma; y así lo retuercen. 4 El mejor de ellos es como la espina; el más correcto de ellos es como zarzal. ¡Ay de tus centinelas, pues tu castigo ha venido! ¡Ahora será su confusión! 5 No creáis en el amigo; no esperéis en el compañero. Cuídate de la que duerme en tu seno; guarda también tu boca. 6 Porque el hijo trata con desdén a su padre, la hija se levanta contra la madre, la nuera contra su suegra, y los enemigos del hombre son los de su propia casa.
7 Pero yo miraré a Jehovah; esperaré en el Dios de mi salvación. ¡Mi Dios me escuchará!
8 Tú, oh enemiga mía, no te alegres contra mí; pues aunque caí, me levantaré. Aunque yo habite en tinieblas, Jehovah será mi luz. 9 Porque pequé contra Jehovah, soportaré su ira, hasta que él juzgue mi causa y me haga justicia. El me sacará a la luz, y yo veré su justicia.
10 Mi enemiga lo verá, y la que me decía: “¿Dónde está tu Dios?” se cubrirá de vergüenza. Y mis ojos la verán. ¡Ahora será pisoteada como el lodo de la calle!
11 Viene el día en que se edificarán tus muros. En aquel día se ampliarán tus límites; 12 en aquel día vendrán a ti desde Asiria y las ciudades de Egipto y desde Egipto hasta el Río, de mar a mar y de montaña a montaña. 13 Y la tierra llegará a ser una desolación por causa de sus moradores, como fruto de sus obras.
14 Apacienta a tu pueblo con tu cayado, al rebaño de tu posesión que habita solitario en medio del bosque del Carmelo. Apacentarán sus rebaños en Basán y en Galaad, como en los tiempos antiguos. 15 “Yo les mostraré maravillas como en el día en que saliste de la tierra de Egipto.” 16 Las naciones lo verán, y quedarán confundidas a causa de todo el poder de ellos. Se pondrán la mano sobre la boca, y sus oídos se ensordecerán. 17 Lamerán el polvo como la culebra, como los reptiles de la tierra. Saldrán temblando desde sus encierros; tendrán pánico de Jehovah nuestro Dios y tendrán miedo de ti.
18 ¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de su heredad? No ha guardado para siempre su enojo, porque él se complace en la misericordia. 19 Volverá a compadecerse de nosotros. Pisoteará nuestras iniquidades y echará nuestros pecados en las profundidades del mar. 20 Concederás la verdad a Jacob y a Abraham la lealtad que juraste a nuestros padres desde tiempos antiguos.

Cuestionario

1.A que tipo de profetas pertenece el libro de Miqueas

El libro de Miqueas pertenece a los libros de los profetas menores del Antiguo Testamento (la Biblia). Fue escrito a finales del siglo VIII a. C. por el profeta que lleva su nombre. Este libro contiene 7 capítulos.

2. A quien presenta Miqueas
Presenta a Jesucristo, el guiador eterno

3. ¿Que significa su nombre?
¿quién es como jehová?”

4.Nombre los aspectos particulares del ministerio de Miqueas
Este profeta que no sólo tuvo un ministerio para ambos reinos del pueblo de dios, sino que recibió la revelación única del lugar exacto donde nacería el mesías. su visión del reinado universal del señor y de la paz mundial que ello significará, son también de particular importancia en este profeta.

5. ¿Quien escribió miqueas?
El profeta mismo posiblemente. su repetida apelación “oíd” nos da la impresión de una confrontación constante y personal con este vocero de dios.

6.Hable de Miqueas: el hombre y su época
Miqueas era de la aldea de moreset de gat o morasti,que se hallaba a unos 30 km. de Jerusalén,al s.o, La particularidad de miqueas es haber tenido una misión doble para israel y para judá. Desarrolló su ministerio en los días de Jotam (II Rey.15:32-38), Acaz (II Rey.16) y Exequias (II Rey. 18 al 20), reyes de judá; lo que significa que en el reino del norte el trono era ocupado por Peka (II Rey.15:27-31 y oseas (II Rey,17-no se confunda este malvado rey con el profeta contemporáneo del mismo nombre).
Peka y Oseas fueron los dos últimos monarcas de israel.¿qué dramático acontecimiento,lar¬gamente advertido por los profe tas,aconteció en los días del rey oseas? (véase también ii rey. 18.9-12).
En el ámbito mundial,pues, Asiría estaba en su apogeo.
Miqueas vivió un tiempo de guerra cruel. Vio desatarse la guerra entre el Reino del Norte y el Reino del Sur, con 120.000 muertos en el Reino del Sur (2 Crónicas 28:6) sin mencionar las víctimas del Reino del Norte. Después Asiria, una gran potencia militar de su época aplasta al Reino del Norte, solo un milagro pudo evitar que estos mismos ejércitos entraran en Jerusalén (2 Crónicas 22).
Miqueas constató los mismos problemas que Isaías, las mismas injusticias y la misma maldad en Judá. Fustigó sobre todo a los terratenientes que se aprovechaban del pobre, y prevé el mismo juicio divino contra el pueblo y sus líderes, como había anunciado Isaías. El mensaje de estos profetas es tan similar, que corroboran la gravedad de la situación de Judá. Su mensaje impactó tanto a la gente de su tiempo, que sus palabras, animando al rey Ezequías a emprender la reforma religiosa, serán recordadas por Jeremías un siglo más tarde (Jr 26,18-19).

7.Nombre sus contemporáneos en el ministerio;

Isaías había comenzado ya hacía unos años su largo y glorioso ministerio en jerusalén, cuando surgió Miqueas desde las aldeas; más joven y quizás con menos preparación, tuvo, sin embargo un ministerio tan largo y eficaz como el del gran profeta mesiánico. mientras tanto, en el norte,Oseas continuaba el ministerio de Amos,advirtiendo al pueblo rebelde hasta el fin. Miqueas combina en su mensaje las notas dominantes de sus tres compañeros: la visión mesiánica de Isaías,la pasión por la justicia de amos y el corazón amante de oseas. “

8. Divisiones principales del libro:
1- juicio: cap. 1-3
2- consuelo: cap.4,5
3- el pleito del señor: cap.6
4- tinieblas y luz : cap. 7.

9. Aprende: Miqueas 5:2

“Para ti,Belén efrata,pequeña para estar entre las familias de judá, de ti me saldrá el que será señor en Israel,y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.”

10. Como interpretó Miqueas lo sucedido en Israel?

Miqueas interpretó estos acontecimientos como el castigo de Dios sobre el Reino del Norte por pecados como: idolatría, adoración de Baal, sacrificios rituales de niños, magia y encantamientos (2 Reyes 17:16-17). Dichas actividades ahora se iban infiltrando hacia el sur, hacia Judá. De tal manera que Miqueas se refirió a Jerusalén como “lugar alto”, nombre común que se le daba al lugar de adoración a dioses paganos (Miqueas 1:5), predicando así que el Juicio que cayó sobre el Reino del Norte caería ahora sobre Judá por causa de su desobediencia a Dios.

11. Que vio Miqueas, ademas del juicio de Dios

No todo en el libro de Miqueas es juicio y castigo. Miqueas ve una luz en las tinieblas, percibió un majestuoso Dios que gobierna sobre todo suceso, que castigo a su pueblo solo para purificarlo y restaurarlo. También formuló algunas de las más francas predicciones de destrucción que hay en la Biblia, e hizo algunas de las más claras predicciones sobre Jesús, el Mesías, el Libertador que vendría a salvar a Israel.
“Tú, enemiga mía, no te alegres de mí, porque aunque caí, me levantaré; aunque more en tinieblas, Jehová será mi luz.” Miqueas 7:8

12. Describa como comienzan los cap. 1-3
Los capítulos 1―3 comienzan condenando a los líderes de Judá por sus pecados, anunciando el día del juicio (1,5): los poderosos usan su posición para arrebatar las herencias ancestrales a los pobres, que se ven obligados a dejar sus casas y granjas por la codicia de oficiales cívicos, sacerdotes, adivinos e incluso otros profetas. La chocante serie de oráculos termina con una visión en 3,12 en la que Jerusalén es destruida junto con el templo.

13 Describa que pasa en los cap.4-5
Después de este horrible presagio, los capítulos 4―5 invierten la escena mostrando el tiempo de la reconstrucción de Sión y Judá más gloriosamente que antes. No sólo brillará Jerusalén, sino que las pequeñas aldeas vivirán en paz y prosperidad nunca imaginadas, con la condición de que destierren el culto falso y los ídolos.

14. Como comienzan los cap. 6 y 7:1-7
Los capítulos 6 y 7:1-7 comienzan con lenguaje judicial: Dios habla simultáneamente como acusador y presidente de la corte. Se habla de un juicio contra Israel; Dios defiende su posición y emite un veredicto acusatorio sobre Israel. Dios siempre ha cuidado de Israel desde el éxodo; a cambio el pueblo le ofrece muchos sacrificios pero con los corazones vacíos de bondad y justicia, y esperan que Dios los perdone y olvide los lamentos de las víctimas de sus injusticias. Miqueas 6,8 durante mucho tiempo ha sido reconocido como una afirmación clave de lo que debería ser la alianza: “se te ha hecho saber, hombre, lo que es bueno, lo que el Señor pide de ti: tan sólo respetar el derecho, amar la fidelidad y obedecer humildemente a tu Dios”. Ese versículo resume la predicación de Amós,Oseas e Isaías. Los rabinos que comentaron este versículo en los primeros siglos de la era cristiana lo llamaron el resumen en una línea de la Leyentera.

15. Como concluye el cap. 7;1-7

El capítulo 7,1-7 concluye este juicio con un catálogo de todos los grupos sociales israelitas que corrompieron sus caminos. Como los profetas anteriores a él, deja pocos grupos sin tocar. Miqueas termina con una firme resolución de oponerse a las prácticas y creencias comunes de que “como todo el mundo lo hace, está bien”. Él mirará sólo al Señor, confiará únicamente en el Dios que puede salvar y está seguro de que Él lo escuchará. Este acto de fe concluye las palabras de Miqueas contra su pueblo e introduce la sección final, una promesa de Dios de restaurar a Israel tras castigar su maldad mediante un ataque enemigo. La visión de 7,8-20 ve un nuevo día del Señor, cuando Dios reconstruirá de la ciudad y la repoblará.

16 ¿Cual sera el castigo del profeta falso?

5 Así ha dicho Jehovah acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, que muerden con sus dientes y proclaman: “Paz”; y al que no les da de comer le declaran guerra santa. 6 Por tanto, habrá para vosotros noche sin visión y oscuridad sin predicción. Se pondrá el sol sobre los profetas, y el día se oscurecerá sobre ellos. 7 Serán avergonzados los videntes, y confundidos los adivinos. Todos ellos se cubrirán hasta sus labios, porque no habrá respuesta de Dios. 8 En cambio, yo estoy lleno del poder del Espíritu de Jehovah, de juicio y de valor, para declarar a Jacob su rebelión y a Israel su pecado.9 Oíd, pues, esto, oh jefes de la casa de Jacob y magistrados de la casa de Israel que hacéis abominable el juicio y pervertís todo lo que es recto. 10 Vosotros edificáis a Sion con sangre y a Jerusalén con iniquidad. 11 Sus jefes juzgan por soborno, sus sacerdotes enseñan sólo por paga y sus profetas predicen por dinero, y se apoyan en Jehovah diciendo: “¿Acaso no está Jehovah entre nosotros? ¡No vendrá el mal sobre nosotros!” 12 Por tanto, por culpa de vosotros Sion será arada como campo. Jerusalén será convertida en un montón de ruinas; y el monte del templo, en cumbres boscosas.

17 Una promesa escatologica que se haya cumplido algunas decadas atras
Rta. El retorno de Israel a sus territorios – Israel volverá a su tierra

8 Tú, oh enemiga mía, no te alegres contra mí; pues aunque caí, me levantaré. Aunque yo habite en tinieblas, Jehovah será mi luz. 9 Porque pequé contra Jehovah, soportaré su ira, hasta que él juzgue mi causa y me haga justicia. El me sacará a la luz, y yo veré su justicia.
10 Mi enemiga lo verá, y la que me decía: “¿Dónde está tu Dios?” se cubrirá de vergüenza. Y mis ojos la verán. ¡Ahora será pisoteada como el lodo de la calle!
11 Viene el día en que se edificarán tus muros. En aquel día se ampliarán tus límites; 12 en aquel día vendrán a ti desde Asiria y las ciudades de Egipto y desde Egipto hasta el Río, de mar a mar y de montaña a montaña. 13 Y la tierra llegará a ser una desolación por causa de sus moradores, como fruto de sus obras.
14 Apacienta a tu pueblo con tu cayado, al rebaño de tu posesión que habita solitario en medio del bosque del Carmelo. Apacentarán sus rebaños en Basán y en Galaad, como en los tiempos antiguos. 15 “Yo les mostraré maravillas como en el día en que saliste de la tierra de Egipto.” 16 Las naciones lo verán, y quedarán confundidas a causa de todo el poder de ellos. Se pondrán la mano sobre la boca, y sus oídos se ensordecerán. 17 Lamerán el polvo como la culebra, como los reptiles de la tierra. Saldrán temblando desde sus encierros; tendrán pánico de Jehovah nuestro Dios y tendrán miedo de ti.

18. Propósito del libro

El libro de Miqueas contiene tres discursos proféticos muy solemnes que comienzan con la palabra “Oíd”.

La primera parte (Miqueas 1-2) comienza con la expresión: “Oíd, pueblos todos; está atenta, tierra, y cuanto hay en ti”. Luego, el profeta anuncia los juicios de Dios sobre Samaria, capital del reino del norte, y sobre Jerusalén, capital de Judá. El juicio es pronunciado a causa de sus transgresiones e injusticias, como así también por su idolatría y el rechazo hacia las serias advertencias de parte de Dios. Esta es la causa por la que la tierra estaba desolada y no había lugar de descanso para el pueblo de Dios. Los habitantes serían echados de la tierra, pero serían reunidos nuevamente un día venidero.

El segundo mensaje (Miqueas 3-5), comienza con las palabras: “Oíd ahora, príncipes de Jacob, y jefes de la casa de Israel”. Los líderes y los profetas del pueblo eran hallados culpables. Luego sigue una descripción de la futura gloria de Israel en el reinado de paz. En esta parte del libro, Belén es anunciada como el lugar de nacimiento del Mesías (5:2), quien será el poderoso ayudador del pueblo en los tiempos finales, cuando Asiria ataque Israel.

Al principio del tercer mensaje (Miqueas 6-7), leemos: “Oíd ahora lo que dice Jehová”. Luego el profeta recuerda el amor de Dios por su pueblo, y también recuerda que las demandas de Dios son justas. Las menciones del justo juicio de Dios, del lamento y de la visión esperanzadora del profeta constituyen el final de este breve libro. Los últimos tres versículos son de los más bellos de las Escrituras.

Miqueas anuncia de manera alternada el juicio (capítulos 1- 3; 6-7:6) y la gracia (capítulos 4-5; 7: 7-20) para Israel. El contenido de los mensajes de Miqueas corresponde en gran parte con el de los mensajes de su contemporáneo Isaías.

19 Peculiaridades del libro
a) Dos profetas llamados Miqueas (o Micaías).
En 1.º Reyes 22:8 ya se halla mencionado un profeta llamado Micaías, que profetizaba en la época del rey Acab de Israel. Este profeta había alertado a Acab y a Josafat acerca de la guerra contra Siria, pero sus palabras no fueron tomadas en cuenta. Es muy sorprendente que las últimas palabras de este profeta, Micaías, correspondan literalmente con las primeras palabras de Miqueas el Moresita: “Oíd, pueblos todos” (hebreo: schim´u `ammim kullam; compárese: 1.º Reyes 22:28 y 2.º Crónicas 18:27 con Miqueas 1:2). El segundo profeta Miqueas comienza con las palabras con las que había terminado el primero.
b) Miqueas e Isaías.
En los libros de Miqueas y de Isaías encontramos paralelos muy significativos. Ellos enfatizan el hecho de que ambos profetas tenían, al mismo tiempo, la misma misión de parte de Dios a pesar de todas sus diferencias. Estos profetas debían alertar al pueblo de Dios y anunciarle los juicios de Dios, al tiempo que debían presentar la gracia de Dios y la venida del Mesías. El siguiente cuadro comparativo muestra los principales paralelismos de ambos profetas.

20 Fecha de escritura
Miqueas vivió y desempeñó sus actividades bajo los reinados de Jotám, Acaz y Ezequías, en los años 750 a 700 a.C. aproximadamente. Esto significa que era contemporáneo de Isaías, Oseas y Amós. En esta época, en el año 722 a.C., los asirios atacaron al reino del norte, venciéndolo y sometiéndolo a la cautividad (ver Miqueas 1 y 5:5).

21 Que dice el profeta de aquellos que maquinaban algunos israelitas en sus camas?

¡Ay de los que piensan iniquidad, y de los que fabrican el mal en sus camas! Cuando viene la mañana lo ponen en obra, porque tienen en su mano el poder.
Y codiciaron las heredades, y robáronlas: y casas, y las tomaron: oprimieron al hombre y á su casa, al hombre y á su heredad.

22 ¿Como Miqueas ve el pecado del Pueblo de Dios?
Como UNA LLAGA DOLOROSA v.8,9

23 Describa la Corrupción moral de Israel. Luego diga con que epistola paulina lo compararia

7:1 ¡Ay de mí! porque estoy como cuando han recogido los frutos del verano, como cuando han rebuscado después de la vendimia, y no queda racimo para comer; mi alma deseó los primeros frutos.
7:2 Faltó el misericordioso de la tierra, y ninguno hay recto entre los hombres; todos acechan por sangre; cada cual arma red a su hermano.
7:3 Para completar la maldad con sus manos, el príncipe demanda, y el juez juzga por recompensa; y el grande habla el antojo de su alma, y lo confirman.
7:4 El mejor de ellos es como el espino; el más recto, como zarzal; el día de tu castigo viene, el que anunciaron tus atalayas; ahora será su confusión.
7:5 No creáis en amigo, ni confiéis en príncipe; de la que duerme a tu lado cuídate, no abras tu boca.
7:6 Porque el hijo deshonra al padre, la hija se levanta contra la madre, la nuera contra su suegra, y los enemigos del hombre son los de su casa.
7:7 Mas yo a Jehová miraré, esperaré al Dios de mi salvación; el Dios mío me oirá.

Podriamos comparar este pasaje con los 3 primeros capitulos de Romanos, que culminan en la conclusión de Ro. 3:23

24 En el cap. 7 Dios promete dos cosas. ¿Cuales son?
a. Jehová trae luz y libertad

7:8 Tú, enemiga mía, no te alegres de mí, porque aunque caí, me levantaré; aunque more en tinieblas, Jehová será mi luz.
7:9 La ira de Jehová soportaré, porque pequé contra él, hasta que juzgue mi causa y haga mi justicia; él me sacará a luz; veré su justicia.
7:10 Y mi enemiga lo verá, y la cubrirá vergüenza; la que me decía: ¿Dónde está Jehová tu Dios? Mis ojos la verán; ahora será hollada como lodo de las calles.
7:11 Viene el día en que se edificarán tus muros; aquel día se extenderán los límites.
7:12 En ese día vendrán hasta ti desde Asiria y las ciudades fortificadas, y desde las ciudades fortificadas hasta el Río, y de mar a mar, y de monte a monte.
7:13 Y será asolada la tierra a causa de sus moradores, por el fruto de sus obras.

b. Compasión de Jehová por Israel

7:14 Apacienta tu pueblo con tu cayado, el rebaño de tu heredad, que mora solo en la montaña, en campo fértil; busque pasto en Basán y Galaad, como en el tiempo pasado.
7:15 Yo les mostraré maravillas como el día que saliste de Egipto.
7:16 Las naciones verán, y se avergonzarán de todo su poderío; pondrán la mano sobre su boca, ensordecerán sus oídos.
7:17 Lamerán el polvo como la culebra; como las serpientes de la tierra, temblarán en sus encierros; se volverán amedrentados ante Jehová nuestro Dios, y temerán a causa de ti.
7:18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.
7:19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.
7:20 Cumplirás la verdad a Jacob, y a Abraham la misericordia, que juraste a nuestros padres desde tiempos antiguos.

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 725 seguidores

%d personas les gusta esto: