Peter Drucker, los negocios y la iglesia

25 jul

Peter Drucker, los negocios y la iglesia

Fri, Jul 25, 2008

Durante una reunión de negocios que sostuve esta tarde, con los miembros de mi equipo de trabajo, uno de los participantes hizo referencia a una de las frases celebres de Peter Drucker, el hombre considerado como el padre de la gestión corporativa (Management) del mundo de los negocios. En uno de sus artículos escrito hace mucho tiempo, Drucker dijo: “Sólo hay una definición válida del propósito de una empresa: crear un cliente”.

Este concepto me hizo pensar cómo una definición equivalente se aplicaría para la iglesia.  ¿Cual sería una definición válida del propósito de la iglesia?   Creo que podríamos presentarla así:

Sólo hay una definición válida del propósito de la iglesia: crear discípulos de Jesucristo.

Veamos otras frases de Drucker que podríamos aplicar en el contexto  de la iglesia:

“Donde hay una empresa de éxito, hay alguien que alguna vez tomó una decisión valiente.”

Donde hay una iglesia con éxito, hay alguien (con visión) que alguna vez tomó una decisión valiente.”

“Los planes son solamente buenas intenciones a menos que generen inmediatamente en trabajo tenaz”.

Los planes de la iglesia son solamente buenas intenciones a menos que sus líderes oren, busquen la voluntad de Dios y generen inmediatamente en trabajo tenaz.

“Nadie debería ser nombrado para una posición directiva si su visión se enfoca en las debilidades, en vez de la fortaleza de las personas.”

El verdadero líder reconoce la fortaleza de sus colaboradores, y las utiliza en beneficio de la obra de Dios.

“Una vez al año pregúntele a su jefe ¿Qué es lo que mis empleados y yo hacemos que ayuda a desempeñar mejor su  trabajo? y ¿Qué es lo que hacemos que lo entorpece?”

Una vez al año pregúntele a su pastor ¿Qué hacemos los miembros de la iglesia, que ayuda a desempeñar mejor su trabajo? y ¿Qué es lo que hacemos que lo entorpece?

“Las ideas de alguna manera son como los bebés, nacen pequeñas, inmaduras  y frágiles.  En las compañías novedosas los ejecutivos no dicen: Esa es una idea disparatada.  Por lo contrario, preguntan: Qué es lo que necesitamos hacer, para convertir esa idea disparatada en algo razonable, la cual nos represente una oportunidad de negocios”.

Las ideas de alguna manera son como los bebés, nacen pequeñas, inmaduras  y frágiles.  En las iglesias novedosas sus líderes no dicen: Esa es una idea disparatada.  Por lo contrario, preguntan: Qué es lo que necesitamos hacer, para convertir esa idea disparatada en algo razonable, la cual nos represente una oportunidad de ampliar el ministerio y alcanzar a más personas para Cristo.

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 743 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: