CAUTIVIDAD DE BABILONIA

27 nov

CAUTIVIDAD DE BABILONIA

TRAZOS HISTORICOS DE LA EPOCA

Los israelitas del reino de Judá son deportados a Babilonia por Nabucodonosor en tres circunstancias distintas, sobre todo el año 586 (a.C), la cautividad durará alrededor de setenta años y durante este periódo no faltaron grandes figuras que mantuvieron la fe en el verdadero Dios, se destacan Daniel y Ezequiel”

Cuando Jerusalem fue tomada por Nabucodonosor un total de 80,000 judíos fueron deportados a Babilonia donde muchos murieron en el viaje debido al fuerte sol de Siria y al mal trato que les daban los soldados. Alrededor de setenta años vivieron en el destierro padeciendo toda clase de penalidades, pero Dios no les abandonó y siguió enviándoles profetas para confortarlos y hacerles comprender el sinificado de la prueba. Durante la destrucción de Jerusalém perdieron todos sus bienes y además no tenían más remedio que vivir entre gentes extrañas, con unas costumbres muy distintas y lejos de sus familias.

Esta gente pensaba en el día en volverían a su patria y suspiraban por volver a ella en culquier momento.No obstante, Nabucodonosor no fue tan cruel como se esperaba autorizándolos a comprar tierras y viviendas y disfrutando de entera libertad. Muchos se dedicaron al comercio poniendo de manifiesto sus habilidades comerciales que les ganaron la admiración y simpatía de los habitantes. Por otro lado podían celebrar la Pascua, observar el sábado y las fiestas. Uno de los profetas que trabajó arduamente con los judíos desterrados fue Ezequiel quien había llegado a Babilonia en calidad de prisionero.

EZEQUIEL
SACERDOTE EXILIADO A BABILONIA

Uno de los profetas que trabajó arduamente con los judíos desterrados en 597 a.C fue Ezequiel quien había llegado a Babilonia en calidad de prisionero. Aqu le llegó la llamada profética, que le hizo como centinela y guardían de Israel. Dede allí vivió la gran deportación del 586, fue un visionario, que lo mismo se ve entrte los desterrados como en Jerusalém, fue implacable en la denincia de la infedilidad de su pueblo en toda su historia. Pero también su anuncio de sdalvación adopta los tonos más contundentes, con imágenes de muertos que reviven, de nueva creación y nueva alianza. Cierto día mientras Ezquiel estaba sentado a orillas de un río junto a un grupo de israelitas oyó la voz de Dios que le dijo: “Yo te envió a los hijos de Israel que se han apartado de Mí, gente de dura cerviz y de corazón corrompido, pero no temas”.

En otra ocasión volvió a oir la voz del Señor que dijo: “Toma este libro y predica a los que no me obedecen, no les temas ni ceses de decirle cuanto yo diga”. Pero, no todo quedó ahí y tuvo una visión: “Vio en extasís una llanura inmensa cubierta de esqueletos calcinados, a una orden del Señor los esqueletos recobraron la vida”. Estos huesos calcinados simbolizaban el pueblo judío en el destierro y ese mismo pueblo recobraría su libertad y la Tierra Prometida, es decir la vida. Ezequiel luego de haberse sacrificado por su pueblo fue perseguido y martirizado, lo ataron de la cola de un caballo que le arrastró hasta que entregó su alma al Señor.

DANIEL
EN LA CORTE DE BABILONIA

Daniel era muy chico cuando su familia cayó prosionera de Nabucodonosor cuando la toma de Jerusalém, y fue deportado a Babilonia. Aquí, el rey escogió a ciertos jóvenes israelitas, confiando su educación a uno de los ministros. Entre los jóvenes elegidos estaban Daniel y sus tres amigos Ananías, Azarías y Misael. Su educación duró tre años, al cabo de los cuales fueron presentados al rey Nabucodonosor, que los nombró pajes de la corte. Entre los israelitas desterrados haba un matrimonio temerodo de dios y fiel cumplidor de sus obligaciones, sus nombres eran Joaquín y Susana.

Cuenta la historia que dos hombres ancianos acusaron a Susana de haber cometido un pecado muy grave, lo cual era mentira, pero, con todo, la condenaron a muerte. Ya a punto de matarla, llegó Daniel y en medio de la muchedumbre gritó: “La sangre que vais a derramar es inocente”. Al oie esto, el pueblo volvió a Susana para someterle a un nuevo juicio, siendo Daniel el juez. Para sorpresa de todos, este mandó a separar a los dos acusados llamándolos a declarar individualmnte. Cuando Daniel encaró al primer anciano le dijo: “Viejo envejecido en la maldad, si has visto pecar a Susana, bajo que árbol la viste, el hombre replicó-Bajo un lentisco, muy replicó Daniel-has mentido contra tu propia cabeza, pues el ángel de Dios ha recibido la orden de partirte por el medio.

Luego de que el primer testigo se marchó, hizo venir al otro y le dijo:-Raza de Canaán y no de Judá, la belleza te sedujo y la pasión pervirtió tu corazón: “Bajo que árbol la habéis sorprendido”-Bajo una encina contestó el hombre. Muy bien replicó Daniel, has mentido también tú contra tu propia cabeza, pues el ángel de Dios tiene pronta ya la espada para rajarte por el medio. Y toda la asmablea levantó la voz diciendo a Dios que salva a los que en El esperan, los dos ancianos fueron apedreados.

EL SUEÑO DE NABUCODONOSOR

Cierta noche, Nabucodonosor tuvo un sueño que lo intranquilizó terriblemente, posterior convocó a todos los adivinos del reino para que le explicasen el sueño bajo pena de muerte. Ninguno logró dar con el significado y ya usteds saben lo que les ocurrió, todos murieron. Cuando Daniel se entera le rogó al Señor que lo iluminara para averiguar el significado del sueño. Luego pidió una audiencia ante el rey y ante el le dijo: “Con el auxilio de mi Dios, el rey del cielo, te voy a decir y explicar lo que has soñado. Has visto una gran estatua de hombre, cuya cabeza era de oro, pecho de plata, el vientre de bronce, las piernas de hierro y los pies de hierro y arcilla. Una piedra se hizo tan grande como una montaña, he aquí la interpretación:

“La estatua es tu reino, tu eres la cabeza de oro, tu hijo será como la plata del pecho, sus sucesores como el bronce, el hierro y la arcilla, es decir, cada vez menos fuertes y sólidos, entonces vendrá un rey poderoso que destrirá tu reino y fundará otro mundo mucho más hermoso y grande que el tuyo”.

El rey admirado de la explicación, exclamó:”El Dios que te lo ha revelado es verdaderamente el Señor de los Señores”, y de esta manera lo hizo gobernador de la ciudad de Babilonia.

LA CENA DE BALTAZAR

Baltazar sucedió en el trono a Nabucodonosor, no obstante, era un tipo orgulloso y completamente impío, no era muy amigable con los judíos y se la pasaba burlándose de Dios. Cuenta la historia que en uno de los banquetes mandó a que trajeran los vasos sagrados del templo para que bebiesen en ellos todos los convidados. Errorrrrrr, pero de pronto apareció una mano misteriosa y escribió sobre una de las paredes de la sala del convite estas palabras: “Manetezel-Fares”, al ver esto el rey se aterrorizó y mandó a buscar a los adivinos para que le dijeran el significado de las palabras.

La reina que conocía la sabiduría de Daniel le rogó que viniera ante el rey y con una serenidad espantosa le dijo: “Mane quiere decir “cuenta”, por que Dios ha contado los años de tu reinado y he aquí que han terminado. Tezel quiere “pesa”, por que tus obras han sido pesadas en la balanza y fuiste hallado falto. Fanes quiere decir “divide” por que tu reino va a ser dividido en dos, el de los medos y el de los persas. Para sorpresa, esa misma noche el ejército persa comandado por el rey Ciro se apoderó de Babilonia siendo Baltasar asesinado.

LA HISTORIA DE BEL

Existía en Babilonia una estatua famosa de Bel, a la que todos los días le ponían comida como si fuese una persona. Daniel se burlaba de esto y se propuso demostrarles que la estatua no comía, para ellos mandó que pusiesen como de costumbre la comida delante de la estatua. Luego roció el suelo con ceniza muy fina, por fin se cerraron las puertas y todo el mundo se marchá a su casa. Al día siguiente muy temprano fueron todos para ver que había ocurrido, encontraron que las puertas cerradas y se alegraron, era señal de que nadie había entrado. Cuando se pegaron a la estatua vieron que los alimentos habían desaprecidos, el rey exclamó: “Oh gran Bel, tu eres el verdaero Dios”.

Daniel que estaba en el lugar comenzó a reirse y le dijo al rey: “Olvidas un pequeño detalle, mira el suelo y verás las huellas de los pies marcados en la ceniza”. El rey miró al suelo y efectivamente allí estaba las huellas de hombres, mujeres y niños, se preguntó, a que se debe esto, muy sencillo, jajajaja, la familia del sacerdote que cuidaba el templo entraba durante la noche por una puerta secreta y se comían todo. El rey al darse cuenta se puso furioso y mandó a destruir la estatua y el templo.

DANIEL
EN EL POZO DE LOS LEONES

Haba un dragón muy querido por los babilonios: El rey le dijo a Daniel:”No dirás que esto también es una estatua”. Está vivo, Adorale, pero Daniel le contestó: “Yo solo adoro a mi Dios, además si me das permiso yo mataré a ese dragón sin necesidad de espada”. El rey respondió de acuerdo, entonces Daniel cogió un pez, grasa y pelos y los hirvió todos y se lo dio a comer al dragón que reventó. Luego Daniel le dijo a Ciro: “Mira, eso es lo que vosoros adorabais” . Los babilonios estaban que echaban chispa y le dijeron al rey, o nos das a Daniel o te matamos a ti y a toda tu familia.

El rey se acobardó y les entregó a Daniel, ellos lo arrojaron a un foso que tenía siete leones. A cabo de unos días el rey fue al foso pensando que solo encontraría los huesos de Daniel, pero se quedó con la boca abierta cuando vio que los leones no le habían hecho nada. El rey comprendió que el verdadero Dios era el de Daniel y entonces mandó a echar al foso a sus acusadores que fueron devorados inmediatamente por los leones.

EDWIN KAKO VAZQUEZ
ESCRITOR E HISTORIADOR CRISTIANO

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 734 seguidores

%d personas les gusta esto: