Cinematográfico robo en Palermo

10 oct

Cinematográfico robo en Palermo

Simulan ser un policía y dos clientes ciegos y asaltan un banco

Ocurrió a 40 metros de la comisaría 23a.
Viernes 10 de octubre de 2008 | Lanacion.com

Ocurrió a 40 metros de la comisaria 23a.
Después del robo, en el banco retomaron el ritmo habitual de trabajo. Foto: Ricardo Pristupluk

Por Paula Soler
De la Redacción de LA NACION

Sin disparar un tiro y con una modalidad que pareció extraída de un guión cinematográfico, tres delincuentes irrumpieron en la sucursal del Banco Provincia situada frente al Jardín Botánico, tan sólo a 40 metros de la comisaría 23a., y se llevaron alrededor de 300.000 pesos de los cajeros automáticos.

Uno de los ladrones estaba vestido con el uniforme del policía que custodia la entidad desde hace 14 años, y los dos restantes llevaban anteojos negros y bastones blancos, como los que usan los ciegos.

Fue el tercer asalto a un banco realizado con este tipo de engaños en los últimos cinco meses en la Capital.

Según informaron fuentes policiales, el robo comenzó a las 7, cuando el custodio del banco salía de su casa en Ezeiza y se dirigía a reemplazar al guardia de la noche. Allí, los tres hombres lo secuestraron y le sacaron el uniforme. Después del robo, lo abandonaron en Cañuelas.

A las 8, los delincuentes llegaron al banco, situado en Santa Fe 3958. Entonces, el falso policía le dijo al guardia que estaba dentro del banco que el custodio de la mañana estaba enfermo, por lo que él se presentaba para reemplazarlo.

Una vez adentro, el delincuente hizo ingresar a sus compañeros, que simulaban ser clientes no videntes que esperaban la apertura de la entidad financiera. Si bien el cinematográfico asalto ocurrió anteayer, la noticia se conoció 24 horas después.

Se llevaron aproximadamente 300.000 pesos; $ 140.000 de un cajero y $ 160.000 de otro, pero no entraron en el tesoro de la entidad, según dijo a DyN el presidente del banco, Guillermo Francos.

“Fue un hecho menor; no sé por qué tanto revuelo. Nunca antes nos robaron. Por suerte, no salió nadie herido”, dijo a LA NACION Karina Chiffel, gerente del banco, que no estaba en el lugar cuando los tres delincuentes concretaron el robo.

“Los empleados -dijo la mujer- quedaron conmocionados y no vendrán a trabajar hasta el martes que viene”, informó, y no quiso dar más datos.

Si bien fuentes de la entidad informaron que el momento robado sería de 300.000 pesos; fuentes policiales no descartaron la posibilidad de que la suma de dinero que se llevaron los delincuentes hubiera sido mayor, debido a que, al cierre de esta edición, no se había informado si los tesoros de los cajeros, con capacidad para 250.000 pesos cada uno, estaban completos.

Los tres hombres estaban armados, redujeron al custodio y lo encerraron en el baño junto con el contador, a quien le pegaron un culatazo; un ordenanza y tres albañiles que trabajaban en el fondo del predio.

Entonces, los delincuentes se dirigieron al sector de los cajeros automáticos, dieron vuelta las cámaras de vigilancia con sus bastones y se apoderaron del dinero.

Uno de los albañiles, de apellido Robles, que llegó al banco cuando los tres hombres estaban adentro, dijo que cuando entró, vio al ordenanza y a los tres delincuentes en una actitud extraña. “Seguí de largo, hasta que el ordenanza me llamó. Me di vuelta, y el que estaba de policía me dijo: «Esto es un asalto, pelotudo».”

No hubo heridos. Sólo el contador, quien fue trasladado al hospital Fernández, con una herida leve en la cabeza. Robles aseguró que los hombres no fueron agresivos.

“Seguro que están filmados; las cámaras no sólo están en el techo, sino también dentro del cajero”, dijo a LA NACION uno de los policías que ayer cumplía la tarea de custodio.

En los últimos meses se registraron otros robos similares en una sucursal del Banco Provincia, situada en Pompeya, y contra la sucursal Villa Urquiza del Banco Nación.

Según informaron fuentes policiales, en los tres casos los delincuentes irrumpieron en los bancos mediante engaños y fuera del horario de atención al público. Por tal motivo, la policía no descarta la posibilidad de que la misma banda hubiera actuado en los tres asaltos.

En todos los hechos, los delincuentes concretaron los robos sin disparar. También tenían información precisa sobre horarios y rutinas del personal y se robaron importantes sumas de dinero.

El 14 de agosto pasado, a las 17, cinco hombres asaltaron la entidad crediticia del Banco Provincia, situada en Esquiú 985, en Pompeya. El monto robado habría ascendido a los 600.000 pesos.

Los delincuentes ingresaron en la institución por una puerta lateral, de la que aparentemente tenían las llaves. A punta de pistola redujeron a los pocos empleados que se hallaban en el lugar y tomaron el dinero directamente al tesoro de la sucursal, que todavía estaba abierto.

Para cubrir su huida, arrojaron granadas de gas lacrimógeno y se fugaron en una camioneta 4×4 que los esperaba en las inmediaciones con un sexto delincuente al volante. Debido a las facilidades que tuvieron para ingresar en el banco, los policías estaban convencidos que dentro de la sucursal se encontraba el entregador.

Un asalto con una modalidad similar ocurrió el 27 de mayo pasado en el Banco Nación de Villa Urquiza. Ese día, dos hombres armados se llevaron 240.000 pesos de la sucursal de Triunvirato y Roosevelt. Luego de amenazar a una empleada, entraron con ella por una puerta lateral, redujeron a dos custodios y obligaron a un gerente a abrir el tesoro, para tomar el dinero y luego huir en una moto.

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 748 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: