El rey Josías: ejemplo de cómo caminar con Dios

25 dic
Mi crecimiento espiritual- Diciembre 2008
El rey Josías: ejemplo de cómo caminar con Dios
2 Crónicas 34:1-33 y 2 Reyes 23:25 

Artículo escrito por: Samuel Evora

 

Estimado(a) Lector/a:

 

Hoy les quiero hablar de un niño rey: Josías. Decimosexto rey de Judá, hijo y sucesor de Amón; llegó al trono a los ocho años y gobernó durante 31 años (640- 609 a. C.) Se distinguió por cosas muy particulares que queremos tomar como guía para una reflexión y aplicación a la vida cristiana. La forma en que se relacionó Josías con Dios nos puede ayudar en nuestra relación y caminar con Dios hoy.

 

1. Josías busca a Dios (2 Crónicas 34:3ª). ¿Qué comenzó a hacer Josías a los 8 años de su reinado (16 años de edad)?

A pesar de contar con 16 años de edad comenzó a buscar a Dios, ¿pero qué es en realidad buscar a Dios? Más adelante añadiremos distintivos de su vida que nos darán luz al respecto. El principal distintivo de un cristiano (sea líder o no) es que sea conocido por hacer lo recto ante Dios. No practicar el pecado es buscar a Dios. Hay que estar de acuerdo con Dios y no buscar primeramente aprobación de los hombres. No por ser joven es impedimento para buscar a Dios de todo corazón como hizo Josías a los 16 años. La vida del cristiano debe reflejar sus convicciones, creencia y principios en su forma de pensar, hablar y actuar.

 

2. Josías limpia la nación (2 Crónicas 34:3b-7). ¿Cómo demostró Josías que solamente quería buscar y adorar a Jehová?

Josías demostró que de veras buscaba a Dios limpiando y eliminando los lugares altos de adoración a otros dioses, imágenes, esculturas, etc. No sólo lo hizo en sus dominios, sino que su celo por Dios lo llevó a limpiar más allá de lo que comprendía su reino (v. 6). Fue personalmente a hacerlo. El creyente debe concentrarse en su búsqueda y adoración a Dios y quitar de su vida, comunidad y entorno todo lo que implica adoración a otros dioses. La idolatría, además de imágenes, puede ser el trabajo, la institución, tradiciones, posición, economía, popularidad, etc. Somos responsables por limpiar nuestras vidas, comunidad y entorno. ¿Cómo lo hacemos? Viviendo una vida santa, gozosa y en plena dependencia de la voluntad de Dios que motive a los no creyentes a ser diferentes a lo que son, siendo consecuente entre lo que creemos y lo que vivimos.

3. Josías escucha la Palabra de Dios y se conmueve (2 Crónicas 34:14-33).

Josías estaba enfrascado en una tarea muy grande junto con sus siervos: reparar la casa de Jehová. Aun así hizo un alto para escuchar la palabra de Dios. No importa cuan ocupados estemos, hay que escuchar cada día lo que Dios tiene que decirnos. El cristiano, al igual que Josías, debe ser sensible a la palabra de Dios y dejarse confrontar por ella. Hay que reconocer los errores y pecados, y arrepentirse delante de Dios y de la comunidad. Josías obedeciendo a las estructuras de la época mandó a consultar a Dios por lo que había escuchado de su palabra. Pero hoy el cristiano puede acercarse a Dios y buscar su dirección, aprobación y bendición para su vida, familia y ministerio. El rey Josías cuando congregó a los líderes y a todo el pueblo les compartió la palabra de Dios y no su experiencia con Dios. Este es el reto para hoy: enfocarnos en la palabra de Dios que es universal para todos y no en experiencias particulares que pueden variar de una persona a otra. Josías nos desafía con su pacto de caminar con Dios y guardar su palabra, ¿estás dispuesto a seguirle?

Conclusión (2 Reyes 23:25). Se describe a Josías como un hombre totalmente convertido a Jehová, conforme al ideal establecido en Deuteronomio 6:4-9, un verdadero israelita: que busca y ama a Dios, guardando sus mandamientos. El rey Josías, no sólo buscó a Dios y fue sensible al escuchar la palabra de Dios, sino que obedeció lo que ella decía. Las emociones deben estar controladas por la palabra de Dios. No es malo expresar los sentimientos, pero hay que sobrepasar eso y obedecer lo que Dios dice. El cristiano, al igual que Josías debe ser resuelto y demostrar en la práctica que está obedeciendo lo que Dios dice. Hacerlo con pasión y fidelidad y en forma adecuada a la palabra de Dios. La principal obediencia del cristiano debe ser en su propia vida: su integridad se debe conocer en la comunidad. Dios nos llama hoy a retomar esta historia y aplicarla a nuestras vidas. En todos los tiempos es necesario buscar a Dios de todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas.

Seamos fieles buscando a Dios de todo corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas,

Scott Yingling

Director Yingling



Para más recursos sobre este y otros temas, visítenos en: www.ObreroFiel.com
Si tiene alguna duda o comentario, favor de escribirnos a: info@ObreroFiel.com
About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 747 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: