- Ofrendas para el Tabernaculo.

14 ene

- Ofrendas para el Tabernaculo.

1. Las Ofrendas fueron dadas por un pueblo redimido.
Ex. 19.4. “Y… as he traído a Mi”.
Ex. 25.2. “Di a los hijos de Israel que tomen para Mi”.
2 Co. 8.5. “se dieron primeramente al Señor”.
3 Jn. 7. “no tomando nada de los Gentiles”.
Hch. 8.20. “tu dinero perezca contigo”.
        
2. Las Ofrendas fueron dadas sin tardanza.
- El método escritural de contribuir para el sostenimiento de la obra de Dios, no es vendiendo algo para obtener ganancias o pidiendo limosnas, sino de nuestras propias pertenencias.
Ex. 25.2. “traigan para Mi ofrenda… todo varón que dé”.
2 Co. 8.4. “pidiéndonos que aceptásemos…”
Hch. 20:35. “más bienaventurada… dar que recibir”.
Comparece con Jn. 3:16. “…amó Dios al mundo que ha dada a Su Hijo.
        
3. Las Ofrendas fueron dadas voluntariamente.
Ex. 35.4-9. “todo liberal de corazón. . . traerá a Jehová
Ex. 35.20-29. “trajeron ofrenda voluntaria a Jehová”.
2 Co. 9.7. “Dios ama al dador alegre”.
2 Co. 8.12. “Si primero hay la voluntad pronta”.
Comparece con Ro. 8.32. “¿Nos dará con El todas las cosas?”
        
4. Las Ofrendas fueron dadas con magnificencia (liberalmente).
Ex. 36.5 “el pueblo trae mucho más…”
Ex. 36.6, 7 “ningún… haga más obra material abundante”.
– El tabernáculo costó mas de un millón de dólares.
Mr. 12.44. “…pobre dio todo lo que tenía”.
2 Co. 8.1-3. “de su grado han… aun sobre sus fuerzas”.
2 Co. 9.6.  “el que siembra en bendiciones… segará”.
Hch. 2.45; 4.34, 35. Comparece con 2 Co. 9.15.  “Su Don Inefable”.
        
5. Las Ofrendas fueron dadas a Dios mismo.
- Aunque las ofrendas fueron puestas en las manos de Moisés y sus ayundantes, no eran para ellos, sino para Dios Mismo.
Ex. 25.2. “tomaréis mi ofrenda”.
Ex. 35.21, 22. “hombres como mujeres… ofrecían afrenda a Jehová… para todo Su servicio”.
Fil. 4.18. “he recibido… sacrificio agradable a Dios”.
Col. 3.23. “Lo que hagáis… ánimo, como al Señor”.
Comparece con He. 9.14. “Se ofreció a Si Mismo,.. a Dios”.
        
6. Las Ofrendas fueron usadas por Dios.
- En las manos del hombre, las riquezas de Israel les llevaron lejos de Dios: Ex. 32.3, 4. “zarcillos de oro… becerro de fundición”.
– En las manos de Dios, las riquezas de Israel trajo a Dios en media de ellos: Ex. 25.8. “y habitaré entre ellos.
– Nuestras ofrendas son usadas por Dios también: 2 Co. 9.11. “estéis enriquecidos… hacimiento de gracias a Dios”. 2 Co. 9.12. “suple lo que a los santos falta”.

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 739 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: